Compartir
Publicidad

Visualización y pre-visión

Visualización y pre-visión
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

harry fisch


Harry Fisch es español a pesar del nombre. Como fotógrafo ha viajado documentando más de 27 países y se ha especializado en Asia. Ha sido ganador del National Geographic World Photo 2012 en la categoría "Places", con una foto que fue posteriormente descalificada por una cuestión técnica. Recientemente ha quedado finalista de los Sony World Photography Awards. Más información en su web personal.


Un buen fotógrafo de viaje será, ante todo, un observador. La mirada adecuada, la visualización y la pre-visión son la base fundamental de toda buena fotografía.

No se trata solo de ver, si no de prestar atención a todos los detalles que pueden influenciar de alguna manera al resultado final la luz, el momento, de los elementos en su forma, color y tonalidad, de los objetos y de las personas que tenemos delante del objetivo.

Bastará una pequeña mirada, pero atenta, para percibir el lenguaje corporal de las personas, la dinámica de su día a día en la calle. Esa mirada nos ayudará a dar a nuestras imágenes el enfoque adecuado.

Visualización

La visualización consiste en interpretar y anticipar en nuestra mente la visión que se presenta ante nosotros.

Es la parte más creativa del proceso fotográfico: tenemos que imaginar, mentalizar, incluso teatralizar en cierto modo. Visualizando, es decir, anticipando la imagen, conseguiremos ponernos en situación y estar alerta, preparados para conseguir la fotografía que deseamos exactamente.

¿De qué forma puedo conseguirlo?

Tomando los elementos que tengo delante de mí e imaginando el encuadre, la historia que desprenden esos elementos y cómo se desenvuelven los sujetos entre ellos, su entorno y, especialmente, la luz.

Las diferentes composiciones que puedo crear con ellos; sitúo en mi mente a las personas dentro de la escena en diferentes actitudes y posturas; las hago "moverse" dentro del marco de la imagen. Imagino cómo la luz va a interactuar con la escena: si ilumina parte de ella, destaca algo, suaviza el entorno...

En otras ocasiones realizo el proceso inverso: ¿cómo resultaría la imagen si algunos de los elementos, objetos o personas no estuviesen dentro del marco sugerido?

La pre-visión

Cuba - Harry Fisch

Una simple imagen puede tener otras visiones totalmente diferentes. En este caso imaginé, visualicé la zona; preferí otra luz más dramática, más intensa y emocional que la que tenía, pensando también en que en la escena deberían participar otros elementos; no me era suficiente la imagen del paseo solitario de una persona que pasa frente a un muro.

Gracias a la experiencia obtenida a lo largo de los viajes realizados en esta zona y sus alrededores, estaba seguro de que lo que yo había imaginado en mi interior podía materializarse en la forma adecuada.

Regresé pues al mismo lugar a la mañana siguiente. Buscando la luz que iluminase el fondo y, puntualmente a un hipotético viandante. Otra luz, otras tonalidades para un mismo escenario. Son estas diferentes tomas de contacto con el entorno las que consiguen el propósito de visualizar correctamente. De esta forma, crearemos en nuestra mente diferentes supuestos, y éstos, a su vez, historias con las que provocaremos sentimientos de diversa índole. Podremos elegir de qué forma queremos impactar con nuestra fotografía, qué resaltar, que subrayar.

Por otra parte también es esencial para nuestro propósito saber dónde colocarse, el ángulo apropiado que debe tomarse con nuestra cámara y elegir el momento propicio para obtener la fotografía. Para ello, antes de tan siquiera pensar en la fotografia final, suelo situarme en diferentes posiciones ante la escena. Probando ángulos y alturas alternativas.

De no haber realizado el paso previo de la visualización, la fotografía no se habría materializado de esta forma, no sería esta misma foto, no existiría tal cual; con un poco de suerte podría haber conseguido una similar, pero siempre con un resultado más pobre, menos efectivo y mucho más aleatorio.

No basta con tener un agradable escenario o un sujeto adecuado. Sin la mirada educada, la visualización y la pre-visión, no existe fotografía como acto intelectual y artístico. Queda, que no es poco, la imagen testimonio de un instante aleatorio.

Siempre, en todo caso, la magia de la fotografía.

Fotos | Cuba por Harry Fisch

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio