Fotos míticas de la historia: John Lennon y Yoko Ono por Annie Leibovitz para Rolling Stone
Actualidad

Fotos míticas de la historia: John Lennon y Yoko Ono por Annie Leibovitz para Rolling Stone

Hace 41 años John Lennon fue asesinado en la puerta de su casa de Nueva York. Según cuentan las crónicas eran las 22:50. Aquel día Annie Leibovitz había estado en su casa haciendo una sesión para la revista 'Rolling Stone'. Lo que iba a ser una portada más, se convirtió en una fotografía mítica.

John Lennon era uno de los cuatro genios de Liverpool junto a sus compañeros de The Beatles. Aquel día supuso el fin de la inocencia para toda una generación. Es una triste historia como la del asesinato de Sharon Tate o el accidente trágico de lady Di. Todo el mundo recuerda dónde estaba en aquel momento.

La fotografía apareció de portada en el número especial del 22 de enero. El nombre de la revista y la mítica fotografía, sin texto alguno. Él, desnudo, abrazando a Yoko Ono vestida de negro. Parecía una imagen premonitoria de lo que iba a pasar horas después.

John Lennon Yko Ono por Annie Leibovitz
La imagen elegida

Puede que sea la imagen más famosa de una fotógrafa que ha pasado a la historia por sus retratos. Además, es de su mejor época, cuando confiaba plenamente en ella misma y no necesita mil focos y cientos de horas delante de Photoshop. Como cuenta en su libro 'At work':

Hice una Polaroid de los dos tumbados y John la miró y dijo “Has capturado nuestra relación a la perfección”. Había pasado los últimos cinco años siendo amo de casa, cuidando a su hijo Sean y el nuevo álbum era el retorno a su carrera musical. Me llevó a parte y me dijo que sabía que la revista quería una foto sólo de él en la portada pero que quería que también saliera Yoko. Me dijo que era muy importante.

Una imagen limpia y sencilla, sin artificios. No era lo que la artista tenía pensado, pero salió perfecto. No es la última fotografía que se hizo John Lennon aquel día (se conserva una firmando un ejemplar de 'Double fantasy' a su asesino) pero puede que sea la más significativa de su corta vida.

Historia de una fotografía

En aquellos años Annie Leibovitz trabajaba para la revista 'Rolling Stone'. Llevaba pocos años trabajando para ellos peor era la jefa del departamento de fotografía. De hecho uno de sus primeros trabajos fue retratar a Lennon con su querida Nikon y su 105 mm. Fue una época convulsa, sobre todo después de girar con The Rolling Stones y sumergirse en un infierno de drogas.

Rolling Stone portada John Lennon Yoko Ono
La mítica portada

Consiguió salir de aquella espiral de destrucción. Y así llegó el día en el que fue al apartamento del edificio Dakota con la idea de conseguir la próxima portada de la revista. Era la vuelta a la música del gran músico. Quería a Lennon solo, pero el músico exigió que apareciera también su mujer, puesto que también participaba en el disco.

Así que tocó improvisar. Y se les ocurrió recrear la portada del disco 'Two virgins' de 1968 en la que los dos aparecían desnudos. Pero con la intención de darle un aire distinto. Sin embargo, Yoko Ono no quiso desnudarse esta vez. Así que tocó pensar otra cosa.

John Lennon y Yoko Ono Annie Leibovitz
La hoja de contactos de la sesión

Y de repente surgió la imagen gracias a la colaboración de Jonh Lennon. Él sí que posaría desnudo y abrazaría a Yoko Ono. Primero hicieron las polaroid, para comprobar que todo estaba correcto. Y luego empezó la sesión definitiva.

Una tras otra... Miraba uno, miraban los dos, hasta que se olvidaron de ella y Lennon decide besar a su mujer. Ahí estaba la historia. Fruto de la improvisación de los artistas únicos.

No hay nada complejo en esta fotografía. No tiene un exceso de producción. Es directa, fruto de un instante decidido minutos antes. Una pareja que muestran su contraste. Él desnudo, ella vestida de negro y un beso que parece de despedida... Como siempre, y esto es lo que se olvida muchas veces, el contexto cuenta.

Yo era un bebé aquel año, pero cuando pienso en John Lennon le recuerdo siempre como le retrató Richard Avedon y por supuesto, en el único disparo que debió recibir aquel día.

Temas
Inicio