Compartir
Publicidad

Análisis de la carcasa estanca para iPhone de SeaShell

Análisis de la carcasa estanca para iPhone de SeaShell
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Poder llevar nuestra cámara o smartphone protegido de elementos externos como el agua es siempre útil. En el mercado existen diversas fundas y carcasas que nos lo permiten. Algunas sólo protegen de un leve contacto con el agua u otros agentes y otras más específicas llegan a permitir sumergirlas hasta un número determinados de metros en el agua.

Este es el caso de la carcasa estanca SS-i de SeaShell. Durante unos días hemos tenido la oportunidad de probarla. Y estas son nuestras impresiones.

SS-i de SeaShell, lo básico

La carcasa está fabricada en un plástico de calidad y resistente a pequeños golpes, caidas y rayones. La hemos dejado caer desde una altura de un metro y a excepción de una pequeña marca superficial nada de roturas. Eso sí, mejor no experimentar mucho ya que la zona que une ambas piezas si parece ser más débil frente algún tipo de caída.

SeaShell SSi

Incluye una serie de gomas que nos permite adaptar la carcasa para que sea compatible con otros dispositivos de Apple como iPhone de diferentes generaciones o el iPod Touch.

SeaShell SSi

En cuanto al cierre, se realiza con una sola pieza que a su vez incorpora un pequeño mecanismo para evitar que se pueda abrir de forma accidental en el momento menos deseado, debajo del agua. El cierre hermético se hace, como es normal, mediante una goma que al unir ambas partes de la carcaza evita la entra de líquidos. Además se incluye una segunda goma en caso de deterioro.

En la parte trasera vemos cuatro botones que nos permitirán interactuar con la cámara. El manejo es cómodo incluso dentro del agua gracias al tamaño y separación de los mismo. Además el amplio recorrido nos permite tener una mayor seguridad de haber pulsado correctamente.

La carcasa en acción

SeaShell SSi

Con nuestro iPhone dentro y dispuestos a darnos un baño lo primero que vamos a sentir es cierto temor. Sí, a pesar de haber realizado varias comprobaciones sin nada en el interior de la carcasa y ver como no entra agua es algo que no podemos evitar.

Una vez superado estos primeros segundos de desconfianza lo cierto es que poder bañarte y realizar fotos o grabar vídeos es muy divertido. Tanto si lo que quieres es capturar la vida marina como si quieres realizar algo más artístico, como estas fotos de piscina, o pasar un buen rato con los familiares y amigos.

Además el cristal colocado delante de la cámara no crea efectos ni reduce la calidad de la foto o vídeo.

Conclusiones

SeaShell SSi

Los que estéis buscando una carcasa con la que poder interactuar de forma completa con vuestro iPhone y proteger de forma puntual alguna posible salpicadura de agua o del polvo o arena no vais a encontrar en este modelo la solución ideal.

La carcasa SS-i de SeaShell está pensada para sumergirnos con ella. Aún así nos hubiese gustado que contase con algún mecanismo de cierre adicional que diese más sensación de seguridad. Es cierto que no entra agua y queda completamente estanca. Pero hay zonas en las que ambas partes de la carcasa no quedan unidas por completo y eso crea cierta inseguridad.

El precio es de 129,99 euros. Un precio bastante más económico de los que nos costaría una carcasa para nuestra cámara. Claro que aquí por un lado lo que nos ahorramos en la carcasa nos lo gastamos en el iPhone. En definitiva, un producto interesante y que nos ha gustado. Ya es cuestión de cada uno valorar si le merece la pena.

Más información | SeaShell

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio