Compartir
Publicidad

Sony SAL 50 mm f1.4, análisis

Sony SAL 50 mm f1.4, análisis
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Sony SAL 50 mm f1.4 es el objetivo más luminoso y reciente del catálogo de Sony (con esta focal). Una delicia para los que necesitan hacer fotos en situaciones de poca luz, o buscan desenfoques espectaculares. Lo adquirí hace menos de un año, y desde entonces no ha faltado nunca en mi mochila.

Este objetivo es válido para las monturas Minolta y toda la serie alpha de Sony.

Especificaciones técnicas:

Han pasado muchos años hasta que ha aparecido un sustituto del último Minolta RS 50 mm f1.4. Quizás, cuando un objetivo da buenos resultados, no se necesitan recambios, y quizás por eso hasta que Sony no entró en el mercado de las reflex comprando Minolta, no se decidieron a actualizar dicha versión.

Se trata de un objetivo de focal fija de 50 mm totalmente compatible con las cámaras de formato completo, como la nueva sony alpha 900. En APS-C sería equivalente a usar un 75 mm. Consta de 7 lentes en 6 grupos, con un diafragma de 7 palas. Esto hace que las formas en los desenfoques sean redondeadas y de muy buena calidad. Con abertura máxima de diafragma de f1.4 y una mínima de f22.

La distancia mínima de enfoque está en los 45 cms, de sobra para el uso general que se le suele dar a este tipo de objetivos. Destinados en muchos casos a retratos y fotografía callejera.

El diámetro del filtro es de 55 mm, algo mayor que los 49 mm de los antiguos Minoltas de los años 80, aunque los modelos RS que salieron a principios de los 90, ya disponían de ese diámetro.

Su peso de 220 gramos, lo hace excelente para cualquier tipo de fotografía en la que prime la rapidez y agilidad. Es cómodo de transportar y muy discreto. Sus dimensiones son de 65,5 × 43 mm.

Lo mejor del objetivo:

  • La luminosidad. Con una abertura máxima de diafragma de f1.4 se pone a la cabeza de los objetivos más luminosos que existen ahora mismo para las monturas Sony/Minolta.
  • El desenfoque. Gracias a los nuevos elementos con los que se ha construido, produce un suave y bonito bokeh. Sin duda alguna, uno de los grandes atractivos de este tipo de objetivos.
  • Nitidez. A pesar de no ser un objetivo de construcción profesional, su calidad es más que satisfactoria, consiguiendo una definición realmente elevada con cualquier tipo de abertura. Incluso disparando a f1.4 la nitidez se deja notar.
  • Su focal. Un 50 mm ya sea en APS-C o en FF, es una focal intermedia que gusta mucho por su versatilidad ante cualquier tipo de reto fotográfico.
  • Su tamaño. Como era de esperar en un objetivo 50 mm de focal fija, su tamaño es muy reducido, al igual que su peso, y lo hace perfectamente válido para cualquier tipo de situación.

Lo peor del objetivo:

  • Los materiales. El objetivo goza de buen tacto, pero demasiado plasticoso. Cuando has probado los antigüos Minolta, se echa en falta la robustez de sus materiales metálicos, y quizás el mayor peso. Aunque esto último tiene sus pros y sus contras. Ahora mismo prefiero ligereza, y en eso gana de goleada.
  • El enfoque. En AF y con poca luz le cuesta enfocar. Aunque debemos tener en cuenta que el motor de enfoque de las Sony se encuentra en el cuerpo de la cámara, con lo que no dependerá sólo del objetivo, aparte de que enfocar con aberturas de f1.4 hasta f2 es bastante complicado.

¿Me interesa?:

El objetivo ofrece todo lo que se le puede pedir a una focal de este tipo: luminosidad, un tamaño pequeño, ligero y con buenos desenfoques. Si a esto le añadimos que se puede encontrar nuevo por menos de 400 euros, poco más habría que añadir.

Una focal de 50 mm es obligatoria en cualquier mochila, independientemente del tipo de foto que te guste hacer. Me parecen los objetivos más versátiles que se pueden usar en una reflex, y por eso, nunca me desprendo de él.

Aparte de que no es sólo útil en situaciones de poca iluminación, sino que en aperturas pequeñas, como pueden ser una f9, el objetivo ofrece una nitidez muy buena.

Opciones alternativas a este objetivo:

Minolta 50 mm f1.4 y f1.7. Son objetivos del año 86 y compatibles con las nuevas monturas Sony. Por el tipo de componentes en su construcción, producen formas hexagonales en los bokeh, y esto quizás sea una pega bastante importante.

Tienen como ventaja, que ahora mismo se pueden encontrar por menos de 100 euros el f1.7 y por poco más de 100 euros el f1.4

Aún siendo una buena opción por el precio, me parecen unos objetivos excesivamente antiguos, y que muy probablemente a estas alturas puedan tener problemas de enfoque, como el famoso frontfocus o backfocus.

Ejemplo de desenfoque con formas hexagonales, usando un Minolta 50 mm f1.4

Minolta RS 50 mm f1.4 y f1.7. La mejor opción si no podemos hacernos con el nuevo Sony. Su construcción es lo más similar al último 50 mm de Sony. Producen desenfoques con bordes redondeados. La única pega, es que son objetivos también algo antiguos, ya que su construcción data de principios de los 90, y comparándolos con el 2006, que es la fecha de salida del Sony, hay un serio handicap a tener en cuenta.

Este tipo de objetivos sólo es posible conseguirlos en secciones de compra-venta de algunos foros. El único lugar con más probabilidades de conseguir uno, es en el foro de minoltaspain. Aunque las versiones RS son bastante complicadas de encontrar, el Minolta 50 mm f1.7 se encuentra con suma facilidad.

Aquí podeis ver la diferencia con respecto a los Minolta del 86, ahora el bokeh produce formas redondeadas. La foto fue hecha con el Sony.

Sony 35mm f/1.4 G-Series Standard Lens. Objetivo de la serie profesional de Sony. Una mejor calidad en materiales y construcción que el Sony SAL 50 mm f1.4, una menor distancia de enfoque, y una focal que en APS-C se convierte en unos 50 mm. Su inconveniente principal es el precio, suele rondar los 1000 euros.

Conclusión:

Creo que ha quedado bastante claro, pero por si no fuera así, no me queda más remedio que recomendaros este fantástico objetivo. No llega a 3 años desde que salió al mercado, se puede encontrar por un precio realmente atractivo, y su nitidez y luminosidad hacen de él, un imprescindible en cualquier mochila.

En ebay, si teneis suerte, podréis encontrarlo por poco más de 300 euros, nuevo. Mientras que en foros de segunda mano, rara vez vereis uno a la venta (yo aún no he visto ninguno).

Fotos | Herzeleyd

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio