Compartir
Publicidad

Tres opciones low cost para experimentar con la fotografía macro

Tres opciones low cost para experimentar con la fotografía macro
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La fotografía macro es un tipo de fotografía muy vistosa y que llama mucho la atención. Sin embargo, a no ser que nos los presten, tener un objetivo macro por casa no es lo normal, y por eso hoy os vamos a dar tres opciones low cost muy interesantes para jugar con la fotografía macro sin tener que gastarnos 400 euros en un objetivo dedicado: filtros, tubos de extensión e inversión de objetivos.

Filtros para el objetivo

La primera opción que nos viene a la cabeza cuando queremos cambiar el rendimiento de un objetivo son los filtros. Sabemos que existen filtros que nos dan una deformación tipo ojo de pez, pero tal vez no conozcamos los filtros macro que ofrecen la magnificación de lo que estemos fotografiando.

Podemos encontrar estos filtros en forma de objetivos normales como los que encontramos en cualquier tienda como Amazon o Aliexpress pero con los que sacrificaremos calidad de imagen. La otra opción son filtros como los adaptadores Raynox que con una mejor construcción y una magnificación más controlada, nos ofrecerá un mejor resultado.

Raynox M 250

Los Raynox tienen un precio de unos 50 euros, mientras que los filtros normales tienen un precio de unos 12 euros en Amazon.

Tubos de extensión

Tubos De Extension

Los tubos de extensión son, como bien indica su nombre, unos tubos sin lentes ni cristales que reducen la distancia mínima de enfoque perdiendo la capacidad de enfocar al infinito, pero conservan la misma distancia focal, al contrario que los teleconversores. Los tubos de extensión, al no contar con lentes, no degradan la imagen.

Por esto, no servirá de nada emplear tubos de extensión si queremos ampliar la distancia focal de nuestro objetivo, para lo cual debemos comprar un teleconvertidor, con el consecuente desembolso.

Podéis encontrarlos por unos 20 euros en Amazon

Inversión de objetivos

Lente Invertida

Otra de las soluciones más interesantes para aquellos que no dispongan de un objetivo macro dedicado, es invertir el objetivo de nuestra cámara y disparar con él. Esto es posible simplemente sacando el objetivo y sosteniendo el elemento frontal en el agujero de la cámara, aunque a pulso es una tarea un poco complicada. La solucion a esto son unos 'anillos inversores' que acoplan la boca de la cámara al diámetro frontal de nuestro objetivo, consiguiendo que se sujete como un objetivo normal, pero invertido.

Si empleamos esta técnica, a diferencia de los tubos de extensión o los filtros, perderemos cualquier automatismo del objetivo, por lo que debemos configurar el objetivo antes de invertirlo, estableciendo su apertura para después enfocar con el live view activado.

En XatakaFoto | Macrofotografía en estado puro y la sorprendente belleza de los objetos cotidianos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio