Compartir
Publicidad
50 años de la fotografía de Abbey Road de The Beatles
Actualidad

50 años de la fotografía de Abbey Road de The Beatles

Publicidad
Publicidad

La música y la fotografía están muy unidas. Desde las misteriosas imágenes de Robert Johnson hasta la actualidad, en las que los cantantes posan sin dudar para la posteridad y cada nueva foto en Instagram demuestra que cuidan hasta el más mínimo detalle. Hoy se cumplen 50 de la mítica foto que ilustró la portada de Abbey Road de The Beatles, que se improvisó en apenas 10 minutos.

Seguro que muchos de vosotros habéis pisado un paso de cebra con los amigos y habéis posado como los cuatro de Liverpool. Aunque no hayáis escuchado nunca una canción suya (algo totalmente imposible). El paso acompasado, el traje blanco de Lennon, los pies descalzos de Paul... el mítico escarabajo blanco... Todo está aparentemente perfecto, calculado.

Pero solo en apariencia. Esa fotografía nunca debería haberse hecho. No estaba pensada para ilustrar la portada del penúltimo disco de estudio del grupo. La relación entre ellos era ya muy tensa. Y aunque el disco tiene temas inolvidables como 'Come together' o 'Here come the sun' todo estaba a punto de romperse. Quedaba apenas un año para el concierto de la azotea.

Pero vamos a quedarnos con los buenos recuerdos y con una fotografía realizada el 8 de agosto de 1969 por el amigo de John Lennon y Yoko Onno, Iain MacMillan... dejaremos de lado que la mujer de Paul McCartney era fotógrafa...

La fotografía de Abbey Road

Es una de las portadas más famosas de la historia de la música. A la altura de la del 'Born in the USA' de Bruce Springteen de Annie Leibovitz o el hombre ardiendo de 'Wish You Were Here' de Pink Floyd fotografiado por Storm Thorgerson.

La idea original, según cuentan las crónicas, era llevar al grupo a la montaña más alta de la tierra, el Everest, para fotografiarlos allí, con la nieve en la cumbre del mundo. Pero nadie tenía ganas de viajar en los últimos estertores.

Beatlesii La portada original

Así que Paul McCartney esbozó en una hoja de papel la idea que le surgió en la cabeza y salieron a la calle de los estudios EMI donde estaban grabando. Eran The Beatles pero no eran Jesucristo. En tan poco tiempo solo consiguieron cortar la calle diez minutos y con la policía pendientes para que no consumieran ni un minuto más.

Al fotógrafo le dio tiempo a disparar ocho fotografías (es algo en lo que difieren las fuentes) con su Hasselblad, un 50mm, y una exposición de 1/500 f22 (me asombra que este dato se conserve). En algunas de estas fotografías The Beatles andan en sentido contrario. Eligieron la famosa portada porque era en la única que estaban coordinados.

Por lo que se ve no hay iluminación artificial, ni miles de personas pendientes del maquillaje, ni ayudantes... es una fotografía puramente espontánea. Casi improvisada a pesar de ir todos, salvo el bueno de George Harrison, con trajes del modisto Tommy Nutter.

Beatlesiii Uno de los homenajes

Todo lo que vemos ahí es una estudiada, o afortunada, naturalidad. Uno iba con sus vaqueros, otro prefirió ir descalzo (lo que desencadenó las mil y una teorías) y todo ocurrió. Hoy seguro que sería imposible hacer algo así, donde todo está estudiado y calculado hasta el último milímetro.

Una metáfora de la fotografía actual

Esta imagen es genial. Hoy habrá homenajes en el paso de cebra. Irá gente vestida de blanco, descalzos, con vaqueros. Cantarán las canciones. Y todo gracias al recuerdo que dejó una fotografía. Para que luego nos encontremos con gente que niega que las imágenes sean capaces de contar cosas...

Todo ha cambiado desde entonces. Esta fotografía, que ha generado miles de interpretaciones, tiene muchos fallos para una producción actual. El escarabajo blanco está ahí porque no encontraron al dueño para que lo quitara. Las personas que aparecen se colaron en el encuadre y ahora son parte de la leyenda.

Hasta uno de los integrantes sale con un cigarrillo en la mano equivocada según los conspiranoicos... Todos esos aparentes fallos son los que dan vida a la fotografía. Nos cuenta cómo es la realidad. Que hay que conocer la profesión pero hay que reconocer que nadie es perfecto, como decían en la película

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio