Compartir
Publicidad
“Nunca pensé que mi foto iba a ganar”, Ronaldo Schemidt, vencedor del World Press Photo 2018
Actualidad

“Nunca pensé que mi foto iba a ganar”, Ronaldo Schemidt, vencedor del World Press Photo 2018

Publicidad
Publicidad

Hace apenas dos semanas que se anunció el fallo del concurso World Press Photo 2018, cuyo ganador, como fotógrafo del año, es el venezolano Ronaldo Schemidt. Pues bien, aprovechando que ha pasado por España hemos tenido la oportunidad de conocerle y saber cómo se hizo la que sin duda es la foto del año.

Si recordáis, la imagen recoge una impactante escena que se produjo durante los enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales y policía antidisturbios en Caracas (Venezuela). Más en concreto, el momento en que uno de los manifestantes huye envuelto en llamas tras explotar el depósito de una motocicleta de la policía.

Ronaldo, fotógrafo profesional en nómina de la Agencia France-Presse en Latinoamérica, ha contado en un encuentro con periodistas en Madrid en la sede de Canon (patrocinador del concurso) como todo se debió a un accidente porque los manifestantes habían retenido una motocicleta de la Guardia Nacional de Venezuela y la habían arrastrado hacia su terreno. Entonces, en un momento dado, alguien arrojó un cóctel molotov sin más consecuencia.

Cuando vi lo que estaba ocurriendo pensé que era muy peligroso y empecé a retirarme y justo cuando yo estaba retirándome a la distancia mínima alguien golpea la moto y explota. Yo siento la explosión pero como llevaba máscara, casco y chaleco no me entero bien de lo que está pasando pero me doy la vuelta y veo el fuego sin saber si había gente o no. Es una cosa instintiva, por años de experiencia uno sabe en qué momento va a pasar algo.

Ronaldo Schemidt World Press Photo 2018 Winner 5 Ronaldo Schemidt durante su intervención contando cómo fue el momento que dio origen a la foto que le ha hecho acreedor del World Press Photo 2018.

Gracias a un vídeo tomado por un compañero, se sabe que todo sucedió en sólo catorce segundos en los que Ronaldo apenas tuvo tiempo de pensar. “Todo fue muy rápido, sí recuerdo que había gente por todos lados, muchos gritos, nervios, miedo… […] La explosión generó mucha confusión, gente gritando y comenzaron a culpar a los cuerpos del gobierno de lo que había pasado. Cuando vi esta situación yo saqué la tarjeta rápido, me escondí y me aparté un poco, pensé cómo subieron tanto los ánimos lo mismo me quitan las cámaras".

"Saqué la tarjeta y me la guardé en la camisa, me aparté un poco, un par de minutos, y al ver que nadie había advertido mi presencia volví a meter la tarjeta en la cámara y fue cuando vi, cuando me entero la primera vez realmente de lo que había sucedido porque yo ya había visto que allí alguien se había quemado pero no tenía ni idea de la dimensión de lo que había pasado.

Documentado lo sucedido

"Uno hace el trabajo pero no tiene el control de, cuando se publica en los medios o en redes sociales, de lo que cada quien piensa, se imagina o dice de los hechos"

Tras enviar las fotos, atendiendo a su responsabilidad como fotoperiodista, Ronaldo sintió que tenía que explicar lo que había ocurrido y aclarar que no había sido culpa de la Guardia Nacional sino que, por accidente, explotó un tanque y un muchacho se quemó. “Explico esto porque mucha gente me ha cuestionado que no explicamos bien lo que pasó. Uno hace el trabajo pero no tiene el control de, cuando se publica en los medios o en redes sociales, que es más peligroso todavía, de lo que cada quien piensa, se imagina o dice de los hechos. Yo en mi caso cumplí, esto fue un accidente, se incendió la moto, durante una manifestación ¡no lo quemaron!

Ronaldo ha seguido narrando como, tras lo ocurrido, se retiró a la oficina de su agencia en Caracas y allí pudo charlar con su compañero Juan Barreto (también ganador en los World Press Photo en Categoría Spot News/ Historias) que estaba cubriendo la misma manifestación con él y en un primer momento pensó que el quemado era el propio Ronaldo.

Ronaldo Schemidt World Press Photo 2018 Winner 2 En esta foto, tomada por otro fotoperiodista, se aprecia donde estaba Ronaldo (arriba a la derecha, con casco blanco) justo en el momento que el joven en llamas (junto al árbol del fondo) pasa delante de su cámara.

Cuando volví a la oficina estaba como impresionado por lo fuerte que había sido todo, como fue tan espontáneo y accidental… Me quité el casco y demás y hubo un momento de relax y hablando con mi compañero nos dimos cuenta que podíamos haber sido nosotros los quemados así que decidimos que a partir de ese momento había que cambiar la estrategia de cobertura, tener mucho más cuidado y estar más retirados, cambiamos incluso los lentes para trabajar desde un poco más lejos”.

"Decidimos que a partir de ese momento había que cambiar la estrategia de cobertura, tener mucho más cuidado y estar más retirados, cambiamos incluso los lentes para trabajar desde un poco más lejos"

Este tipo de coberturas ―continúa― termina siendo como una bomba de adrenalina y uno quiere estar más cerca, donde suceden las cosas pero hay que tener cuidado para no terminar siendo nosotros las víctimas. Me pasó con compañeros que pasaron la línea y regresaron heridos. Yo mismo salí herido a pesar de tener cuidado”.

Mientras contaba lo sucedido, Ronaldo ha mostrado toda la secuencia de imágenes que él tomó, y también las de otro compañero fotógrafo en las que se le ve a él justo en el momento en que hizo la toma que a la postre le valdría ganar el premio. Además, Ronaldo también ha enseñado otras fotos de su trabajo en Venezuela durante aquellos días.

Respecto a cómo se eligió la foto para presentarla al famoso concurso, el fotoperiodista ha contado como la elección fue una decisión conjunta de varias personas, en especial del propio Ronaldo y el jefe de fotografía de la AFP en Latinoamérica “porque yo tenía toda la secuencia […] pero ésta era la más fuerte, sobre todo en este caso por lo de la pistola de paz”. Sin embargo, teniendo en cuenta asuntos de estética y composición (como sale el fuego y demás) decidieron elegir la que a la postre acabaría siendo ganadora, aunque también participó en la categoría Historias con toda la serie de fotografías.

La responsabilidad del fotoperiodista

Hay mucha gente que me ha preguntado ¿fue suerte nada más? Y le explico, cuando sucede la escena del choque, que luego le quitan la moto de la Guardia Nacional yo sabía que algo iba a pasar porque no iban a perder una moto nueva, sobre todo en Venezuela que es complicado reponer un equipo así, entonces yo sabía que la Guardia Nacional iba a volver, que iban a volver a buscar su moto y algo iba a pasar. Fue algo como le digo a los compañeros jóvenes, fue olfato, de saber algo va a pasar acá…

Nunca pensé que iba a pasar algo así […] pero de estar en el sitio adecuado en el momento justo yo creo que, cuando uno está involucrado en este tipo coberturas y de fotoperiodismo, uno tiene que estar preparado e ir imaginando un poco, si está pasando esto algo va a suceder. Ahí habían cuarenta o cincuenta fotógrafos y sólo yo y mi compañero nos fuimos para allá porque pensamos que algo iba a pasar. Podía haber estado en la calle de arriba que había un choque fuerte y varios muertos pero en este momento me llamó la atención esto porque pensé que algo iba a pasar ahí”.

Ronaldo Schemidt World Press Photo 2018 Winner 4 Ronaldo mostrando una de las fotos que hizo y que para él mostraban las protestas como si fuera una lucha medieval, con dos bandos enfrentados protegidos por escudos aunque con medios muy desiguales.

Así las cosas, preguntado sobre si ha cambiado la responsabilidad del fotoperiodista y sobre las fake news en esta era de las redes sociales, Ronaldo piensa que es importante tener “idea de la gran responsabilidad que tienes, del trabajo que nosotros hacemos, nosotros hacemos esto y explicámos el problema pero tienes que tener claro que en el momento en el que la foto sale, yo la envío y se pone en el servicio fotográfico de la AFP, cualquiera la puede tomar y es cuando empieza el problema de las interpretaciones.”

Si tú lees la historia de esta foto explica lo que ocurrió pero después cualquiera puede poner cualquier cosa y ya no hay control […] Yo creo que tenemos una responsabilidad como comunicadores, pero creo que también la gente tiene que tener una responsabilidad de averiguar qué pasa detrás de una foto o detrás de una historia. Porque mi responsabilidad llega hasta aquí, hice la foto y te expliqué lo que pasaba”. Para Ronaldo, “todos somos responsables en esta sociedad de saber y de no coger un teclado y criticar, juzgar o culpar a alguien sin haber leído la historia y saber qué ocurrió realmente.

Retoque y objetividad del fotoperiodismo

Como era de esperar, en la charla salió a colación el tema de la manipulación de las imágenes que desde siempre ha perseguido a muchos fotoperiodistas. Para el ganador del World Press Photo de este año, debe quedar claro que la foto ganadora salió tal cual de la cámara. “Como estaba tan cerca ninguna de las fotos tiene recortes, así como se ve fue el cuadro completo. Así salió de la cámara, así fue enviada y así se publicó”.

En cuanto al asunto de la manipulación de las fotos, a Ronaldo le parece algo “terrible, porque estás alterando algo de la escena”. Según el fotógrafo, “en una de las fotos de la serie aparece un brazo y la gente me decía oye esto estorba, pero si vamos a hacer fotoperiodismo, esto fue lo que pasó, no puedo quitarlo. Cuando tenemos más tiempo uno puede componer, y eso lo sabe el fotógrafo, se puede esperar a que algo ocurra y lograr una composición más limpia, pero hay veces en las que no lo podemos hacer, sobre todo en el fotoperiodismo donde nada está preparado y que hay que asumir que a veces las cosas no van a ser tan bonitas pero es la escena que estamos viendo, la que estamos fotografiando.”

Ronaldo Schemidt World Press Photo 2018 Winner 3 La primera foto de la serie tomada por Ronaldo Schemidt en la que el protagonista ya aparece envuelto en llamas y en la que un brazo (a la derecha) “estropea” la composición. Foto de Ronaldo Schemidt

Hay compañeros que pueden influir en las escenas pero eso es un debate más profundo en el que cada uno debe decidir que tan sincero es lo que quieres transmitir […] Simplemente al elegir usar un objetivo de 50 mm, que se parece al ojo humano, o uno de 16mm ya estás cambiando lo que vas a mostrar. Hay un montón de discusiones acerca de eso, pero lo más importante es que seamos claros y sinceros acerca de eso, si esto es lo que se fotografió, quizá a veces se recorte para hacer más fuerte la escena, cosas mínimas, pero de ahí a poner o quitar, o gente que sube colores, tonos, eso es delicado, aunque hay bastante tolerancia con esas cosas todavía.

Según Ronaldo, al trabajar para una agencia “nosotros no podemos hacer ese tipo de cosas porque las fotos salen y pasan por un montón de filtros. Y en el caso del World Press, cuando quedan mis fotos nominadas, tuve que enviar tres cuadros anteriores y tres posteriores para que quedara claro que no había manipulación, que puse más fuego o quité a una persona. En ese caso el World Press protege mucho a los fotógrafos y al mismo premio para hacerlo más creíble y confiable”.

Los móviles y el fotoperiodismo

"Cualquiera puede estar en la calle y hacer una foto, pero el fotoperiodista tiene como responsabilidad no quedarse con hacer una foto y se va, sino saber qué pasó, consecuencias, cómo sucedió..."

Como era de esperar, en la charla también surgió este tema y Ronaldo fue consultado sobre si cree que, tal y como va la tecnología, llegaremos a ver un ganador del World Press Photo con una imagen tomada con un móvil. “Hace unos años que ya se dijo que todo el mundo con un teléfono en la calle es fotoperiodista pero mi posición ante eso es que claro, cualquiera puede estar en la calle y hacer una foto, pero el fotoperiodista tiene como responsabilidad no quedarse con hacer una foto y se va, sino saber qué pasó acá, consecuencias, cómo sucedió, por qué llegamos a esto, y hacer una historia completa y poderla contar en un paquete completo; osea esto no es hacer la foto ponerla en el Facebook […] Contar la historia es más que eso.”

Eso no quita que pueda pasar, más con los móviles actuales con sensores de 20 megas y lentes espectaculares, y programas que hacen unas fotos bastante decentes, yo no las considero de mucha calidad todavía pero podría resolver la situación, y me puede pasar a mí. Yo estoy en la calle y se cae un avión, y si no tengo cámara y yo sé que voy a hacer, mi primer trabajo va a ser con el teléfono, entonces yo no lo descarto, en algún momento puede pasar. Ya ha sido una gran herramienta en situaciones como el último terremoto en México.

Ronaldo Schemidt World Press Photo 2018 Winner 6 Un periodista en medio de una nube de gases lacrimógenos. Una foto que, según Ronaldo, ejemplifica muy bien el nivel de violencia vivido en las protestas de Venezuela y cómo la Guardia Nacional "atacaba por igual a periodistas y manifestantes". Foto de Ronaldo Schemidt

Precisamente hablando de México, Ronaldo comentó las diferencias entre trabajar en Venezuela, su país natal, y México, el lugar en el que vive, sobre todo porque cuando recogió el premio se lo dedicó a sus compañeros fotógrafos que trabajan en ambos lugares. “Son dos países con una violencia y un peligro diferentes, muy difíciles para la prensa” Así ha contado como en Venezuela tuvo que enfrentarse a situaciones muy graves, “que nos roben el equipo, nos lo rompan o nos quiten la tarjeta”, o cosas más graves como una ocasión en que la Guardia Nacional apuntó a los periodistas y les hizo que se arrodillaran.

José Víctor Salazar, el protagonista de la foto “no quiere hablar con la prensa ni saber nada, ni siquiera quiere ver la foto, no quiere recordar el momento porque quedó realmente muy afectado”

Yo estaba con dos muchachos jóvenes y freelance y se arrodillaron, y no tenemos porqué arrodillarnos, nosotros no somos delincuentes ni arrodillarse ante nadie, estamos trabajando, pero estos muchachitos muy jóvenes estaban todos arrodillados… Son situaciones terribles”. “En México no pasan estas cosas ―continúa― pero si uno va a las zonas de conflicto como el norte hay que andar con mucho cuidado porque está todo el tema del narco que no quiere que la prensa hable así que se producen secuestros, robos y a veces crímenes y desapariciones. Cada uno tiene su particularidad pero ambos son países difíciles para la prensa”.

Por último, Ronaldo fue preguntado sobre la situación actual de José Víctor Salazar, el protagonista de la imagen, y el fotógrafo ha contado que no supo su identidad hasta mucho después (gracias a los compañeros de la oficina de Caracas) y que sufrió quemaduras de primer y segundo grado en el 70% de su cuerpo y le han tenido que hacer más de 25 operaciones. Todo esto lo sabe gracias a la hermana del muchacho, porque él “no quiere hablar con la prensa ni saber nada de prensa […] ni siquiera quiere ver la foto, no quiere recordar el momento porque quedó realmente muy afectado”.

Eso sí, Ronaldo cuenta que aunque hay gente que le dijo que porqué no bajó la cámara y le ayudó, “la hermana dijo algo súper importante que a mí me ayudó mucho y es que gracias a esta foto el chico recibió tratamiento, todo el tratamiento en el hospital, en una clínica privada fue gratis y recibió mucha ayuda de fuera en forma de medicinas. Cuando dijo necesito ayuda para mi hermano que es éste de la foto empezaron a enviarle medicinas, tratamientos y ayuda económica”.

Ronaldo Schemidt World Press Photo 2018 Winner 7 Un niño de doce años participando en las protestas contra el gobierno, una foto que ejemplifica lo anormal de la situación vivida en Caracas. Foto de Ronaldo Schemidt.

"Confesiones"

Al término del encuentro tuvimos ocasión de intercambiar algunas impresiones con el fotógrafo premiado y nos confesó, además de que es seguidor de Xataka Foto, que no sabe si ganar este premio le va a ocasionar problemas con las autoridades venezolanas, tal vez cuando quiera regresar a Venezuela, pero que es posible ya que reconoce que la foto y el premio han sido una propaganda bastante negativa para el régimen de Caracas.

Además, también nos comentó lo que apuntábamos en el titular, que en ningún momento pensó que iba a ganar el World Press Photo, sobre todo porque normalmente el premio siempre es para algún fotógrafo de los que cubren conflictos de Asia, África u Oriente Medio. “Creo que desde el año 1962 ningún hispanoamericano había ganado este premio, y de eso hace muchos años”. Por ello, nosotros sólo podemos reiterarle nuestras felicitaciones por el trabajo realizado y el premio conseguido.

Ronaldo Schemidt | Instagram | Twitter

En Xataka Foto | “La cámara es lo de menos, lo que importa es el contenido”, Daniel Castro García, ganador del premio W. Eugene Smith Grant 2017

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio