Compartir
Publicidad
Publicidad

JPEGmini, una aplicación para ahorrar espacio en nuestros discos duros

JPEGmini, una aplicación para ahorrar espacio en nuestros discos duros
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No me gusta instalar mil programas en mi ordenador, ni cientos de aplicaciones en el móvil. Pero de vez en cuando descubres cosas que pueden ayudar a mejorar cosas que el software básico no resuelve del todo bien. JPEGmini permite reducir sin perder calidad nuestros archivos jpeg. Vamos a ver cómo funciona.

Este programa, aplicación, tecnología para optimizar fotos, o como queramos llamarlo sirve para una sola cosa: disminuir el tamaño de los archivos jpeg. Ya está, no sirve para otra cosa. Es verdad que lo hace muy bien. Pero nos tenemos que plantear si es realmente necesario instalarlo en nuestros ordenadores. No podemos olvidar que cuesta 107,57 €.

Cómo instalar JPEGmini

Para resumir y no darle tantas vueltas, voy a decir que es una aplicación. Como siempre ocurre, si nos interesa, podemos descargarnos una versión de prueba totalmente operativa (20 fotos al día en la versión normal y 200 en total en la versión Pro). ¿He dicho totalmente operativa? Si quieres descargar JPEGmini es verdad, pero nosotros hemos intentado bajarnos JPEGmini Pro para que funcionara como un plugin de los programas de Adobe. Ha sido imposible. Varias visitas a la página oficial y no hemos sido capaces de encontrar el archivo en cuestión. Puede que se acerquen las vacaciones y las neuronas no nos funcionen bien. Espero que vosotros tengáis más suerte si queréis hacer la prueba.

La instalación es muy sencilla, descargar el archivo en nuestro ordenador. A continuación dar a siguiente, decir que estás de acuerdo con todo lo que seguramente has leído y listo. Eso sí, cuando lo abres por primera vez te piden tu nombre de pila y tu correo electrónico para darte un mejor servicio en el futuro. Para nada es para tener una cartera de clientes ni nada parecido...

Ahora tengo instaladas las dos versiones. La única diferencia es el color del logo. Según parece la versión Pro es ocho veces más rápida que la más básica, algo difícil de cuantificar en una prueba sumamente casera, pero que durante la prueba veremos si es así. Su funcionamiento, si hacemos caso a la página oficial:

La tecnología JPEGmini tiene dos componentes principales. En primer lugar es un detector de calidad de imagen que imita la percepción del sistema visual humano para determinar la cantidad máxima de compresión que se puede aplicar a cada foto individual sin provocar artefactos visibles. En segundo lugar es un codificador JPEG único que forma la representación más compacta de las fotos que es posible con el estándar JPEG. La combinación de estos dos componentes permite a JPEGmini alcanzar una proporción de recompresión muy alta de hasta un 80%, dependiendo de su resolución.

La idea no es mala, reducir el peso de todas nuestras fotografías hasta el límite permitido por el protocolo jpeg insospechados sin perder un ápice de calidad. Esto puede ser útil para subir copias de nuestras fotografías con la máxima resolución y el mínimo peso a la nube, o a nuestras páginas web. Si eres una empresa, o una agencia de modelos, puede resultar interesante. Pero no termino de ver práctico que esté disponible en la red las fotografías que hayamos hecho a su tamaño original, salvo en casos muy puntuales.

Cómo funciona la aplicación

Hacemos doble clic sobre el icono y abrimos la interfaz. Lo primero como siempre es ajustar las Preferencias. En este caso, después de hacer doble clic en el icono de la rueda, tenemos dos opciones importantes:

  1. Optimize originals y la opción Warn me before replacing photos. Si marcamos esta opción nos quedaremos sin nuestros originales. Algo demasiado arriesgado. Nunca recomendaría esta opción, pero por si acaso dejaría activo el aviso para que nos recuerde que perdemos el original.
  2. Export to folder y la opción Resize photos. Permite hacer una copia del archivo jpeg y guardarlo en una carpeta elegida por nosotros. Y si queremos nos la reduce al tamaño que necesitemos.

Pero la prueba es ver cuánto nos reduce de peso la misma foto con el mismo tamaño. Y ver si realmente merece la pena.

Jpegmini Iv La interfaz de la versión profesional

Una vez ajustadas las preferencias tenemos que arrastrar las fotos que queramos a la parte central de la interfaz de la aplicación y en apenas unos segundos tendremos el archivo en jpeg con menos peso. Pocas cosas hay tan sencillas.

Velocidad y calidad de JPEGmini

Y llega el momento deseado por todos. Vamos a ver primero quién es más rápido, si la versión normal o la profesional. Y luego vamos a comparar para ver si esa reducción de peso no conlleva una pérdida notable de calidad.

Ambas aplicaciones tardan exactamente lo mismo en reducir el peso de una fotografía idéntica. Estamos hablando de cinco segundos aproximadamente. La cosa cambia, y de manera sorprendente, cuando quieres reducir el peso de cinco fotografías a la vez. La versión normal tarda en torno a 18 segundos. Sin embargo, la versión Pro solo consume seis segundos de nuestro precioso tiempo. Si tenemos un gran volumen de trabajo, está claro que versión tendríamos que mirar.

Jpegmini Ii Al 100%

Respecto al peso, con el mismo número de píxeles, partíamos de un peso de 75,3 MB y nos hemos quedado en unos llamativos 39,1 MB finales. Con ambas versiones hemos conseguido el mismo resultado. Pero todo esto carece de sentido si no se conserva por lo menos la misma calidad de imagen. Y eso es lo que he hecho a continuación.

Jpegmini Iii Al 400%

Ellos mismos retan a ver la fotografía al 100% en la pantalla, donde cada píxel de la pantalla corresponde a un píxel de la fotografía. Y tengo que confesar que no he visto diferencia alguna. Ambas fotografías parecen idénticas, como vosotros mismos podéis apreciar. Las diferencias empiezan a ser notables cuando vamos aumentando su tamaño en pantalla. Al 200% se pueden ver sutiles diferencias, siendo muy notables al 400%... Para la mayoría de los mortales la compresión es perfecta, pero este programa carece de sentido si lo que buscamos es calidad.

Conclusión

Nadie en su sano juicio buscará calidad de archivo en una compresión jpeg. Solo para casos muy puntuales, como una tienda online, puede tener sentido el ahorro de espacio tan importante que consiguen. En Adobe Photoshop puede que no lleguen tan lejos, pero os puedo asegurar que con un poco de pericia, y con las últimas funciones se puede conseguir una calidad similar.

Pero como siempre digo, esta aplicación tiene una versión de prueba que todos podemos descargar par decidir por nosotros mismos. Y si lo que hace nos gusta, y nos permite ganar tiempo y espacio a costa de la calidad que puede dar un jpeg, entonces os habremos descubierto algo realmente útil. No podemos olvidar que en la última versión permite reducir el peso de archivos de las últimas cámaras de formato medio.

En Xataka Foto| JPEGmini: ¿Máxima compresión sin perder calidad?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos