Compartir
Publicidad
Anthony Hernandez, el fotógrafo autodidacta que redescubrió la mirada callejera de los clásicos
Actualidad

Anthony Hernandez, el fotógrafo autodidacta que redescubrió la mirada callejera de los clásicos

Publicidad
Publicidad

En la nueva exposición de la Fundación Mapfre, en la fotográfica sala Bárbara de Braganza, podemos ver una retrospectiva, inédita en España, del fotógrafo Anthony Hernandez (Los Ángeles, 1947). Una buena ocasión para encontrarse con una mirada que rompe con la fotografía de calle hasta encontrar un estilo personal.

Anthony Hernandez es otro de los fotógrafos que reivindican la necesidad de gastar suela para lograr buenas imágenes. De niño prefería caminar a coger el autobús para llegar antes a casa. Ahí ha reconocido que empezó todo. Ahí le entraron las ganas de registrar todo con ayuda de una cámara.

Y su estilo tiene mucho que ver con la máquina fotográfica. Desde sus primeras series con una sencilla réflex con carretes de blanco y negro hasta llegar a una cámara Deardorff de 5x7 pulgadas con placas en color. Empezó con la tradición del blanco y negro y ha terminado siendo un referente en color y en gran formato. En este caso podemos decir que la cámara es lo que más ha marcado su estilo. Más que la cámara el cambio de formato.

Anthony Hernandez Automotive Landscapes #35, 1978 [Paisajes automovilísticos n.º 35] Copia en gelatina de plata, 16 × 20 in (40,6 × 50,8 cm) Black Dog Collection, donación prometida al San Francisco Museum of Modern Art © Anthony Hernandez Anthony Hernandez Automotive Landscapes #35, 1978 [Paisajes automovilísticos n.º 35] Copia en gelatina de plata, 16 × 20 in (40,6 × 50,8 cm) Black Dog Collection, donación prometida al San Francisco Museum of Modern Art © Anthony Hernandez

Además empezó contando con la gente, con sus acciones, registrando su vida hasta evitar totalmente la figura humana para encontrar una forma personal de enfrentarse al concepto de fotografía callejera y romperlo. Sus imágenes cuentan los efectos de las personas sobre el entorno. Estamos siempre presentes pero ya no se nos ve. Es un autor tremendamente original en este sentido.

La evolución fotográfica de Anthony Hernandez

La retrospectiva cubre los más de cuarenta y cinco años de la carrera de Anthony Hernandez. Seis capítulos, seis secciones, que empiezan en blanco y negro con la clara inspiración de Walker Evans hasta alcanzar en los últimos años una forma de mirar más abstracta, que exige más esfuerzo por parte del espectador para comprender qué está viendo.

Anthony Hernandez Santa Monica #14, 1970 [Santa Mónica n.º 14] Copia en gelatina de plata, 11 × 14 in (27,9 × 35,6 cm) Black Dog Collection, donación prometida al San Francisco Museum of Modern Art © Anthony Hernandez Anthony Hernandez Santa Monica #14, 1970 [Santa Mónica n.º 14] Copia en gelatina de plata, 11 × 14 in (27,9 × 35,6 cm) Black Dog Collection, donación prometida al San Francisco Museum of Modern Art © Anthony Hernandez

Son 114 fotografías que cuentan la evolución de la mirada personal del autor en orden cronológico. Puede parecer imposible reconocer en la primera serie, en blanco negro e inspirada por los clásicos como Garry Winogrand y Lee Friedlander, al fotógrafo que dispara 'Imágenes filtradas'.

Este último trabajo consiste en ver la realidad de Los Ángeles a través de placas metálicas perforadas. El efecto puntillista, pixelado, que se consigue es poco menos que todo un descubrimiento por parte de alguien que demuestra que nunca se ha cansado de mirar.

Cada sección es un paso adelante en el estilo de Anthony Hernandez. En 'Fotógrafo de calle' miramos al autor clásico americano en blanco y negro y que llega al color por primera vez en 1984. Además dispara con película diapositiva para positivar en Cibachrome con el fin de lograr un toque metálico y saturado en todas sus imágenes. Ese año es cuando decide eliminar a las personas de sus encuadres.

Anthony Hernandez Rodeo Drive #3, 1984, impresión de 2014 [Rodeo Drive n.º 3] Copia en cibachrome, 16 × 20 in (40,6 × 50,8 cm) Cortesía del artista © Anthony Hernandez Anthony Hernandez Rodeo Drive #3, 1984, impresión de 2014 [Rodeo Drive n.º 3] Copia en cibachrome, 16 × 20 in (40,6 × 50,8 cm) Cortesía del artista © Anthony Hernandez

Después pasamos a 'La ciudad como tema'. Aquí la ciudad de Los Ángeles se convierte en el tema predilecto, con todo el protagonismo. Ya en color y con la cámara de placas. En 'Ausencia y presencia' encontramos las series más conceptuales, donde juega con la idea de representar las heridas que deja la figura humana en el paisaje.

En 'Señales y huellas' vuelve con fuerza a su ciudad, que redescubre destrozada y abandonada. Y encuentra inspiración y sentido en la vida, obra y hechos de los sin techos olvidados de la ciudad. Tema que repite en el penúltimo capítulo antes de 'Imágenes filtradas'. Aquí viaja al desierto que rodea la ciudad para ver los destrozos personales por culpa de la última crisis que estamos terminando de vivir.

La exposición en la Fundación Mapfre

No conocía a este autor. He visto fotos suyas sueltas. Y gracias a la nueva exposición de la Fundación Mapfre he descubierto un autor muy interesante. De nuevo no estamos ante algo espectacular, sino ante un fotógrafo que nos hace pensar, algo tan necesario hoy en el mundo de la fotografía.

Anthony Hernandez Landscapes for the Homeless #1, 1988 [Paisajes para los sintecho n.º 1] Copia en cibachrome, 30 1/8 × 29 7/8 in (76,5 × 75,9 cm) San Francisco Museum of Modern Art. Adquisición del Accessions Committee Fund: donación de Collectors’ Forum, Susan y Robert Green, Evelyn Haas, y Pam y Dick Kramlich © Anthony Hernandez Anthony Hernandez Landscapes for the Homeless #1, 1988 [Paisajes para los sintecho n.º 1] Copia en cibachrome, 30 1/8 × 29 7/8 in (76,5 × 75,9 cm) San Francisco Museum of Modern Art. Adquisición del Accessions Committee Fund: donación de Collectors’ Forum, Susan y Robert Green, Evelyn Haas, y Pam y Dick Kramlich © Anthony Hernandez

Porque parece que todos queremos hacer imágenes bonitas olvidándonos de el verdadero sentido de la fotografía. De su poderoso lenguaje que va más allá de disparos inconexos. Es una exposición que nos ayuda a encontrar un camino, una inspiración para mejorar en nuestro trabajo o afición.

Demuestra que hay otra forma de hacer las cosas. Y que como siempre, el trabajo constante es la mejor forma de tener un estilo propio.

Por último volver a recordar que estamos ante su primera retrospectiva en España, organizada por el Museum of Modern Art de San Francisco (SFMOMA), institución con la que Fundación MAPFRE colabora desde el año 2015. Y que es el trabajo de un fotógrafo autodidacta que, como muchos, empezó como un aficionado hasta llegar a ser una referencia.

‘ Anthony Hernandez’

Del 31 de enero al 12 de mayo Sala Bárbara de Braganza, Fundación MAPFRE

calle Bárbara de Braganza, 13 (Madrid)

Entrada general: 3€ (gratuita lunes no festivos de 14 a 20h)

Sala Bárbara de Braganza

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio