Compartir
Publicidad
Fujifilm Instax Share SP-3 SQ, análisis: una impresora pequeña para fotos cuadradas que resulta muy adictiva
Análisis y pruebas

Fujifilm Instax Share SP-3 SQ, análisis: una impresora pequeña para fotos cuadradas que resulta muy adictiva

Publicidad
Publicidad

El último trimestre de 2017 Fujifilm presentó la Instax Share SP-3, la primera impresora portátil de fotografía instantánea en formato cuadrado desde el móvil. Fruto del creciente interés que han venido despertando las cámaras e impresoras instantáneas en los últimos tiempos, este modelo se suma al catálogo del fabricante japonés apostando por el formato cuadrado.

Sus pequeñas fotos tienen un tamaño de sólo 86 x 72 mm y es capaz de imprimirlas en trece segundos. Para comprobar cómo funciona, sus resultados y posibilidades la hemos probado y analizado.

Fujifilm Instax Share SP-3: Características

Instax Sp3 6
  • Resolución imagen: 800 x 800 puntos y 318 dpi
  • Película de formato cuadrado Instax Mini (1:1): 86 x 72 mm
  • Tiempo de impresión: 13 segundos
  • Edición vía app Instax Share: múltiples filtros, collages y textos
  • Impresión: vía Wi-Fi
  • Compatible con smartphones (Android/iOS) y con las principales redes sociales y servicios de fotos (Instagram, Facebook, Dropbox, Google Photos y Flickr)
  • Batería: dos baterías de iones de litio de CR2 con 160 impresiones de autonomía
  • Peso: 312 gramos
  • Precio oficial: 199 euros

Diseño y construcción

Instax Sp3 2

La Instax Share SP-3 se ha lanzado en dos colores, blanco y negro. Y cuenta con un diseño estilizado, moderno, con formas geométricas (trapezoidal), algo alejado del espíritu retro que conocemos con sus cámaras de la serie X y mucho más estimulante que la SP-2. Pero es que no podemos olvidar que su principal público es el más joven, quien quiere compartir al instante sus fotos recién capturadas con su móvil o desde su perfil de Instagram o Facebook.

El diseño sobrio destaca por su elegancia en su parte superior, donde posee unos diminutos leds que sirven para indicar el número de fotos disponibles en cada recarga (10 fotos) así como un indicador luminoso de estado.

Instax Sp3 3

Destaca su diseño extraordinariamente sencillo, nada de abundancia de controles

Por lo demás, el resto resulta extraordinariamente sencilla, nada de abundancia de controles. Un botón a cada lado superior, uno para encender/apagar la impresora y el otro para reimprimir directamente la última fotografía impresa, sin necesidad de manejar el smartphone conectado vía WiFi a través de la correspondiente aplicación.

Instax Sp3 4

En su parte inferior, una tapa oculta el conector micro-USB para cargar la batería (doble en este caso), como cualquier otro dispositivo electrónico. Y en la parte de abajo, un compartimento oculta las baterías. La idea es que sea muy simple en su forma, así como en su manejo. Y esta sencillez está muy bien conseguida, logrando un control intuitivo muy sencillo y fácil para cualquier usuario.

Desde un lateral, una pequeña pestaña nos permite abrir la impresora para cambiar la carga del pack que contiene 10 fotografías, al pequeño tamaño mencionado. Y mucho ojo que si la abrimos antes de que se finalicen todas las hojas, conseguiremos velarlas y quedarán inservibles.

Instax Sp3 7

El tamaño es pequeño, aunque no para llevar en un bolsillo común y su peso muy ligero. En todo caso resulta fácil de transportar.

Funcionamiento

Instax Sp3 10

Como indicamos, desde la pestaña lateral podemos abrir la impresora para cambiar el cartucho con gran facilidad. Encontramos un marca amarilla bien clara que debe coincidir con la misma marca que encontramos en cada cartucho de recarga. La posición hace que sea inmediata y simple esta recarga.

El cartucho finalizado, una vez desechado hay que enviarlo a su correspondiente contenedor de reciclado de envases, al ser completamente de plástico.

Instax Sp3 13

Trece segundos son los que publicita Fujifilm y justo trece segundos es lo que tarda cada fotografía instantánea en terminarse

La impresora cumple al segundo su afirmación del tiempo por cada copia. Trece segundos son los que publicita Fujifilm y justo trece segundos es lo que tarda cada fotografía instantánea en terminarse. Desde que lanzamos la foto en la aplicación hasta que la podemos retirar de su ranura es un tiempo realmente breve y en cada foto se ha cumplido.

Otro detalle diferente es el tiempo en que la foto tarda en “aparecer”. Al ser película instantánea, hay que esperar algunos segundos más hasta que la imagen se revela y podemos visualizarla con todo el contraste y color que ofrece. Este paso es muy estimulante y unos de esos aspectos adictivos que posee la impresora, porque nos deja unos segundos expectantes hasta que vemos el resultado final.

La autonomía es realmente notable, ya que según el fabricante permite hasta 160 impresiones por cada carga. No hemos realizado tantas impresiones, por lo que tenemos esta buena autonomía como referencia.

La aplicación: Instax Share

Instax Share 01

Para controlar la impresora necesitaremos tener instalada en nuestro smartphone la aplicación Instax Share (disponible para Android e iOS). Una aplicación que ha sido renovada precisamente con el lanzamiento de esta impresora. También se trata de una aplicación muy simple e intuitiva. Eso sí, cuenta con un diseño y aspecto muy juvenil y colorista. No esperemos nada sobrio y sofisticado y más acorte con el diseño de la impresora.

Una vez encendida la impresora, conectamos nuestro smartphone a la red WiFi de la misma y luego, lanzamos la aplicación. Desde la cual tenemos acceso a una sencilla interfaz muy visual que nos permite desde tomar una foto, imprimir una etiqueta o hashtag desde Instagram, volver a imprimir la última foto enviada o seleccionar una foto desde nuestra galería o carrete del móvil. Desde algunos modelos de cámaras de la serie X también podemos conectar directamente (de momento con X-E3/X-T2/X-T20/GFX50S/X-Pro2/X-T1/X100F).

Instax Share 02

También encontramos una nueva opción de esta aplicación que nos da acceso a plantillas predefinidas para poder realizar montajes antes de imprimir nuestras fotos. Sirven para añadir mensajes y textos que podemos personalizar. Realmente este apartado no está suficientemente explotado, porque las plantillas son escasas.

Desde la opción de seleccionar foto para imprimir entramos en otro menú donde podemos elegir la fuente de la imagen. Podemos seleccionar cualquier foto que tengamos en nuestra galería o carrete del móvil, por lo que no necesariamente tiene que ser una foto tomada con nuestro terminal, sino cualquier foto que tengamos y guardemos en la memoria del smartphone.

Con la Instax Share SP-3 podemos imprimir cualquier foto que guardemos en nuestro móvil aumentando sus posibilidades

Esta opción, nos parece, lo más interesante con mucho del potencial de esta impresora. Porque supone un paso más allá de la cámara instantánea, donde los resultados fotográficos son más limitados que con cualquier otra cámara. Con la Instax Share SP-3 podemos imprimir cualquier foto que guardemos en nuestro móvil aumentando sus posibilidades.

También podemos elegir una foto que tengamos en nuestro perfil de Instagram (lamentablemente añade los likes, fecha, título y avatar que no se pueden descartar) y Facebook, previo acceso y autorización de permisos. Y, en la última opción, nos da acceso a otros servicios habituales como Google Photos, Dropbox o Flickr.

Resultados

Instax Sp3 14

La impresora no tiene apenas misterio de uso y la aplicación, más allá de su aspecto juvenil, es muy simple también de manejar. La clave está en sus resultados. Realmente se nota el trabajo de los últimos años en impresión instantánea, pero también el bagaje de Fujifilm en fabricación de papel y película fotográfica. Hay que puntualizar que no se trata de una impresión digital, sino que es película instantánea, con lo que el resultado y su obtención está cargada de nostalgia para los más veteranos, aunque igualmente mágica para cualquier tipo de usuario.

Sus colores, la textura, el brillo… convierte a estas pequeñas copias en realmente fotos diferentes

A priori, una de sus contras podría ser el tamaño de las fotografías obtenidas, con unas dimensiones de solo 86 x 72 mm, podríamos descartarlo como medio habitual para nuestras fotos. Tras probarlo y realizar un buen número de copias, podemos afirmar que muy al contrario, nos abre un campo enorme para sacarle partido a copias cuadradas pequeñas. Sus colores, la textura, el brillo… convierte a estas pequeñas copias en realmente fotos diferentes. La película instantánea le da una entidad a cada copia muy interesante.

Instax Sp3 8

Como el tamaño de las impresiones es tan pequeño, las fotos que más lucen por su acabado, tamaño y formato cuadrado son los pequeños detalles, retratos e imágenes sencillas. Y también se aprecia mucha más calidad en imágenes tomadas con cámaras que con las fotos “rápidas” que hacemos con el móvil, en donde la definición general se resiente, aunque imaginamos que con fotos tomadas con los móviles fotográficos más potentes no se apreciará esta diferencia.

Conclusiones y la opinión de Xataka Foto

Instax Sp3 15

Como venimos desgranando, esta impresora es realmente muy simple en su concepto, manejo y conectividad. Pero, gracias al acabado de la película instantánea, de gran calidad en colores y textura, nos abre un mundo de posibilidades para no limitarnos a las fotos tomadas con el móvil, sino a preparar nuestras imágenes previamente al formato cuadrado para su posterior impresión desde nuestro smartphone.

Su construcción es sencilla y funcional, fiel a su sencillez de manejo. De peso realmente liviano y fácil de transportar y con buena auntomía, nos parece un accesorio interesante para cualquier fotógrafo que quiera sorprender con copias cuadradas al instante en este soporte tan “nostálgico” y efectista, al más puro estilo Polaroid.

La calidad que ofrece y su autonomía la convierten en una impresora muy adictiva

El precio oficial es de 199 euros, aunque la hemos encontrado a un precio inferior (ahora en Amazon por 167,99 euros). Es claramente su principal escollo, casi el único, porque la calidad que ofrece y su autonomía la convierten en una impresora muy adictiva.

Por otro lado, tenemos el precio de cada pack, que ronda los 12 (11,90) euros y cuenta con 10 películas instantáneas. Poco más de un euro por foto. El coste nos parece algo alto para una impresión cuadrada y tan diminuta, aunque, como indicamos, la calidad está muy bien. No es un trozo de papel impreso, es algo más, con más cuerpo y que toma otra dimensión en nuestras manos.

Así que recomendado para los que quieran revivir la magia de la fotografía instantánea con fotos pequeñas y cuadradas sin tener que estar tan limitados a la calidad fotográfica que nos ofrece una cámara instantánea y otros modelos de impresoras instantáneas, ampliado con las posibilidades de imprimir cualquier foto, eso sí, desde el móvil.

La impresora ha sido cedida para el análisis por parte de Fujifilm. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio