Compartir
Publicidad

Trucos artesanales que nos harán olvidar los filtros al editar nuestras fotos

8 Comentarios
Publicidad

En realidad son cinco los trucos que nos harán olvidar los filtros en postproducción, si es que somos de añadirles efectos a nuestras fotos, ya que los otros dos restantes están más enfocados a solucionarnos la vida en determinadas situaciones de una manera casera, fácil y económica.

¿A quién no se le ha ocurrido nunca la idea de llevar a cabo un timelapse con la ayuda de un temporizador de cocina? Es lo que nos enseñan en el primer truco, con el que efectivamente se pueden conseguir resultados muy óptimos. Más simple que el segundo truco que nos proponen no existe, un simple plástico y dos rotuladores para otorgar ese efecto cool para fotos urbanas de portada de discos hip hoperos.

¿Y qué me decís del truco de la vaselina? Para mí uno de los efectos mejor conseguidos, eso sí, usando un filtro que después se pueda lavar con suavidad, nunca lo hagáis directamente sobre la lente del objetivo. Si además después le dais un acabado en blanco y negro, el resultado, como el ejemplo que nos proponen, es de lo más pintón.

La idea del difusor, aunque más laboriosa, tampoco está mal para conseguir unos acabados más suaves con el uso del flash. El truco de los cristales de soldador también ofrece interesantes resultados para conseguir, como en el ejemplo propuesto, un resultón efecto seda.

El truco de la cuerda usado como trípode también es muy común entre los fotógrafos, aunque reconozco no haberme encontrado a nadie usándolo, es un recurso idóneo para viajes en situaciones de poca luz o esos momentos específicos donde necesitamos nivelar bien la cámara.

Y por último terminamos con un recurso interesante para hacer bokehs nocturnos, ayudándonos de una cartulina a la cual le podemos troquelar con el dibujo que queramos, para después, tomando como referencia las luces de farolas o rótulos luminosos, conseguir curiosos acabados.

En resumen

Una serie de trucos enfocados a fotógrafos con dotes para el bricolaje, e incluso sin ellos, porque lo único que suponen es tiempo y ganas de jugar con las opciones creativas que nos dan. Se aceptan sugerencias, para todo lo demás, la creatividad al poder.

Vídeo Youtube The Cooph

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio