Compartir
Publicidad
Publicidad
Nicholas Nixon en la Fundación Mapfre de Madrid: una magnífica retrospectiva
Actualidad

Nicholas Nixon en la Fundación Mapfre de Madrid: una magnífica retrospectiva

Publicidad
Publicidad

Nicholas Nixon pasará a la historia de la fotografía por ser el autor de la serie de las hermanas Brown. Pero es uno de los fotógrafos más importantes de la segunda mitad del siglo XX y de este siglo XXI en el que vivimos. En la Sala Bárbara de Braganza de la Fundación Mapfre de Madrid podemos disfrutar de la mejor retrospectiva hasta el momento de Nicholas Nixon.

Como no podía ser de otra manera en la rueda de prensa de la exposición de Nicholas Nixon (Detroit, Michigan, 1947) le han preguntado por su famosa serie 'Las hermanas Brown', un trabajo en el que lleva inmerso desde el año 1975. Cada año desde entonces fotografía a su mujer Bebe y sus tres hermanas mirándole a la cámara (a los ojos). Una tradición familiar (que empezaron los padres de las hermanas) se ha convertido en uno de los testigos más potentes del paso del tiempo. Más que verlas crecer, vemos cómo envejecen juntas, con Nixon como testigo directo.

Nicholas Nixon Las hermanas Brown 1995 Copia en gelatina de plata 45,4 x 57,1 cm

Son sesiones de media hora, sin condición alguna, sin saber cuándo terminará la serie. Ellas, con el mismo orden de la primera vez, miran (o no) al fotógrafo equipado con su gran cámara de placas. No saben qué saldrá. Es un acto familiar íntimo, que por común acuerdo se hace público. El único requisito es que nadie tiene que saber nada de ellas. No aporta nada a la historia que se cuenta.

La fotografía de Nicholas Nixon

Durante la rueda de prensa el autor ha contado muchas cosas que ayudan a comprender su estilo, su forma de enfrentarse a la imagen. Me ha llamado poderosamente la atención el hecho de que no reconoce a ningún joven autor, a pesar de ser profesor de fotografía en el prestigioso Massachusetts College of Art and Design. De hecho no tiene referente fotográfico alguno. Como anécdota podemos decir que se hizo fotógrafo por Cartier Bresson, y por él se compró una Leica en su época de estudiante. Pero pronto se pasó a su cámara de placas.

Su fuente de inspiración es la literatura, los escritores clásicos y contemporáneos. Para él las letras tienen más relación con la fotografía que con otras manifestaciones. La particularidad de los libros es que cuentan historias personales y concretas que por obra y gracia de la genialidad del autor se convierten en valores universales, como ocurre con las novelas de Faulkner o Proust. La imagen fotográfica tiene que tener la misma aspiración. Ir de lo concreto a lo general, de lo íntimo a lo universal.

Nicholas Nixon Vista de Battery Plaza, Nueva York 1975 Copia en gelatina de plata, contacto 19,4 x 24,5 cm

Como ya he dicho, trabaja con cámaras de gran formato. Y muchas veces las impresiones son por contacto, por lo que la calidad de imagen de la copia final es muy alta, al no tener que pasar por un segundo objetivo durante la proyección. Siempre en blanco y negro, porque el color -según él- no está hecho para la fotografía; es más auténtico en el mundo de la pintura.

Su nombre empezó a sonar cuando formó parte de la famosa exposición New topographics de la George Eastman House en 1975 junto a nueve fotógrafos más, Robert Adams, Lewis Baltz, Bernd y Hilla Becher, Joe Deal, Frank Gohlke, Nicholas Nixon, John Schott, Stephen Shore y Henry Wessel. Pero nuestro fotógrafo abandonó pronto el paisaje frío y desgarrador de esa corriente para adentrarse en el mundo del retrato, mucho más humano y cálido.

Nicholas Nixon Bebe y yo, Savignac de Miremont, Francia 2011 Copia en gelatina de plata, contacto 34,6 × 27,3 cm

No rechaza la fotografía digital. Incluso hace fotos con su móvil y las imprime en formato 10x15 para su uso personal. Pero no es lo suyo. Necesita llevar el fuelle, sentir el peso de algo tan sencillo y sofisticado como una cámara de placas de 11x14 pulgadas. Su proceso creativo es lento y pausado y nada tiene que ver con la vorágine actual.

La exposición de la Fundación Mapfre

En la Sala Bárbara de Braganza descubrimos, temporada tras temporada, a los fotógrafos más importantes de la historia. No necesitan festivales ni fechas especiales. Año tras año nos permiten disfrutar de autores únicos con el montaje de retrospectivas pioneras en el mundo de las exposiciones.

Han empezado este mes de septiembre de 2017 con Nicholas Nixon. Incluso él mismo ha reconocido que es su exposición más importante. Abarca casi cincuenta años de trabajo, desde sus primeras fotografías de estudiante hasta el último retrato de la serie de las hermanas Brown, de este mes de julio.

Nicholas Nixon Plant City, Florida 1982 Copia en gelatina de plata, contacto 19,4 x 24,1 cm

Así podemos observar la evolución de su estilo, desde esos paisajes fríos de Alburquerque de su primera época hasta las instantáneas de su casa. Veremos la serie 'Porches' donde refleja la vida en los barrios más humildes del sur de los Estados Unidos retratando a los vecinos en sus porches; la impresionante 'Sida', en la que consiguió reflejar que dicha enfermedad no era un castigo divino, como muchos creían en los ochenta; la suavidad de 'Familia', en la que retrata la intimidad de sus hijos en primeros planos.

Nicholas Nixon J.A., E.A., Dorchester, Massachusetts 2001 Copia en gelatina de plata, contacto 24,1 x 19,4 cm

Llama la atención, dentro de su obra, el atrevimiento de 'Parejas', en la que retrata a hombres y mujeres en momentos íntimos, una vez aceptada su presencia en ese círculo íntimo. O sus 'Retratos', donde elimina todo lo que aporte nada para centrarse en el individuo que se convierte en un ser universal.

Nicholas Nixon El Dr. Robert Sappenfield con su hijo 1988, copia de 2005 Copia en gelatina de plata, contacto 19,4 x 24,1 cm

Son más de 200 fotografías que nos permiten entender el trabajo de Nicholas Nixon como nunca se ha podido hacer antes. Puede que no sea tu estilo, pero esta exposición es casi como varias clases magistrales de fotografía en una buena escuela. Podemos verla hasta el 7 de enero de 2018 en la Sala Bárbara de Braganza, en la calle del mismo nombre de Madrid.

El precio de la entrada son 3 euros salvo los lunes no festivos de 14 a 20 horas. Y como siempre, si tenéis espacio en casa y dinero en el bolsillo, la mejor forma de aprender y recordar el trabajo de Nicholas Nixon, el catálogo que publican junto con la exposición es uno de los mejores libros sobre la obra de este fotógrafo artesano.

Más info | Fundación Mapfre En Xataka Foto| Los retratos de la Colección Fundación Mapfre, una exposición con fotógrafos fundamentales de la historia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos