Compartir
Publicidad
Sony A7R III, análisis: sustancial mejora para una cámara polivalente y de calidad sobresaliente
Análisis y pruebas

Sony A7R III, análisis: sustancial mejora para una cámara polivalente y de calidad sobresaliente

Publicidad
Publicidad

Nota de Xataka Foto

La Sony A7R II fue todo un éxito para Sony. Fue una cámara que supuso un importante paso adelante del fabricante para acercarse y mostrar su enorme potencial para atraer a profesionales y entusiastas. Mejorarla en su siguiente generación, la Sony A7R III no era tarea fácil aunque podían haberse limitado a aumentar y actualizar algunos aspectos (como ya adelantamos en la toma de contacto).

Pero no ha sido así. Sony ha puesto todo su empeño para lograr que la Sony A7R III sea una cámara muy seria y a tener en cuenta por su gran polivalencia (reportaje, naturaleza, acción, estudio…) y con una calidad de imagen sobresaliente. Superando aquí a la generación anterior, pero también lo logra en un puñado de especificaciones que bien merecen comentario en nuestro análisis tras unos días de prueba.

En el catálogo del fabricante japonés encontramos a la Sony A9 como el buque insignia, pero realmente es una cámara con especificaciones muy concretas que la hacen más idónea para un campo determinado: la acción, deportes y naturaleza. Mientras que la A7R III bien podría considerarse la cámara de referencia por contener la última tecnología, gran potencia, múltiples prestaciones al máximo nivel y una calidad de imagen deslumbrante.

Sony A7R M3, principales características

Sonya7rm3 Dsc06754

Las mejoras con respecto a la A7R II son más de las que esperábamos, así que conviene repasarlas en esta tabla comparativa:

Sony A7R III

Sony A7R II

Sensor

Sensor CMOS Exmor R de fotograma completo de 35 mm (35,9 x 24 mm)

Sensor CMOS Exmor R de fotograma completo de 35 mm (35,9 x 24 mm)

Resolución

42,4 megapíxeles

42,4 megapíxeles

Procesador

BIONZ X (1,8 veces más rápido)

BIONZ X

Sensibilidad ISO

100 - 32.000 (ampliable a 50 - 102.400)

100 - 25.600 (ampliable a 50 - 102.400)

Velocidad disparo

10 fps (max. 76 fotos)

5 fps (max. 37 fotos)

Enfoque

399 puntos (enfoque automático con detección de fases) / 425 puntos (enfoque automático con detección de contraste)

399 puntos (enfoque automático con detección de fases) / 25 puntos (enfoque automático con detección de contraste)

Visor

OLED XGA de 1,3 cm y 3.686.400 puntos

OLED XGA de 1,3 cm y 2.359.296 puntos

Pantalla

Tamaño 3", Resolución 1,44 millones de puntos, táctil y abatible

Tamaño 3", Resolución 1,22 millones de puntos, táctil y abatible

Estabilizador

5 ejes (efecto de compensación de hasta 5,5 pasos)

5 ejes (efecto de compensación de hasta 4,5 pasos)

Vídeo

Resolución UHD 4K (3840 x 2160) 30p 100 Mbps

AVCHD 3840 x 2160 25p, 60 Mbps

Almacenamiento

Doble ranura: SD (compatible UHS-II) y SD/MS

1 SD/MS

Batería

NP-FZ100 hasta 530/ 650 disparos (visor/ LCD) aprox.

NP-FW50 hasta 290/ 349 disparos (visor/ LCD) aprox.

Dimensiones

126.9 mm x 95.6 mm x 73.7 mm

126.9 mm x 95.6 mm x 60.3 mm

Peso (gramos)

657 (con batería y tarjeta)

625 (con batería y tarjeta)

Precio (euros)

3.500€

2.700€

Diseño y ergonomía

Sonya7rm3 Dsc06755

Encontramos un aspecto ya reconocible en la serie A7 de Sony, pero con cada nueva versión se aprecian mejoras, como si estuvieran en el camino de conseguir una ergonomía y diseño más destacados. Recordemos que este ha sido siempre uno de los campos con mayor margen de mejora, al menos en algunos detalles importantes.

Sonya7rm3 Dsc06756

Es bienvenida la reubicación de botones, ahora con más opciones de personalización, así como en la interfaz

Lo que encontramos un ligero cambio con respecto a la A7R II y muy cerca de la A9. Esto es buena cosa, porque significa que se han esforzado por mejorar más allá de reubicar algún botón. En primer término por su ligero aumento de tamaño (grosor), ganando algunos milímetros, para mejorar agarre (sigue siendo mejorable para manos grandes) y reubicar controles. Donde mejor lo vemos es en su parte trasera, que ahora es mucho más similar a la A9.

Sonya7rm3 Dsc06761

Entre esos detalles destacables son los cuatro botones personalizables, producto de conseguir una mejora en el manejo y capacidad de lograr la máxima comodidad del fotógrafo. Sus menús también se han mejorado con la opción de reunir los principales en un modo personalizado que evita navegar por la infinidad de opciones de la interfaz. Con todo ello ganamos en facilidad de manejo unido a la capacidad táctil (también mejorada ahora con menos retardo), especialmente útil para elegir el punto de AF, entre otras opciones. Pero ahora también podemos, fácilmente, bloquear imágenes para evitar borrarlas o añadirle estrellas (que luego con software como Lightroom o Bridge se reconocen).

Sonya7rm3 Dsc06757

Punto aparte merece la mención al nuevo botón multiselector, tipo joystick, que hace mucho más cómodo el manejo de algunas opciones (lo alabarán los que más gustan de seleccionar el punto de enfoque rápidamente). Eso sí, dentro del diseño global no nos ha parecido un botón muy consistente, algo duro en algunos casos y con un acabado mejorable. Es algo endeble en comparación con resto de botones para una cámara sólida y sellada como esta.

Cuenta con doble ranura de tarjetas, algo que se echaba mucho en falta en la A7R II

También encontramos la opción de doble ranura de tarjetas, esto es un gran paso adelante para ser mucho más versátil y acoplarse al modo de trabajar de los más exigentes profesionales y entusiastas. Eso sí, no terminamos de entender porque las dos no son compatibles con el formato UHS-II.

Visor y autonomía: mejoras notables

El visor es otro aspecto que hay que destacar de forma sobresaliente. Sigue teniendo el mismo tamaño, que ya es bastante considerable, pero es que además ahora posee una mayor resolución (llegando ahasta 3,69 millones de puntos con tecnología OLED). Esto se nota y hay que valorarlo porque lo hace realmente fantástico para trabajar muchas horas, pero en donde ha logrado una mejora aún más destacada es el el brillo, no es fácil de medir, pero parece que dobla el brillo del visor de la A7R II. Para convertirse en uno de los mejores visores electrónicos del mercado (si no el mejor, esto ya es cuestión de gustos, pero es innegable su altísima calidad).

Sonya7rm3 Dsc06763

Podemos afirmar que incorpora uno de los mejores visores electrónicos del mercado

En cuanto a la autonomía se ha optado un nuevo modelo de batería que promete, según especificaciones, duplicar la autonomía con respecto al modelo anterior. Y se nota. También es algo más grande lo que significa aliviar de forma notable una carencia esencial que tenía la A7R II. Siendo una cámara de grandes ambiciones necesitaba una batería a su altura. Por no olvidar que también tenemos la opción como accesorio de empuñadura que permite doble batería, siendo la misma que para la A9 (de ahí una de las claves en su ligero rediseño del cuerpo para asemejarse más a la A9).

Nuevo modo de disparo múltiple con Pixel Shift

Esta incorporación llega para competir con otros modelos avanzados en lo que parece una tendencia creciente. Aprovechando el desplazamiento del sensor con el sistema de estabilización permite una captura múltiple, desplazando el sensor en un píxel por cada cuatro exposiciones. El resultado es una mejora de la nitidez, pero por contra su usabilidad no es que sea muy potente (tiene un notable retraso entre cada captura, con lo que pare escenas que no sean totalmente estáticas no resulta muy efectivo), frente otros fabricantes que llevan añadiendo esta posibilidad desde hace tiempo con resultados muy probados (hablamos de Olympus o Panasonic entre otros). Con todo, es bienvenida (fantástica nitidez para escenas completamente estáticas) pero con margen de mejora, aunque requiere de software específico para procesarlas (Imaging Edge).

Sony A7R III: nuevo sistema de enfoque y rendimiento

Sonya7rm3 Dsc06770

El nuevo sistema de enfoque mejorado gana mucho en escenas de poca luz y con el modo de seguimiento

Al incorporar un nuevo sensor, el sistema de autoenfoque también se ha mejorado aprovechando la última tecnología y agregando puntos. Encontramos la combinación de un sistema de detección de fase híbrida con 399 puntos junto con un sistema de autoenfoque por contraste que sube hasta los 425 puntos disponibles. Esto se traduce en una mejora muy notable a nivel general, especialmente claro en escenas con muy poca luz donde con los modelos más avanzados de objetivos se debe apreciar mejor que con los más sencillos. Además y principalmente, en el sistema de enfoque por seguimiento que mejora y mucho en esta ocasión.

No podemos tampoco olvidarnos porque nos ha sorprendido el sistema de prioridad de enfoque a la cara. Cuando se activa esta opción la cámara consigue unos resultados fantásticos clavando el foco y haciendo difícil perder un rostro bien enfocado aunque el sujeto (o nosotros con la cámara) esté en movimiento.

Sony ya demostró su enorme capacidad de conseguir un sistema de enfoque automático muy avanzado con la A9. Ahora en este modelo las opciones se asemejan mucho y consigue marcar una distancia notable con respecto a la generación anterior.

Ahora es más veloz: 10 fps y hasta 28 RAWs consecutivos o hasta 76 en JPEG

Gracias también a las mejoras en potencia y con las opciones de doble ranura, ahora podemos conseguir un flujo de trabajo en ráfagas mejorado. Tanto como para, sobre el papel, ofrecer el doble de velocidad de disparo, pasando de 5 fps hasta la nada desdeñable cifra de 10 fps. Y detallando, pues permite hasta 28 RAWs consecutivos o hasta 76 en JPEG.

Si disparamos archivos RAW sin compresión es capaz de guardar, en una tarjeta de máxima velocidad, hasta 30 archivos en solo 4 segundos. Y, lo mejor, es que mientras el buffer trabaja almacenando las imágenes, tenemos acceso a seguir trabajando con la cámara, con algunas opciones disponibles (no todas). Esto, es especialmente clave para los más exigentes en escenas de acción o deportes.

Aunque ya sabemos que la A9 aquí es la reina de la velocidad, tampoco resuelve mal esta A7R III estas situaciones para una gran parte de fotógrafos que necesiten ocasionalmente esta potencia y velocidad.

Por cierto, encontramos el modo silencioso que a muchos no les resultará útil en su día a día, pero si lo necesitamos es simplemente efectivo. Silencio absoluto a la hora de disparar. Tanto que al disparar en escenas fáciles con buena luz, debido a la alta tasa de refresco del visor o de la pantalla, cuesta saber si la foto ha sido realmente capturada. Genera dudas por su alta efectividad. Pero sí, la foto sí ha sido capturada. Una vez acostumbrado podemos lograr la discreción total a la hora de trabajar con ella, especialmente útil para reportajes en lugares donde el sigilo el fotógrafo es muy importante o cuando realmente queramos capturar una fotografía sin despertar la más mínima sospecha.

Calidad de imagen

Sonya7rm3 Xtf02524 Sony A7R III + FE 24-70 mm F2.8 @ 1/320s; f/2.8; ISO 100

Aquí no esperábamos grandes sorpresas. Ya sabíamos que la A7R II lograba unos resultados muy notables con su alta resolución, por lo que un sensor más avanzado, junto mayor potencia y sistema de enfoque mejorado tenía que otorgar una calidad de imagen aún mejor. Siempre con matices y teniendo en cuenta que si lo sacamos de un laboratorio con pruebas, es decir, nos la llevamos al terreno de trabajo del día a día, resulta difícil apreciar un margen de mejora excesivo en cuanto a capacidad de detalle con respecto a la A7R II. En todo caso, los resultados que nos entrega esta A7R III son sensacionales, al nivel (o incluso por encima en determinados escenas y combinaciones de objetivos) de los competidores.

Sonya7rm3 Dsc02906 Sony A7R III + FE 24-105 mm F4 @ 1/400s; f/11; ISO 100

Donde se aprecia mejora es, sin duda, en los archivos JPEG. Ahora el color es más real, aunque siguen siendo excesivamente saturados. Muy bien en nitidez, con detalle fantástico. Y, como apreciación, aunque desactivemos el sistema de reducción de ruido, cuando disparamos en alta sensibilidad se sigue apreciando un nivel de ruido que parece haber sufrido reducción a pesar de todo.

Sonya7rm3 Dsc02668 Sony A7R III + FE 24-70 mm F2.8 @ 1/320s; f/2.8; ISO 100

El balance de blancos automático también se apunta como mejora en el listado de Sony, aunque no nos parece que sea tan reseñable y está algo por debajo de modelos de la competencia.

Sonya7rm3 Xtf02550 Sony A7R III + FE 24-105 mm F4 @ 1/400s; f/11; ISO 100

Los archivos RAW que nos entrega pueden ser sin compresión, a costa de necesitar alta capacidad de tarjeta y posterior disco duro (no es algo baladí) o con compresión, lo que alivia un poco este aspecto. Aunque entendemos que sin compresión seguro que en algunas escenas concretas ofrecerá mejor resultado, lo cierto es que en las pruebas apenas hemos encontrado diferencia entre ambos, por lo que queda a libre elección de cada uno según cada necesidad.

Sonya7rm3 Xtf02599 Sony A7R III + FE 24-70 mm F2.8 @ 1/20s; f/3.5; ISO 6.400
Sonya7rm3 02849 Sony A7R III + FE 24-70 mm F2.8 @ 1/100s; f/2.8; ISO 12.800

En lo que respecta a la sensibilidad, cabe apuntar que el nuevo modelo permite subir a un valor más alto, pero en la práctica, y según nuestra apreciación, a 3.200 ISO se empieza a notar el ruido aunque las imágenes aún conservan una excelente calidad. Es a partir de 12.800 ISO cuando se nota la pérdida de detalle y un ruido más molesto. Los valores superiores no los encontramos prácticos si buscamos la máxima calidad.

Estabilizador de cinco ejes y vídeo

El vídeo es otra de las mejoras que trae esta tercera generación. Con resolución UHD 4K a tamaño completo del sensor o con el habitual modo Super 35 mm de Sony (como si grabamos con una APS-C), que funciona especialmente bien. Podemos grabar a 1080 p a 120p con opción de grabación a 24 o 30p.

En combinación con las opciones personalizables, la alta velocidad de transmisión de los archivos, el nuevo sistema de AF y su mejorada capacidad táctil, se ha ganado mucho en usabilidad a la hora de la grabación en vídeo. Además, no olvidemos el mejorado sistema de estabilización de cinco ejes que resulta especialmente aprovechable para las grabaciones de vídeo.

Sony FE 24-105 mm F4 G OSS

Sonya7rm3 Dsc06772

Este zoom de amplio rango focal fue presentado hace unos meses y hemos podido probarlo junto con esta A7R III, así como con el FE 24-70 mm F2.8 (que ya nos cautivó junto con la A9). La conclusión es que se trata de un zoom tremendamente versátil y que, aunque también cuenta con sistema integrado de estabilización, éste es compatible con el sistema que integra el cuerpo. En resumen, que se pueden usar ambos conjuntamente y que se complementan. Realmente es una gozada poder disparar a 105 mm a pulso con velocidades inusualmente bajas y no apreciar trepidación (si somos de los que tenemos buen pulso).

Sonya7rm3 Dsc02895 Sony A7R III + FE 24-105 mm F4 @ 24 mm; 1/320s; f/11; ISO 100
Sonya7rm3 Dsc02896 Sony A7R III + FE 24-105 mm F4 @ 105 mm; 1/320s; f/11; ISO 100

Pero más allá de este detalle de uso, los resultados nos han gustado en líneas generales. No es de la gama más alta (aunque supera los mil euros), por lo que a muchos les puede interesar como perfecto compañero de la A7R III por su versatilidad y precio competitivo. Tiene un tamaño comedido, como vemos incluso más pequeño que el 24-70 mm, con un peso de 633 g, y aunque su acabado no es de gran calidad, no se puede desdeñar su buen acabado. No se especifica si está sellado pero parece que bien podría desenvolverse en situaciones complicadas porque las juntas de sellado son de calidad.

En cuanto a resultados, se aprecia ligera distorsión en su focal más angular (aunque fácilmente corregible si disparamos en JPEG), con ligero viñeteo. Y nos ha sorprendido su buen resultado al disparar a luces frontales, con reflejos bien controlados, al igual que las aberraciones cromáticas.

Sonya7rm3 Dsc02897 Sony A7R III + FE 24-105 mm F4 @ 1/250s; f/11; ISO 100

Este polivalente zoom es una gran combinación para la A7R III (y también A7R II y A7 II)

La conclusión que extraemos con este objetivo es que una gran combinación para la A7R III (y también A7R II y A7 II) para quien no quiera el gran desembolso de las ópticas superiores, pero que le permita sacar gran partido al sensor, que ofrezca buenos resultados globales aunque tengamos que renunciar a una calidad de construcción superior o, por supuesto, una mayor luminosidad. Nos parece muy bien equilibrado y muy versátil. Eso sí, en nitidez o en el apreciado bokeh está un escalón por debajo del FE 24-70 mm F2.8 con el que hemos podido compararlo en algunas escenas.

Sonya7rm3 Dsc02899 Sony A7R III + FE 24-105 mm F4 @ 1/800s; f/8; ISO 100
Sonya7rm3 Dsc02931 Sony A7R III + FE 24-105 mm F4 @ 1/320s; f/4; ISO 100

En Flickr | Galería a toda resolución

Sony A7R III, la opinión de Xataka Foto

Sonya7rm3 Dsc06779

Como hemos visto la renovación con respecto al modelo anterior es muy destacada y completa. Sony había logrado despertar mucho interés por su buen hacer y ahora ha sabido escuchar y añadir mejoras muy sustanciales. Así es como más nos gusta que lleguen las renovaciones de modelos de una gama, con muchos argumentos sobre el papel pero que son realmente notables y efectivos en la práctica. Sony ha completado con la A7R III un modelo potente, con una altísima calidad y una enorme polivalencia.

El sensor de alta resolución cumple con una calidad magnífica

Con permiso de la A9 estamos ante la cámara sin espejo de ópticas intercambiables más ambiciosa. El sensor de alta resolución cumple con una calidad magnífica que realmente sorprende y con el que tiene pocos rivales que le hagan sombra, si es que lo consiguen en algún aspecto. Pero además, ahora incorpora un sistema de enfoque mejorado, veloz y efectivo. Más potencia y velocidad (aunque dejando algún escalón por completar para llegar a la A9 que está por encima en este aspecto), nueva batería muy bienvenida, un fantástico visor, doble ranura, ahora con conectividad Bluetooth… tanto que se hace difícil elegir entre ella y la A9, aunque sean modelos diferentes.

Solo si nuestro campo de trabajo es el deporte o las escenas de acción es cuando la A9 se justifica frente a la A7R III que es un modelo muy completo, que se desenvuelve muy bien casi en cualquier escenario. Eso sí, esta completa renovación viene acompañada de un incremento de precio (hasta 500 euros si comparamos los precios de salida de ambos modelos, aunque ahora la diferencia es aún mayor), que seguro no gustará a los que esperaban esta renovación o los que aún dudan de pasarse al sistema de Sony.

La nota de la Sony A7R III en Xataka Foto

8.9

Características9
Diseño y ergonomía8.5
Controles e interfaz8.5
Rendimiento9
Calidad de imagen9.5

A favor

  • Sistema AF muy mejorado
  • Excelente visor electrónico
  • Buenas opciones de vídeo y con 4K
  • Calidad de imagen global
  • Velocidad de disparo y buffer

En contra

  • Solo una de las ranuras SD soporta UHS-II
  • Balance de blancos automático mejorable
  • Modo captura múltiple con Pixel Shift es mejorable
  • Botón multiselector algo endeble y difícil manejar con guantes o dedos grandes

La cámara ha sido cedida para el análisis por parte de Sony España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos