Compartir
Publicidad
Sony A5000, análisis
Análisis y pruebas

Sony A5000, análisis

Publicidad
Publicidad

Nota de Xataka Foto

Como indicábamos en el análisis de la A6000, Sony este año está llevando a cabo su proceso de rebautización de su gama de cámaras CSC con sensor APS, desde las conocidas NEX ahora a la denominación Alpha. Así, la Sony A5000 fue la encargada de iniciar esta nueva denominación y situarse cómo cámara más sencilla y accesible de la familia.

La A5000 viene a sustituir a las NEX-3 y NEX-5, en principio, y aunque mantiene la sencillez y el tamaño mínimo como características principales, no podemos obviar que viene equipada por dentro con prestaciones potentes que vamos a analizar en detalle.

Por diseño y tamaño casi puede pasar desapercibida como una compacta, sobre todo cuando usamos el habitual objetivo del kit, un zoom motorizado 16-50mm f/3.5-5.6 que cuando está apagado hace una buena pareja por dimensiones con el cuerpo de la A5000. Un modelo atractivo para los que busquen calidad, un cuerpo con posibilidades de cambiar objetivos y no renunciar a un tamaño muy pequeño y un precio muy competitivo (por debajo de 499 euros).

Pero más allá de los reclamos publicitarios de ser una de las cámaras de ópticas intercambiables más pequeña del mercado, viene equipada con un sensor de 20 megapíxeles y conectividad Wi-Fi, además de una peculiar pantalla abatible hasta 180º. La analizamos.

Sony A5000, características principales

Sony A5000 pantalla
Sensor APS-C Exmor APS HD CMOS de 20,1 megapíxeles
Velocidad de obturación De 1/4000 a 30 segundos
Pantalla LCD TFT panorámico de 3 pulgadas y resolución de 460.800 puntos. Con ángulo ajustable hacia arriba hasta 180 grados
Puntos de enfoque 25 puntos (enfoque automático con detección de contraste)
Sensibilidad ISO 100 a 16000
Batería NP-FW50. 420 disparos aprox.
Conectividad Wi-Fi y NFC
Grabación de vídeo 1080p a 60i/50i y 24p/25p
Dimensiones 109,6 mm x 62,8 mm x 35,7 mm
Peso 269 g (con batería y tarjeta)
Precio 499 euros (con objetivo 16-50 mm)

Diseño y ergonomía

Sony A5000 en la mano

En su diseño lo que más llama la atención, como es evidente, es su tamaño y ligereza. Mantiene las líneas de las NEX más sencillas pero con una renovación que las identifica fácilmente. Y todo ello sin renunciar a una pequeña empuñadura que se agradece mucho para un buen agarre. Y más teniendo en cuenta sus dimensiones.

Por sencillez, posee los controles directos mínimos

Dentro de su simplicidad, no encontramos visor pero sí un pequeño flash retráctil y los controles se han reducido al mínimo. La sencillez es una de sus principales armas, pero también se vuelve un poco en su contra a poco que el usuario quiera un control manual. Se hace un poco engorroso aunque es cierto que en Sony han aprendido, por fin, la lección y los menús y su interfaz es más intuitiva y manejable. Esencial en una cámara así, ya que hay que recurrir a ellos para su completo manejo.

Sony A5000 batería

No tiene la solidez de la A6000, pero aún así es cómoda de agarrar y manejar con una mano (incluye un control para objetivos con zoom motorizado, como es habitual en casi cualquier compacta). Pero no olvidemos que incluye un objetivo en el kit bastante polivalente, ligero y con estabilizador.

Pantalla inclinable hasta 180º

Sony A5000 pantalla

En su pantalla es donde encontramos un detalle diferencial en el diseño. Con un punto a favor y otro en contra. Interesante es su capacidad de inclinarse hasta 180 grados (ojo sólo hacia arriba), algo que responde claramente a la moda de los autorretratos o selfies. Incluso con la opción automática de un temporizador que se activa al colocar la pantalla en su máximo ángulo, lo que facilita la labor.

Pantalla inclinable hasta 180º, diseñada para selfies, ya que incluye temporizador automático

La parte negativa de la pantalla la encontramos en su calidad, ya que cuenta con una resolución de sólo 460k puntos. Quizás pueda parecer suficiente pero si nos atenemos a lo que podemos encontrar en los últimos modelos parecen escasos. Lo cierto es que, más allá de su resolución es que no tiene una calidad alta, con plena luz es difícil de ver (aún activando su máxima luminosidad), pero sobre todo, se aprecian carencias en su reproducción de los colores.

Sony A5000 pantalla en la mano

En las primeras capturas las imágenes se mostraban con poco contraste y colores algo apagados. Algo que luego, una vez visualizado en un ordenador, dejaba claro que las fotografías sí cuentan con unos colores y tonos mucho más reales. Eso sí, su tamaño se mantiene en 3 pulgadas, aunque no tiene tampoco capacidad táctil.

Por cierto, aunque no es que sea algo grave, pero al tener la pantalla completamente inclinada esos 180º no podemos tener acceso cómo al botón de grabación de vídeo o el de activar el flash. Un detalle menor pero que había que mencionar.

Y por último, cabe destacar que en conjunto con el modo encuadre automático del objeto, podemos obtener una fotografía ya recortada, centrada en los rostros o motivos principales.

Conectividad: Wi-Fi y NFC

Sony A5000 NFC

A pesar de su sencillez, la Sony A5000 no renuncia a disponer de una conectividad inalámbrica propia de modelos más sofisticados. Es una apuesta del fabricante que no entiende que se quiera prescindir de poder conectar la cámara a un smartphone o tablet en los tiempos que corren. Es todo un acierto y, como viene siendo habitual, funciona muy bien a través de su aplicación PlayMemories para Android e iOS.

Sony A5000 wifi

Por supuesto, también abre las posibilidades de los usuarios que quieran ampliar las capacidades de la cámara a través de las aplicaciones que se ofrecen, algunas de ellas de pago. En cualquier caso, resulta muy práctico conectar al móvil para enviar o compartir las imágenes al instante. Está bien pensado mantener esta conectividad unido al hecho de tener una pantalla apropiada para los selfies. Así nadie se queda sin su copia de la imagen al instante (recordemos que también tiene conectividad NFC).

Enfoque y velocidad

Sony A5000 tarjeta

El enfoque es una de las grandes armas de los modelos superiores, ya sea la A6000 como la propia familia A7. Y aquí, tampoco decepciona aunque se aprecia claramente que no está al mismo nivel. Es un enfoque por detección de contraste con 25 puntos de AF suficiente para las situaciones más comunes y muy competitivo con cámaras de su categoría.

En cuanto a velocidad, a pesar de contar con el procesador Bionz X, lo cierto es que se encuentra reducido a sólo 2,5 fps (3,5 fps en modo de prioridad a la velocidad). No es para decepcionarse, sólo para tener en cuenta que no es una cámara concebida para ser exigentes en escenas de acción. La mayoría de sus potenciales usuarios no echarán mucho en falta contar una velocidad de ráfaga mucho mayor.

Rendimiento de la Sony A5000

Sony_A5000 paisaje

A pesar de su sencillez de manejo y diseño compacto, claramente dirigido a los que quieran dar el salto de una compacta al uso a una cámara con mayores prestaciones sin renunciar al tamaño, en la A5000 ofrece, no lo olvidemos, un sensor APS-C de 20,1 megapíxeles y un rendimiento como cabe esperar de Sony con sus últimos modelos. Y ojo también al procesador Bionz X con el que forma un conjunto potente y muy resolutivo.

De hecho, al principio por la ligereza de la cámara y la escasa resolución de la pantalla, no parecen que los resultados pudieran estar a la altura. Cualquier duda queda despejada al revelar los archivos RAW o visualizar los JPEG en pantalla grande. La reproducción de color y el rango dinámico es muy bueno, aunque sí apreciamos un ligero escalón por debajo de la A6000 (algo más apreciable al haberla analizado justo antes que esta A5000).

Sony_A5000 a 1600 ISO
Sony A5000 a 1600 ISO

Eso sí, es recomendable desactivar los modos Auto HDR, Optimización del Rango Dinámico o la reducción de ruido cuando se trabaja con archivos JPEG, porque el procesado nos ha parecido excesivo y quedan imágenes poco nítidas. Basta con desactivar estos modos automáticos y encontraremos el máximo rendimiento para un post-procesado más adecuado.

Se obtienen imágenes limpias de ruido hasta 1600 ISO sin problemas

En cuanto al ruido, la A5000 permite alcanzar hasta 16.000 ISO, un valor más que notable, aunque poco práctico en líneas generales. Podemos obtener imágenes muy limpias y sin apenas muestras de ruina hasta 1.600 ISO (¿y si hubieran mantenido un sensor de 16 megapíxeles?). Podemos llegar hasta 6.400 ISO aunque ya se aprecie claramente el ruido y siempre podemos seguir subiendo hasta el máximo, aunque como se aprecia en las imágenes sólo para casos puntuales donde no nos importe la pérdida de calidad en favor de captar un momento.

Sony_A5000 a 16000 ISO
Sony A5000 a 16000 ISO

Y en cuanto al vídeo, sólo mencionar que también responde con solvencia, aunque entrando en detalle se queda con 1080p/60i y no 60p, pero más que suficiente para pequeños vídeos domésticos sin muchas pretensiones.

Sony A5000, la opinión de Xataka Foto

sony a5000 sensor

La A5000 es una cámara muy polivalente que tiene en su sencillez y ligereza su mayor virtud. Es pequeña, pesa poco y con el 16-50 tendremos un buen equipo para casi cualquier situación (cabe destacar la buena autonomía de la batería).

Se le puede echar en falta una mejor respuesta en el enfoque, velocidad de ráfaga o una pantalla de mayor calidad, pero en general, nos ha parecido una cámara muy bien equilibrada en cuanto a la relación calidad precio.

Siendo un modelo reciente, que no supere los 499 euros ya la sitúa como una opción interesante para todos aquellos que busquen una cámara más potente que una compacta habitual y con la polivalencia que ofrece el hecho de su montura y acoplar distintos objetivos.

Sin renunciar a la conectividad Wi-Fi y NFC junto con una pantalla inclinable hasta 180 grados la A5000 resulta muy fácil en su manejo y está muy bien pensada y diseñada para el uso de hoy día.

La nota de la Sony A5000 en Xataka Foto

7.7

Características8
Diseño y ergonomía8.5
Controles e interfaz 7.5
Rendimiento 7
Calidad de imagen7.5

A favor

  • Tamaño y peso reducidos
  • Calidad de imagen
  • Conectividad Wi-Fi y NFC
  • Pantalla inclinable hasta 180º
  • Autonomía de la batería

En contra

  • Pantalla de relativa baja calidad
  • Escasa velocidad de ráfaga
  • El objetivo del kit no saca todo el partido al sensor
  • Pocos controles y sin poder personalizarlos
  • Grabación de vídeo a 1080/60i y no 60p

En Xataka Foto | Sony A6, análisis

La cámara ha sido cedida para el análisis por parte de Sony. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio