Compartir
Publicidad
Los archivos fotográficos perdidos que nos sirven para no olvidar
Actualidad

Los archivos fotográficos perdidos que nos sirven para no olvidar

HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

La fotografía es memoria. Sin las imágenes se pierde la conciencia, la existencia del pasado... Llevamos muchos años en los que se encuentran archivos fotográficos perdidos. El último descubrimiento ha sido las fotografías perdidas de la fotógrafa húngara Kati Horna. Y tiene el valor de contarnos una parte de la guerra civil española de la que teníamos poca información gráfica.

Siempre es una buena noticia encontrar un archivo fotográfico que creíamos perdido. En un país como el nuestro, donde pocas veces se cuida el patrimonio gráfico, es algo espectacular. Pero en cualquier sitio del mundo es poco menos que una bendición.

Cada año están encontrando fondos que se creían perdidos o de los que se desconocía incluso su existencia. Hay dos ejemplos muy importantes en los últimos tiempos. Por lo que han significado para la historia de la fotografía y por la cantidad de incógnitas que han abierto.

Por supuesto me estoy refiriendo a la maleta mexicana de Gerda Taro, Robert Capa y David Seymour y al inexplicable descubrimiento de Vivian Maier. Son dos hechos históricos, casi como la tumba de Tutankamon para los arqueólogos. Han marcado un antes y un después en la fotografía porque han obligado a cambiar los libros de historia.

Vivian Maier 4 E1465928267268 ¿Quién no la conoce?

En España queda mucho, muchísimo por hacer. En algunas comunidades, como en Castilla y León publicaron hace años antologías de los fotógrafos perdidos de la zona. El hallazgo más impresionante (porque de nuevo cambió los libros de historia) fue la obra de Virxilio Vieitez. Muchos le han llegado a comparar incluso con Richard Avedon.

El archivo de Kati Horna

La noticia ha saltado esta semana que ya termina en un periódico de tirada nacional. La figura de esta fotógrafa era conocida. En 1983 el ministerio de Cultura pagó dos millones de las antiguas pesetas por 270 negativos que podemos ver en la red. Un documento importante para conocer cómo era la vida de los españoles durante aquellos años terribles.

Pero ahora la historiadora del arte Almudena Rubio ha encontrado en el IIHS (Instituto Internacional de Historia Social), con sede en Ámsterdam, 522 negativos más que se creían perdidos. Todavía no se sabe qué pasará con ellos. ¿Vendrán a España? ¿Los digitalizarán para que todo el mundo pueda conocer la historia?

Katii Kati Horna del archivo de la CNT

Como podemos leer en la página del ministerio, Kati Horna:

Fotógrafa de origen húngaro, nace el 19- 5 -1912. En 1932, aprende fotografía en Budapest, en el taller de Pecsi. Consolida su formación en París, desde 1933 realiza varios encargos documentales para la compañía francesa 'Agence Photo'. Recibe en 1937, la proposición de hacer un álbum para propaganda exterior del Gobierno republicano y en compañía de un refugiado alemán, se traslada a España dónde lo lleva a término. En plena guerra civil fue reportera gráfica, colaborando en diversas revistas anarquistas como 'Libre Studio', 'Mujeres Libres', 'Tierra y Libertad' , 'Tiempos Nuevos' y 'Umbral' . De ésta última fue redactora gráfica. En la revista Umbral conoce a José Horna, su esposo, pintor español que colaboró en la mencionada publicación. De España, la pareja pasa a París, donde publica la serie fotográfica 'Lo que va al cesto' (1936). Con el estallido de la II Guerra Mundial, Kati Horna y su esposo abandonan París (X-1939) para refugiarse en México. Allí colabora en diversas revistas como 'Mujeres, S.nob',' Mapa' (1940), 'Revista de la Universidad de México' (1958 a 1964), 'Tiempo' (1962), 'Perfumes y Modas '(1956), 'México this Mouth' (1961-1965), 'Revista de Revistas' (1963). Series fotográficas importantes: 'Fotografías de la Guerra Civil española' (1937-1938); 'Lo que va al cesto' (1939); 'La Castañeda' (1945); 'Fetiches de S.nob' (1962); 'Historia de un vampiro, Sucedió en Goyoacan' (1962); 'Mujer y máscara' (1963); 'Una noche en el sanatorio de muñecas' (1963); 'Arquitectura insólita de Haciendas Mexicanas'. Fue maestra de fotografía en la Universidad Iberoamericana de 1958 a 1963, siendo director Felipe Pardinas. En 1983 dirigía un taller de fotografía en la Academia de San Carlos en México. Destacar la trayectoria profesional de Kati Horna como formadora de varias generaciones de fotógrafos y su presencia en el movimiento surrealista mexicano.

No son fotografías de la contienda. Son imágenes que cuentan cómo se vivía en la calle, como se soportaba la guerra, cómo se vivía el hambre que nuestros abuelos nos han contado. Ahí se explica porque nuestros padres se comían todas las migas que caían al mantel. Es una puerta importante al conocimiento. Sirve para reconocer cómo éramos. La mayor virtud de la fotografía es permitirnos recordar.

Virxilio Vieitez Exposicion De otro archivo insólito, el de Virxilio Vieitez

Probablemente terminarán haciendo una exposición con todo este material nuevo. Esperemos que no se caiga en problemas de ideología y todos tengamos la suerte de poder verlo. Os aseguro que si buscamos y preguntamos encontraremos archivos fotográficos impensables que nos abrirán las puertas del conocimiento. Y que no hay más que una historia que contar.

Seguro que en los años venideros publicarán noticias de nuevos hallazgos que nos dejarán con la boca abierta. Puede que enseñen por fin la hoja de contactos del soldado republicano. A lo mejor nos enteramos de que todo lo que creíamos saber de Vivian Maier no es verdad. Y seguro que hay grandes fotógrafos por descubrir. Solo se necesita el tiempo de alguien al que le apasione descubrir y dinero para poder pagarle...

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio