Publicidad

'Berenice Abbott. Retratos de la modernidad'. La fotógrafa que descubrió la nueva mirada a los EEUU
Actualidad

'Berenice Abbott. Retratos de la modernidad'. La fotógrafa que descubrió la nueva mirada a los EEUU

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Berenice Abbott es una de las fotógrafas americanas más importantes del siglo XX. Salió de sus país natal para encontrarse con la modernidad del París de los años 20. Allí descubrió la figura de un clásico imperecedero, Eugene Atget. Y se llevó su trabajo a los EEUU para enseñar el camino y volcar todo lo aprendido en su visión de la sociedad americana. Esta retrospectiva la podemos ver en la Fundación Mapfre durante PhotoEspaña 2019.

'Berenice Abbott. Retratos de la modernidad' es una de las exposiciones más esperadas de este verano madrileño, dentro de la programación de PhotoEspaña 2019. Como se ha olvidado la temática en común es posible juntar a fotógrafos tan dispares como la misma Berenice Abbott con William Klein o con el mexicano Nacho López. Y si así se juntan semejantes genios es un auténtico placer para el visitante.

La exposición, después de su paso por Barcelona, estará en Madrid del 1 de junio al 25 de agosto en la sala Recoletos de la Fundación Mapfre, en la calle del mismo nombre, al lado de la sala habitual para exposiciones fotográficas. Es una buena ocasión para conocer a una de las fotógrafas más inquietas y que fue capaz de llevar a su país natal la obra de un fotógrafo fundamental para la historia: Eugene Atget.

Abbotti Eugène Atget, 1927 33 × 26 cm International Center of Photography, Purchase, with funds provided by the Lois and Bruce Zenkel Purchase Fund, 1984 (115.1984) © Getty Images/Berenice Abbott

Muchos solo la conocen por su relación con Atget. Y solo por este motivo merecía un puesto en la historia. Pero ella fue capaz de encontrar su estilo con la figura del francés. Y llevar una forma de pensar, de fotografiar a los Estados Unidos y dejar una marca indeleble en todos los fotógrafos que vinieron después. Nadie había mirado como ella antes la modernidad.

La vida de Berenice Abbott

Nació en 1898 en una de las muchas ciudades americanas que responden al nombre de Springfield. En este caso en el estado de Ohio, donde empezó a estudiar periodismo, carrera que terminó abandonando. Su destino estaba en Greenwich Village, en Nueva York, en contacto con los artistas e intelectuales de la época.

Desde allí vuela a París, la ciudad del arte. Allí da rienda suelta a su pasión por la escultura. En 1924, después de un breve periodo en Berlín, se reencuentra con Man Ray quien le ofrece un puesto de ayudante en su estudio. Allí aprende todos los rudimentos de la fotografía. En 1925 se instala en su propio estudio en los que retrata a grandes intelectuales como James Joyce o Jean Cocteau para revistar como Vogue o Vu.

Abbottvi George Antheil, 1927 17,3 × 12,4 cm The Miriam and Ira D. Wallach Division of Art, Prints and Photographs, Photography Collection. The New York Public Library, Astor, Lenox and Tilden Foundations © Getty Images/Berenice Abbott

Durante estos años, y gracias a Man Ray, conoce a Eugene Atget. El fotógrafo que obsesionaba a todos los surrealistas (publicaron fotografías suyas en Minotaure) marcó para siempre la carrera de Berenice Abbott. Gracias a él encontró su estilo. Fue capaz de reconocer a un genio, que no quería serlo, y cambió para siempre su forma de ver las cosas.

Logró hacerle dos fotografías. Pero nunca pudo enseñárselas pues falleció. Ella decidió comprar, de su propio bolsillo, el archivo de Atget para llevarlo a EEUU.

Volvió a Nueva York en 1929, en el comienzo de la gran crisis. Esto no le impidió empezar a fotografiar la ciudad que nunca duerme con un etilo propio e inconfundible:

Berenice Abbott es una de las fotógrafas que de forma más temprana y eficaz ha retratado Nueva York. La ciudad se convierte ante su objetivo en un ser vivo, el personaje extraordinario que el visitante actual puede rastrear durante el paseo por sus calles abarrotadas, mirando hacia arriba para tropezarse con la belleza moderna de sus rascacielos.

En dicha ciudad, en 1933, conoce a la que será su pareja de vida, la crítico de arte Elizabeth McCausland. El éxito le llega pronto, con una primera exposición en el museo de la Ciudad en 1934 y el puesto de profesora en la New School for Social Research of New York. Y por supuesto la publicación de su libro 'Changing New York', en el que vuelca todo su estilo.

Abbottix Janet Flanner en París, 1927 Janet Flanner in Paris 25,4 × 20,3 cm The Miriam and Ira D. Wallach Division of Art, Prints and Photographs, Photography Collection. The New York Public Library, Astor, Lenox and Tilden Foundations © Getty Images/Berenice Abbott

Desde entonces no para de exponer, publicar libros didácticos relacionados con el mundo de la fotografía y entrar en nuevos campos como la fotografía científica. En estos años destaca su artículo 'It has to walk alone' en el que señala su forma de entender todo lo que le rodea en su profesión.

Murió en 1991, con tiempo para conseguir los más importantes premios y el reconocimiento de todos sus compañeros y alumnos. Y hasta el final tuvo en sus manos el legado de Atget, que terminó vendiendo en 1968 por 80000$ al MOMA de Nueva York.

La exposición

Como es costumbre en la **Fundación Mapfre, todas las imágenes de la exposición son copias vintage.** Es una forma perfecta de entender el trabajo de un autor y ver cómo concibió su obra. Y en el caso de Abbott nos maravilla con su calidad técnica, muy superior a la de artistas contemporáneos con mucho más renombre. Puede decirse que sus copias parecen modernas.

El recorrido de la exposición se divide en Retratos, Ciudades y Ciencia. En la primera parte reconocemos los primeros trabajos de Berenice Abbott. A través de la mirada de los intelectuales descubrimos la intención de reflejar lo moderno, de recordar a las mujeres que en aquella época eran las pioneras que deberíamos conocer hoy en día.

En Ciudades se siente la influencia de Atget en us forma de trabajar. Trató de contar lo mismo que hizo el francés en su París natal pero dándole la vuelta. Atget contó, sin pretensiones, solo con una visión antropológica, la ciudad que desaparecía. Ella contó la ciudad que surgía de la nada, la ciudad de los rascacielos.

Dentro de esta sección encontramos 11 fotografías de Eugene Atget que nos permiten encontrar un diálogo perfecto entre ambos. Y recordar el doble retrato que ella le hizo y que hemos podido ver al principio.

Abbottiv Panadería, Bleecker Street 259, Manhattan, 1937 Bread Store, 259 Bleecker Street, Manhattan 25,4 × 20,3 cm The Miriam and Ira D. Wallach Division of Art, Prints and Photographs, Photography Collection. The New York Public Library, Astor, Lenox and Tilden Foundations © Getty Images/Berenice Abbott

Al final muchos descubrimos la fotografía científica de Berenice Abbott. Allí están los efectos de los imanes, el movimiento y la particularidades de la luz. Muchas de estas fotografías documentan fenómenos físicos que ilustraron muchos libros escolares.

Así que ya tenemos otra exposición perfecta para pasar la canícula madrileña en medio de la temporada de PhotoEspaña 2019. No solo servirá para ver las últimas tendencias, sino para tener referentes que nos ayuden a conocer la historia y saber que es muy difícil ser realmente moderno si no conoces lo que hizo Abbott en la primera mitad del siglo XX.

  • 'Berenice Abbott. Retratos de la modernidad'
  • Fundación MAPFRE Sala Recoletos
  • Paseo Recoletos, 23
  • Entrada general: 3€ por persona. Entrada gratuita todos los lunes no festivos de 14 a 20 horas
  • Lunes de 14 a 20 horas. Martes a sábado de 10 a 20 horas. Domingos y festivos de 11 a 19 horas
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir