Compartir
Publicidad
Lumu, análisis: un efectivo aunque muy básico fotómetro para iPhone
Análisis y pruebas

Lumu, análisis: un efectivo aunque muy básico fotómetro para iPhone

Publicidad
Publicidad

Lumu sorprendió cuando apareció como proyecto de crowdunding y aportar algo que no habíamos visto hasta ahora: una nueva generación de fotómetro que utilizar parte de la tecnología de nuestros smartphones para brindar al fotógrafo de un fotómetro útil y práctico. En Kickstarter logró la inversión necesaria para ser efectiva y hace muy poco se ha lanzado al mercado.

Las primeras dudas que plantea es saber cómo de exacto puede ser y su aplicación práctica para realmente prescindir de un fotómetro tradicional. Para salir de dudas, lo hemos puesto a prueba para comprobar cómo funciona y enfrentarlo a test de medición reales. Este primer Lumu Pack (como se denomina) resultado demuestra el buen trabajo, aunque otra cuestión es cuántos fotógrafos realmente lo van a necesitar y no se van a decantar por un modelo tradicional cuando la diferencia de precio no es tanta.

Lumu, diseño y construcción

Lumu 7753

Este pequeño fotómetro tiene como característica su diminuto tamaño. Una pequeña calota de la que sobresale una toma jack, la habitual de unos auriculares. Es realmente ligero y la clave está en la tecnología de su interior, que ha sabido reducir a la mínima expresión los componentes para registrar luz incidente (y de momento solo continua, nada de flash) y aprovechar una aplicación y la pantalla del smartphone del que depende (de momento, solo iPhone) para completar la experiencia y su utilidad real como medidor de luz.

Lumu 7754

Es un aparato diminuto, bien construido y muy ligero

Es, por tanto, un fotómetro diminuto, realmente pequeño y muy ligero. Bien construido a pesar de su ligereza y fácil de transportar (se suministra junto a funda de cuero y cabe en el bolsillo), aunque también de extraviar. Porque si lo dejamos suelto en una gran mochila o bolsa fotográfica nos resultará difícil encontrarlo al instante. Pero esa es su clave: muy muy pequeño. Aquí gana con ventaja frente a un fotómetro tradicional, que aunque también son pequeños y de bolsillo (muchos modelos), su diminutas dimensiones son imbatibles desde luego.

Eso sí, solo es la “mitad”, o la parte tecnológica más importante que registra la luz, pero depende de ir conectado a un iPhone (a su toma de auriculares) y la consiguiente aplicación, para poder funcionar.

Funcionamiento y exactitud

Lumu 7779

Lumu se conecta al iPhone y una vez descargada (de forma gratuita) la app Lumu Photo, tenemos en la mano un fotómetro auténtico. El software es fácil y sencillo, minimalista y se puede usar sin mucho aprendizaje (siempre y cuando sepamos cómo funciona un fotómetro). Solo tenemos que activar la opción de medición y colocar nuestro smartphone con el Lumu conectado allí donde queramos realizar una medición. Jugaremos con los tres valores de la pantalla, ISO, diafragma y velocidad para saber en cuál de ellos queremos que Lumu nos indique el valor adecuado según la luz incidente que logra medir.

Lumu 7773

Para mediciones precisas se antoja realmente útil

Por ejemplo, si fijamos una sensibilidad ISO y una velocidad de diafragma que nos interese en una escena, pues nos dirá la apertura que necesitamos para lograr la exposición correcta. ¿Se diferencia de la que nos puede ofrecer el fotómetro de nuestra cámara? En ocasiones sí, y habrá suficiente diferencia que marcará el valor más exacto (que se supone que es cuando lo necesitamos, si no, no usaríamos un fotómetro adicional). Y la diferencia principal se debe a que Lumu mide la luz incidente, y no la luz rebotada como hace nuestra cámara. Así que para mediciones precisas, se antoja muy útil.

Lumu 7776

En cuanto a la exactitud, hemos realizado distintas pruebas en escenas diferentes, tanto interiores como exteriores, como lo haría el potencial fotógrafo de Lumu (en su blog se pueden ver fotógrafos y ejemplos de usuarios) y su índice de acierto es muy elevado. Enfrentado a un fotómetro tradicional, un Sekonic muy sencillo y asequible como se aprecia en las imágenes, las mediciones apenas tenían variación. Las diferencias entre Lumu y el fotómetro Sekonic utilizado son mínimas en algunos casos e inexistentes en otros.

Conclusiones y la opinión de Xataka Foto

Lumu 7785

Así que, tras varias pruebas, podemos concluir que mide y, muy bien, la luz incidente (aunque también sirve, usando la propia cámara del móvil, para medir luz reflejada) y por tanto puede “competir” perfectamente con fotómetros tradicionales. Y también hay que incidir en que la aplicación específica para fotografía, Lumu Photo, es muy sencilla y cumple muy bien (también existe otra app para vídeo y otra para fotografía estenopeica).

Quizás nos hubiera gustado que esta aplicación ofreciera más contraste, o una tipografía más gruesa, ya que en situaciones con luz de sol directa, cuesta apreciar en la pantalla del smartphone los delgados números de la aplicación. Son grandes, pero ofrecen poco contraste con el fondo, utilizando números finos en blanco frente a fondos azulados no muy contrastados. Debería dejar la opción de un modo “día”, donde la diferencia entre números y fondo fuese notable para facilitar la lectura.

Lumu 7757

Lumu, de momento, no sirve para realizar mediciones de flash

Por poner otra pega, esta quizás sea subsanable en futuras generaciones de Lumu, sea que, de momento, solo mide luz continua (aunque ya han avanzado un Lumu Power para medir temperatura de color que está también en Kickstarter buscando financiación). Es decir, Lumu no sirve para realizar mediciones de flash. Es una pega notable, aunque quizás el concepto no sea el de sustituir al fotómetro tradicional en un estudio. Pero no nos cabe duda, que ya sea por software o con una nueva actualización del Lumu, esta opción podría llegar.

Lumu 7759

Este pequeño fotómetro es muy útil, funciona bien, muy pequeño y no necesita de baterías. Son sus principales armas frente a un fotómetro al uso. Aunque por contra, tiene un precio que consideramos algo elevado (oficialmente 149 euros) y con poca diferencia frente a un fotómetro digital económico (que sí mide luz de flash). Y ahí puede estar realmente la clave.

Con todo, cabe destacar que es todo un logro tecnológico, y que en ese sentido hay que aplaudir la llegada de Lumu. Otra cuestión será que, hoy en día, haya suficientes fotógrafos interesados en un fotómetro. Pero aquellos que quieran ganar en precisión en sus capturas, con un aparato tan simple, pequeño y que solo tenemos que conectar al móvil, puede ser una solución muy interesante y efectiva.

Lumu ha sido cedido para la prueba por parte de Reflecta. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Web oficial | Lumu

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio