Compartir
Publicidad

Los conejillos de indias de la industria fotográfica

Los conejillos de indias de la industria fotográfica
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta semana se ha presentado la nueva actualización de Adobe Photoshop. La 20.0.4. En un primer momento es una buena noticia para todos. Una actualización, aunque parezca mínima, siempre debería ser una buena noticia. Pero cuando nos metemos en la página de Adobe descubrimos que estamos ante una corrección de problemas resueltos. Photoshop estaba fallando y gracias a las quejas de los usuarios han hecho una actualización para solucionar cualquier bloqueo.

Llevaba un tiempo observando cómo Photoshop se bloqueaba de vez en cuando. Siempre he pensado que era culpa de la edad del ordenador. O por un mal uso. Un día me llamo la atención cómo se bloqueaba simplemente por expandir y cerrar la ventana de Adobe Camera RAW. Solo por este motivo salía un mensaje de aviso y el programa se cerraba. Otras dos o tres veces que me ha pasado no presté atención al motivo.

Pues bien, según podemos leer en la página de Adobe el popular software tenía varios fallos similares desde que se presentó la versión 20. Están reconocidos (y solucionados) los siguientes:

  • Photoshop se bloquea al usar Perspectiva de deformación.
  • El espacio de trabajo Seleccionar y enmascarar se congela al realizar una selección o pintar una imagen mientras se amplía.
  • Error del programa al pegar sobre una selección en el panel Línea de tiempo.
  • Cuando se trabaja en una capa con la máscara deshabilitada, el uso de Deshacer habilita la máscara.
  • Photoshop se bloquea con frecuencia.
  • El espacio de trabajo de Relleno que tiene en cuenta el contenido se bloquea al liberar un trazo de lápiz con Microsoft Surface Pen o Wacom (Solo para Windows).

En el fondo parece una buena noticia. Hay un fallo, los usuarios lo comunicamos a través de la página facilitada. Y si somos varios los que nos quejamos, la maquinaria de Adobe se pone en marcha para solucionarlo (aunque existe un popular malvado en la empresa). Al final todos contentos. La empresa se entera de un problema después de presentar el producto gracias a sus usuarios y presenta una solución... Así hasta que aparezca otro problema común a un número importante de clientes.

El mensaje está claro. Nosotros somos los probadores, analizadores, experimentadores o conejillos de indias de las empresas. Tenemos que asumirlo. Nosotros compramos y nosotros probamos que todo funcione correctamente. Y desde luego no obtenemos ningún beneficio por ello. Solo la satisfacción de contribuir a que nadie tenga que sufrir esos problemas...

El caso de Adobe no es aislado en el mundo fotográfico

Siempre podemos tomar el camino de olvidarnos de Adobe. Pero pienso que, fotográficamente hablando, aporta más soluciones que problemas. Es verdad que tenemos la posibilidad de comunicarlo. Que otras empresas se olvidan del usuario una vez se ha convertido en cliente. Pero es preocupante que nos encontremos con productos que no funcionan correctamente.

Psii Una cámara más

Y no es solo Adobe. En el mundo de las cámaras, como hemos contado en otras ocasiones, hemos encontrado muchos problemas. Algunos muy graves, otros falsas alarmas con el fin de hacer daño o simplemente falta de información. Seguro que muchos recuerdan los problemas del obturador de un modelo de Nikon. O el problema de enfoque de una Canon...

Pero también las numerosas quejas por el banding en algunas imágenes cuando se dispara con el obturador electrónico (algo reconocido por todos los fabricantes y por lo que no se ha quitado el obturador mecánico para poder disparar con fluorescentes, por ejemplo).

Me cuesta creer que las empresas no sean capaces de probar sus productos antes de salir al mercado. No quiero pensar que lo hacen por ahorrar costes de producción y que prefieren cruzar los dedos para que no pase nada. Si todo transcurre tranquilamente se habrán ahorrado unos cuantos miles de dólares, euros o la moneda que tengan.

Pero creo que si algo falla las pérdidas pueden ser millonarias. O a lo mejor saben que todos somos muy olvidadizos y que no hay problema alguno por equivocarse de vez en cuando... En principio es más fácil solucionar un problema de software que un obturador que pierde aceite. Pero es difícil seguir confiando, sobre todo cuando cada vez hay más opciones en el mercado. Eso sí, mi fallo sigue ocurriendo...

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio