Compartir
Publicidad

Comprende un poco mejor las entrañas de tu cámara, Compact Flash

Comprende un poco mejor las entrañas de tu cámara, Compact Flash
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hablar de cuales son mejores, si las Compact Flash o las tarjetas SD, es como preguntarle a un niño a quien quiere más, si a papá o mamá. ¿Que puedes responder a esta pregunta? Las Compact Flash son inamovibles en las gamas profesionales de las grandes marcas de cámaras DSLR. Pero una de las principales bazas que tenían, su velocidad de lectura y escritura, esta siendo puesta en entredicho con los últimos lanzamientos de tarjetas SDHC de Toshiba.

Pero aún así, muchos las prefieren, principalmente llevados por la lógica aplastante de “Si algo funciona ¿para qué cambiar?”. La verdad es que las tarjetas Compact Flash fueron desarrolladas por SanDisk (como no) en el año 1994, y a priori iban a ser utilizadas en un campo totalmente alejado de la fotografía. Fueron ideadas para ordenadores portátiles, pero su estupenda relación entre su coste y su capacidad de almacenamiento, hicieron que empezaran a ser introducidas a finales del siglo XX por Canon o Sony en algunas de las primeras videocámaras sin cinta magnética.

Hay dos tipos de tarjeta Compact Flash, la CF y la CF 2, la diferencia radica en su grosor. Mientras que las tarjetas CF tienen 3,3mm de grosor, las CF 2 llegan hasta los 5mm de grosor, por lo que las cámaras que acepten tarjetas del tipo 2, podrán usar también las de tipo 1, pero no ocurrirá lo mismo a la inversa. Por norma general, las cámaras tope del sector profesional suelen dar opción a los dos tipos de compact flash.

Tarjeta Compact Flash

Tal vez uno de sus puntos fuertes radique en en que poseen un controlador ATA, por lo que las tarjetas se comportan realmente como si fueran un pequeño disco duro. También sería injusto no destacar que sus temperaturas de correcto funcionamiento van desde los 45 grados centígrados bajo cero hasta los 85 grados. Al no ser volátiles ni semiconductores, contribuye para un plus a la hora de almacenar tus fotografías dentro de ellas, minimizando los errores.

Consumen el cinco por ciento de la batería que necesitan los discos duros portátiles, por lo que esto incide positivamente en la duración de la batería de la cámara. Sus velocidad de lectura y escritura suele andar en torno a los 20 MB/s, por lo que no van nada mal, pero esto parece haber sido solucionado porToshiba con sus últimas tarjetas SDCH.

Lo normal es encontrar las unidades formateadas en Fat 32, lo que facilitará su comprensión con las cámaras fotográficas. Ultimamente y con la terrible mejora de de las tarjetas SD, es completamente normal ver como los fabricantes añaden ambas ranuras de lectura para estos dispositivos. Permitiéndonos así tener una como copia de respaldo de la principal. No existe el dispositivo de almacenamiento perfecto, pero si las grandes lo utilizan, por algo será.

Imagen | Flickr de Malegrya y Uwe German

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos