Publicidad

Profoto A10, análisis: el pequeño flash profesional que permite trabajar con los iPhone de última generación
Actualidad

Profoto A10, análisis: el pequeño flash profesional que permite trabajar con los iPhone de última generación

HOY SE HABLA DE

Profoto ha sacado al mercado la nueva versión de uno de sus productos más populares, el flash A10. Es una actualización del A1X que salió en mayo de 2019. Ahora es posible iluminar las fotografías que hagamos con un teléfono móvil (iPhone 7 en adelante) de la misma forma que lo hacemos con una cámara gracias a la tecnología bluetooth. El nuevo Profoto A10 es un flash perfecto para los profesionales que tengan que iluminar todos los días sus fotografías.

No hay muchas novedades respecto al modelo anterior. Lo único es la posibilidad de sincronizar con los teléfonos móviles a partir del iPhone 7. Esto es algo que ya podían hacer con sus C1 y C1 plus, dos pequeños flashes más acordes con el tamaño de los smartphones pero sin la potencia que ofrece este modelo. Este Profoto A10 pasará a la historia como el primer flash on camera compatible con un teléfono móvil.

Profoto Profoto A10

Sus características son de sobra conocidas para todos los fotógrafos que han mirado alguna vez la posibilidad de comprarse un A1x:

  • Cabeza redonda con caída de luz suave y natural.
  • AirTTL y HSS para capturar rápidamente imágenes profesionales.
  • Montura magnética para herramientas de modelado de la luz.
  • Herramientas dedicadas al modelado de luz.
  • Luz de modelado LED flicker-free integrada.
  • Air Remote TTL incorporado.
  • Batería de ión de litio recargable y reemplazable.
  • Tiempo de reciclado de 1.0s.
  • Interruptor TTL/MAN.
  • Construido con motor zoom integrado con control manual.
  • Ayuda al enfoque automático (AF).
  • Pantalla grande de alta resolución.
  • Versiones a medida para Canon, Nikon, Fujifilm y Sony.
Profotoa10i La sencilla parte trasera del Profoto A10

Es exactamente igual que el modelo anterior. No es un equipo económico y seguro que mucha gente opina que no es necesario gastar tanto dinero. Pero no podemos olvidar nunca que estamos ante un equipo profesional. Encender y listo. En todos mis años como fotógrafo nunca he tenido en las manos un flash tan sencillo de manejar y tan fiable en el 100% de las ocasiones. Esto es algo que comentaremos más adelante.

Las características principales del Profoto A10

Ya las hemos adelantado anteriormente. Este modelo no tiene diferencias con el anterior salvo por la tecnología AirX, la función bluetooth que le permite dispararse con los iPhone 7 en adelante pero en modo Manual. Por ahora no es posible disparar en TTL. Ni trabajar con el sistema Android, dos aspectos que están estudiando para incorporarlos a próximos firmwares.

Es compatible con las principales marcas del mercado: Canon, Nikon, Sony y Fujifilm. Y para aprovecharlo al 100% casi es imprescindible trabajar con un receptor para separarlo de la cámara. En Profoto tienen varios modelos disponibles, los Air Remote y el más recomendado para este flash, el Connect, con el que hemos trabajado durante la prueba.

Potencia máxima

76 W

Rango de potencias (incluido HSS)

9 pasos (2.0-10)

Luz de modelado

LED integrada en la antorcha

Tiempo de reciclado

0.05-1.0s

Conectividad

Receptor y control remoto AirTTL integrado (300 m). Con TTL y HSS alcanza 100 m

Alimentación

Batería Li-Ion recargable e intercambiable. Hasta 450 disparos a plena potencia

Modos de flash

TTL/MAN

Zoom

Zoom motorizado integrado con control manual

Compatibilidad

Canon, Nikon, Fuji y Sony

Tamaño

108 × 75 × 165 mm

Peso

560 g (batería incluida)

Precio

1075€ o 1175€ con Profoto Connect

Como podéis ver es idéntico a su antecesor salvo por lo que hemos comentado. Hemos intentado encontrar diferencias pero no existen. Incluso el peso y el tamaño es idéntico. Cuando apareció la versión A1x mejoraron la velocidad de reciclado y aumentaron la compatibilidad con más marcas. Pero en el A10 no han cambiado nada.

Profotoa10viii Detalle del Profoto A10

Si algo funciona no hace falta cambiar... Ahí están los 450 disparos a pleno rendimiento, los 9 pasos de potencia, la interfaz del B10 para hacerlo todo más accesible y sobre todo la sencillez de uso. Esto último creo que debería ser el estandarte de la marca. Todo funciona a la primera, sin complicaciones y sin necesidad incluso de leer un manual. Es el sueño hecho realidad de muchos fabricantes, el equivalente a un iPhone en el mundo de los móviles. Lo enciendes y funciona.

Diseño y ergonomía

Aquí debería repetir línea por línea todo lo que comentamos el año pasado sobre el A1X. No se puede cambiar ni una coma porque el producto es el mismo. Seguimos teniendo el cuerpo tipo cobra con el cabezal redondo. La luz se reparte de una forma más suave que con el cabezal rectangular al que estamos acostumbrados. Solo tiene sentido si trabajamos sin difusores, eso sí.

Una de las claves, y lo que facilita el uso de este flash, es el diseño espartano. Los botones justos, grandes y bien dimensionados. Encendemos con el botón izquierdo y con la rueda central controlamos todas las funciones que nos ofrece. Tenemos, justo debajo de la gran pantalla, cuatro botones que cambian de función según el punto en el que estemos en el menú. Y listo.

Profotoa10ix Uno de los puntos débiles del flash

En el lado izquierdo tenemos el botón que permite elegir entre TTL y Manual, quizás la parte más débil del conjunto porque es fácil moverlo al meterlo y sacarlo de la mochila. Aunque es verdad que ya lo mejoraron mucho en el anterior modelo.

Es un flash grande, no más que los clásicos flashes de zapata de Canon o Nikon. Pero se sujeta perfectamente con la mano y permite jugar con su posición durante la sesión. Exactamente igual que con los demás. Pero la diferencia y esto es lo que marca las diferencias es que si algo falla, es simplemente porque tú has fallado a la hora de colocarlo.

Profotoa10x Con el Connect

Y de nuevo insisto en que este flash adquiere todo el sentido con el Connect, el receptor sin botones que permite separar el flash de la cámara y mejorar la posición de la luz, uno de los puntos fundamentales para mejorar la iluminación.

Hacer fotografías con el Profoto A10

El Profoto A10 destaca por muchas cosas pero la más importante, para el que esto escribe, es la facilidad de uso. Solo tenemos que encender la cámara, configurarla si vamos a trabajar en modo inalámbrico, y encender el flash. A continuación elegir el modo TTL o Manual y empezar a hacer fotos sin más preocupaciones.

PROFOTO A10 ISO 100 1/200 f5,6

Siempre va a disparar, es así de sencillo. No tiene nada que ver, por poner un ejemplo de la competencia, con el funcionamiento de un Godox V1 con un receptor X2T. Tengo uno y sé lo difícil que puede llegar a ser configurarlo correctamente.

D1403 136 1 ISO 100 1/160 f9

A partir de este momento todos los disparos, el 100% será perfecto desde un punto de vista técnico. Otra cosa será el aspecto estético del que solo será responsable el autor. No hay problema por disparar en ráfaga. La temperatura del color será constante en todos y cada uno de los disparos. Este es uno de los motivos del precio de estos flashes, motivo de crítica para muchos usuarios.

La impresión sigue siendo igual. Todo funciona a la perfección y vale cada euro que cuesta siempre y cuando se utilice profesionalmente. Para un uso esporádico en el mercado hay otras opciones mucho más económicas. Este es el matiz que hay que tener en cuenta.

D1415 059 1 ISO 100 f4 1/200

Y desde luego el cabezal redondo da una luz distinta cuando disparas con el flash desnudo. Pero esta particularidad se pierde cuando utilizas cualquier difusor. Pero una vez colocado, todo será igual. Disparo tras disparo, el resultado, si sabes colocar la luz, será perfecto.

Hacer fotografías con el móvil y el flash

Profoto ha entendido que el mercado está cambiando y ha aprovechado que ya tiene la tecnología ( si no recuerdo mal ya se podía hacer con el B10+ y por supuesto con los C1) para adaptar la tecnología bluetooth y conseguir sincronizar un teléfono móvil con el flash. La cámara que tenemos en el bolsillo cada vez es más profesional.

Profotoa10iv Disparando con el móvil

Pero solo si tenemos un iPhone en el bolsillo. Y no sirven todos. Me he dado cuenta de que en mi entorno inmediato no proliferan los teléfonos de última generación. Un familiar tenía un antiguo SE y no era compatible con la aplicación. Al final encontré a un amigo que instaló Profoto Camera en su iPhone 7 y todo empezó a funcionar con un solo toque.

Profotoa10ii Antes/después

Hacer fotografía con el móvil y un flash profesional no deja de ser extraño hoy en día. Será la norma en un futuro no muy lejano. Por motivos sanitarios no quise hacer las fotografías con el móvil y solo servía como trípode para el A10.

Profotoa10v Antes/después

Solo tenemos que asegurarnos de activar el bluetooth en el teléfono y todo funciona a la primera. El teléfono detecta el flash rápidamente y podemos empezar a disparar con la aplicación Profoto Camera, una cámara profesional donde podemos controlar todos los parámetros.

Asegúrate de que la función Bluetooth esté activada en tu teléfono y de que tu dispositivo Profoto esté encendido. A continuación, en la Profoto Camera, pulsa el signo «más» en Camera View o en Remote Control, y podrás ver tu dispositivo.

Profotoa10xi Profoto Camera

No hay que perder el tiempo en configuraciones complicadas y podemos empezar a disparar. Eso sí, se pierde la agilidad de la fotografía móvil de la que tanto hablan al tener que disparar con dos dispositivos en las manos (salvo que lleves un trípode). En buenas manos los resultados serán perfectos.

La opinión de Xataka Foto

Este flash lo he probado en dos sesiones distintas, en la calle, en el estudio y no me ha fallado nunca. Siempre ha disparado salvo cuando yo he tenido la culpa. Al principio tuve un pequeño problema con mi querida sin espejo Sony A7III porque no había configurado correctamente la pantalla 11/14 de la primera pestaña.

D1421 027 ISO 100 1/200 f8

Salvo este caso puntual todo ha ido como la seda y si hay malos resultados será única y exclusivamente por mi culpa o la del dueño del teléfono. Como siempre ocurre con esta marca, muchos fotógrafos consideran que es excesivamente cara. Si eres profesional es una inversión perfecta. Y si eres aficionado avanzado te puede ayudar a conseguir antes lo que estabas buscando.

Profotoa10vi Iphone 7

No es un flash para utilizarlo una vez al mes. Para estos usos hay marcas mucho más económicas. Yo, que casi no utilizo el flash en mis últimos trabajos fuera del estudio, he decidido comprar otra marca para rentabilizarlo antes. Si fuera un fotógrafo de la BBC me lo compraría sin dudarlo.

D1421 035 Efecto con el flash desnudo

Eso sí, hay que tener en cuenta que el Profoto A10 cuesta 1075€ y 1175€ si lo compramos junto con el Connect. Si no necesitamos la conexión con el teléfono móvil podemos comprar ahora mismo el Profoto A1X por 875€. Así que tenemos dos modelos muy similares para elegir en función de nuestras necesidades. Si no estamos pensando en fotografiar con el móvil nuestra elección estaría clara.

Es el mejor flash de zapata del mercado pero no lo necesita todo el mundo. Solo si vas a hacer un uso intensivo podrás amortizarlo. Pero si tienes dinero guardado y te gusta disparar con flash es una inversión segura para conseguir avanzar rápidamente en el mundo de la iluminación. Todo depende, como siempre, de lo que necesitemos.

9.4

Diseño 9,0
Calidad de la luz 10,0
Rendimiento 10,0
Durabilidad 9,0
Manejo 9,0

A favor

  • Tamaño y peso
  • Uso sencillo para disparar con el móvil
  • Calidad de la luz sin modificadores
  • Manejo sencillo e intuitivo

En contra

  • Menús en inglés
  • Dependencia del servicio técnico
  • No podemos trabajar con móviles Android
  • Para muchos usuarios el precio es excesivo en comparación con el A1X

El flash ha sido cedido para el análisis por parte de Innovafoto Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios