Compartir
Publicidad
Fujifilm X-A2, análisis
Análisis y pruebas

Fujifilm X-A2, análisis

Publicidad
Publicidad

La aún reciente X-A2 de Fujifilm es una cámara con personalidad propia. Cuando la compañía japonesa la dio a conocer, a mediados del pasado mes de enero, hizo hincapié en que se había esforzado por renovar su cámara sin espejo de la familia X más sencilla adaptándola a los nuevos tiempos. Por esta razón, dos de las novedades más llamativas de este modelo son su pantalla inclinable 175 grados y el enfoque automático con detección de ojos, que facilitan la toma de autorretratos.

Sin embargo, el hecho de que este modelo se sume a la moda de los selfis no indica que Fujifilm se haya relajado a la hora de poner a punto la X-A2. En absoluto. Esta cámara, a pesar de ser el modelo más sencillo de la familia, es una serie X por derecho propio. Nosotros la hemos probado con la óptica Fujinon Super EBC XC 16-50 mm f/3.5-5.6 OIS II, disponible en uno de los kits, y esto es lo que nos hemos encontrado.

Fujifilm X-A2: especificaciones

Sensor CMOS APS-C de 16,3 megapíxeles efectivos con filtro de color primario
Procesador de imagen EXR II
Montura Fujifilm X
Sensibilidad 200 a 6.400 ISO (ampliada de 100 a 25.600 ISO)
Control de la exposición Medición TTL de 256 zonas, múltiple / puntual / media
Compensación de la exposición -2,0 EV a +2,0 EV en pasos de 1/3 EV
Estabilizador de imagen Compatible con objetivos de tipo OIS
Soporte de almacenamiento Tarjetas SD, SDHC y SDXC (UHS-I)
Formatos de archivo JPEG (EXIF 2.3) / RAW (formato RAF) / RAW+JPEG
Tiempo de exposición De 30 a 1/4.000 s
Disparo continuo Máximo de 5,6 FPS
Modos de enfoque Enfoque manual / AF de área / AF múltiple / AF continuo / AF de seguimiento
Monitor LCD TFT de 3 pulgadas (920.000 puntos) inclinable con relación de aspecto 3:2 y cobertura del 100%
Grabación de vídeo Hasta 1080/30p
Conectividad WiFi 802.11b/g/n
Alimentación Batería de ión-litio NP-W126 (incluida)
Dimensiones 116,9 x 66,5 x 40,4 mm
Peso 350 g (con batería y tarjeta de memoria)
Temperatura de funcionamiento De 0 a 40°C
Precio 499 euros con el objetivo Fujinon Super EBC XC 16-50 mm f/3.5-5.6 OIS II

Una serie X con carácter propio

La última cámara de Fujifilm que he tenido ocasión de analizar fue la X30, una compacta avanzada con cualidades muy interesantes que la colocan como uno de los modelos más atractivos en su segmento de precio. Y esta X-A2, a pesar de ser una cámara con óptica intercambiable, tiene mucho en común con la X30, al menos desde un punto de vista «racial». Su construcción no está tan lograda como la de la compacta avanzada, pero es justo reconocer que su precio está más ajustado. Aun así, la X-A2 tiene un cuerpo robusto, unos diales bien mecanizados y una ergonomía correctamente ejecutada en la que destaca un grip ligeramente pronunciado que permite agarrarla con bastante estabilidad, y, así, nos ahorra esa sensación tan molesta que nos incita a pensar que la cámara se puede deslizar entre nuestros dedos en cualquier momento.

El procesador de imagen de la X-A2 es un chip EXR II idéntico al que podemos encontrar en modelos superiores de Fujifilm

En lo que concierne a sus especificaciones es difícil poner pegas a una cámara como esta. El equilibrio entre el tamaño del sensor, que es APS-C, y su resolución me parece el idóneo. Además, pone en nuestras manos un rango de sensibilidad muy interesante, y, lo que es más importante, con valores ISO utilizables incluso cuando necesitamos incrementar más de la cuenta la sensibilidad. Lo veremos con detalle más adelante. El procesador de imagen es un chip EXR II idéntico, por ejemplo, al que encontramos en el interior de la mencionada X30, y gracias al que la X-A2 nos ofrece, entre otras opciones, un disparo continuo de hasta 5,6 FPS y un enfoque automático de seguimiento muy logrado.

Dsc00988

Por lo demás, esta cámara es una opción bastante completa. Incorpora un monitor LCD TFT de 3 pulgadas con una resolución y una calidad de imagen altas, graba vídeo 1080/30p y tiene conectividad WiFi, aunque no NFC, por lo que el proceso de conexión a un smartphone o una tableta no es tan inmediato como el que nos ofrecen las cámaras que sí incorporan este estándar de negociación de la conexión inalámbrica.

Antes de seguir adelante merece la pena que nos detengamos un momento para revisar el objetivo que hemos utilizado en las pruebas, que es uno de los que nos ofrece Fujifilm junto a la X-A2. A pesar de su relativa sencillez, su calidad de imagen es alta, como veremos un poco más adelante, lo que demuestra que es posible poner a punto una óptica cuidada y capaz de minimizar las aberraciones cromáticas, y, aun así, mantener bajo control su precio. Al menos parece que a los ingenieros de esta marca se les da muy bien colocar en el mercado objetivos con una relación calidad/precio muy favorable.

Flexible y preparada para los selfis

Como os he anticipado al principio del post, la pantalla de la X-A2 puede inclinarse un máximo de 175 grados, facilitando, de esta forma, la toma de selfis. Pensando en los usuarios a los que les gustan los autorretratos, Fujifilm ha implementado además la detección de ojos para que en estas condiciones la cámara sea capaz de enfocar directamente los ojos al tomar un selfi. Curiosamente, esta prestación se activa de forma transparente para el usuario cuando giramos la pantalla al máximo, aunque, eso sí, siempre y cuando hayamos habilitado previamente el enfoque automático. No está en absoluto mal pensado.

Dsc00992

En cualquier caso, no es esta la característica por la que yo consideraría la opción de hacerme con esta cámara, aunque reconozco que hay muchas personas que buscan expresamente un modelo que les permita tomar autorretratos de calidad de una forma sencilla. Eso la X-A2 nos lo ofrece, pero también contempla unas posibilidades creativas a las que merece la pena que prestemos atención.

El abanico de modos de simulación de película y los filtros artísticos integrados por Fujifilm en este modelo es muy amplio. Los hay para todos los gustos, pero a mí particularmente los que más me interesan, aunque reconozco que no me gusta abusar de este tipo de modos, son los de simulación de las películas Classic Chrome, Provia y Velvia. Esta marca siempre ha destacado por su bagaje a la hora de controlar el color, en gran parte gracias a la calidad de sus captadores y sus algoritmos de procesado de las imágenes, y es evidente que ese conocimiento les ha ayudado a poner sobre la mesa unas opciones creativas que pueden llamar la atención incluso a los usuarios que, como yo, no solemos utilizarlas.

Enfoque preciso y control sencillo

El enfoque automático de la X-A2 funciona realmente bien, aunque, si mi memoria no me falla, no es tan rápido como el de la X30. Aun así, resuelve de una forma muy correcta no solo los escenarios de captura fáciles en los que todas las cámaras se portan bien, sino aquellos en condiciones de bajo contraste y escasa iluminación, que es cuando suelen sufrir. Incluso resuelve con rapidez las capturas en macro, enfocando de una forma casi instantánea objetos situados a una distancia mínima de unos 15 cm.

El enfoque de esta cámara resuelve de una forma satisfactoria los escenarios de captura con bajo contraste y poca iluminación

Me ha dejado muy buen «sabor de boca» el modo de enfoque automático de área, en el que la cámara recurre a varios puntos de enfoque para identificar el motivo que hemos elegido y lo mantiene en el foco con mucha precisión y bastante rapidez. Durante mis pruebas de los modos de enfoque, y a pesar de haber hecho la puñeta a la X-A2 tanto como pude, esta cámara arrojó una tasa de fotografías correctamente enfocadas de entre el 80 y el 90%, un resultado superior al que he obtenido con otras cámaras sin espejo de este rango de precio.

Dsc00994

En lo que concierne al control de los parámetros de exposición la X-A2 nos ofrece todas las opciones de gestión manual que podemos pedir, aunque es evidente que Fujifilm ha apostado por la simplicidad, como corresponde a un modelo indicado para usuarios con un nivel de conocimientos bajo o medio. Es perfectamente posible dominar la cámara sin esfuerzo, y, lo que es más importante, en muy poco tiempo. Aunque, sinceramente, la interfaz de algunas cámaras de esta marca me parece un poco espartana desde un punto de vista estético (funcionalmente no tengo nada que reprocharles).

En la imagen que tenéis justo encima de estas líneas podéis ver que la X-A2 incorpora únicamente dos diales en la parte superior de la cámara: uno para la elección del modo de disparo y el otro para compensar la exposición. Lo habitual en la mayor parte de las sin espejo de este nivel.

Calidad de imagen

Quizás no lo parezca, pero las condiciones en las que tomé la fotografía que podéis ver justo debajo de este párrafo fueron muy rigurosas. En el interior de la capilla había muy poca luz, y, además, estaba «teñida» por las preciosas vidrieras de colores de los ventanales. Estas circunstancias me obligaron a incrementar la sensibilidad drásticamente porque en ese momento no tenía un trípode que me permitiese jugar con más libertad con el tiempo de exposición. De todas formas, me venía bien para comprobar el nivel de ruido de esta cámara en un escenario de uso real. Y, como podéis ver, salió bien parada: ha resuelto muy bien el detalle y el nivel de ruido es muy bajo a pesar de que utilicé un valor de sensibilidad de 4.000 ISO.

Dscf0056
Fujifilm X-A2 a f/5.6, 1/100 s y 4.000 ISO

Esta segunda fotografía nos viene de perlas para revisar la gama dinámica que es capaz de reproducir esta cámara. Su paleta cromática es terriblemente amplia, algo a lo que me tienen acostumbrado las cámaras de Fujifilm. El color es vibrante, pero, al mismo tiempo, fiel a los tonos reales, por lo que en este ámbito no puedo ponerle una sola pega. Al contrario, me parece que resuelve el color de una forma sobresaliente. Y, además, rinde muy bien tanto en RAW como en JPEG, lo que nos indica que el procesado de las imágenes que realiza esta cámara para generar estos últimos ficheros está muy cuidado.

Dscf0015
Fujifilm X-A2 a f/6.4, 1/38 s y 200 ISO

Esta fotografía nos sirve para corroborar todo lo que hemos visto hasta ahora. La luz aquel día no era la idónea porque estaba muy nublado y no era especialmente bonita, pero, aun así, la X-A2 resolvió la escena con un nivel de detalle muy alto, un colorido absolutamente fidedigno y un balance de blancos equilibrado. Un apunte más, aunque no se puede apreciar en estas fotografías: en RAW tiene una tendencia muy ligera a subexponer, aunque no es nada dramático porque es muy fácil afinarlo durante el procesado a posteriori.

Dscf0080
Fujifilm X-A2 a f/6.4, 1/1.200 s y 2.000 ISO

Vamos ahora con el que habitualmente es el apartado más peliagudo cuando probamos una cámara: el ruido. La X-A2 se siente muy cómoda hasta 4.000 ISO; de hecho, aunque el ruido se incrementa a medida que subimos la sensibilidad, lo hace de una forma tan leve que incluso este último valor me parece perfectamente utilizable. A 6.400 ISO el ruido es más claramente perceptible, pero no destroza las fotografías, por lo que es posible usarlo si las circunstancias lo exigen y no tenemos otra opción que nos permita equilibrar la exposición. Eso sí, a 12.800 y 25.600 ISO, que son valores de sensibilidad ampliados, el ruido es ya muy notable, por lo que yo prescindiría de ellos.

Isototal

Fujifilm X-A2, la opinión de Xataka Foto

Dsc00990

El mercado de las cámaras sin espejo de precio razonable está muy competido, y no hace falta esforzarse mucho para encontrar modelos muy interesantes de varios fabricantes. En mi opinión, esta propuesta de Fujifilm merece ser considerada como una opción muy válida en su rango de precio por varias razones. Como hemos visto, su construcción, ergonomía y sencillez de uso son, cuando menos, notables. Pero su cualidad más importante en su calidad de imagen global.

En este último apartado una cámara de este nivel no debería hacer concesiones importantes, y la X-A2 no las hace. Resuelve bien el detalle global y trata acertadamente tanto las luces altas como el detalle en sombras; genera unos JPEG muy buenos; tiene un nivel de ruido bajo hasta 4.000 ISO, y, por último, su gama cromática es fantástica. Además, el objetivo de este kit es bastante versátil y su calidad óptica está por encima de la que cabe esperar de una propuesta de precio comedido. Por todo esto, si buscáis una sin espejo que no supere los 500 euros con óptica incluida, y que, de propina, os permita evolucionar desde un punto de vista creativo, tened este modelo en cuenta. No os defraudará.

La nota de la Fujifilm X-A2 en Xataka Foto

8

Características8
Diseño y ergonomía 7,5
Controles e interfaz8,2
Rendimiento8,2
Calidad de imagen8,5

A favor

  • Gran calidad de imagen global
  • Excelente reproducción del color
  • Amplias posibilidades creativas

En contra

  • Ruido elevado por encima de 4.000 ISO
  • Carece de visor
  • No tiene conectividad NFC

La cámara ha sido cedida para el análisis por parte de Fujifilm España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio