Compartir
Publicidad
Trípode Vanguard VEO 2 GO,  análisis: para fotógrafos viajeros que necesiten ligereza y tamaño compacto
Análisis y pruebas

Trípode Vanguard VEO 2 GO, análisis: para fotógrafos viajeros que necesiten ligereza y tamaño compacto

HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

Al igual que con la última familia de mochilas de Vanguard, este fabricante también, presentó hace unas semanas, una nueva gama actualizada de sus trípodes viajeros, los VEO 2 GO. Siguen la misma máxima con trípodes pensados para fotógrafos viajeros, donde la ligereza y el tamaño compacto son sus principales reclamos.

La familia es amplia en modelos, hasta ocho podemos encontrar, unos con acabado en aluminio y otros en fibra de carbono. Y todos cuentan con un sistema de cierre invertido que, una vez completamente plegados, quedan en un tamaño realmente compacto. Tanto como para llevar en una mochila. Las patas cuentan con sistema de cierre giratorio y todos ellos están pensados también para usarse con cámaras ligeras, ya sean mirrorless o bien réflex pequeñas. Hemos tenido la oportunidad de probar el modelo 235 CB, uno de los modelos intermedios fabricado con fibra de carbono.

Vanguard VEO GO 2 235CB

Vanguard VEO 2 GO: realmente compacto y muy ligero

Vanguard VEO GO 2 235CB

Una de sus claves es el curioso sistema de cierre invertido

Sin duda, se trata de un trípode muy compacto. Es su principal característica, la que lo define y es lo que más llama la atención cuando lo tenemos en la mano. Una de sus claves es el curioso sistema de cierre invertido, donde las patas pueden darse totalmente la vuelta para que la rótula quede en la parte inferior, más protegida y resulte más compacto el conjunto.

Plegado es muy pequeño e ideal para aquellos que no usan más el trípode precisamente por el incordio de tener que cargar con él. Este modelo rompe esa idea para darnos la enorme comodidad de su tamaño. También de su ligereza, todos los modelos de esta nueva familia cuentan con poco peso y el que hemos probado, en fibra de carbono, deja patente que también cumple a la perfección.

Una vez colocado en la mochila, no notas ningún lastre. Si conseguimos fijarlo bien, directamente nos olvidamos de que llevamos un trípode en la espalda. Pero está ahí para en cuanto lo necesitemos. Su principal aportación es esa y la cumple a la perfección.

Uso y resistencia

Vanguard VEO GO 2 235CB

Este modelo 235 CB cuenta con patas plegables en cinco secciones (la columna en dos secciones) y una rótula de bola con control de fricción. Las patas se pueden abrir en diferentes ángulos según la necesidad (21°, 50° y 80°) y se despliegan con el sistema de giro, que funciona bien, aunque es cierto que puede resultar algo más lento y engorroso que otros sistemas. Si no lo hemos probado nunca, a veces tendemos a apretar en exceso cada sección, pero realmente con el anillo de goma, es fácil abrir y ajustar bien el cierre, con comodidad. Como apuntamos, este modelo cuenta con cinco secciones y permite alcanzar hasta 141 cm de altura máxima cuando está completamente desplegado.

Vanguard VEO GO 2 235CB

Las puntas de las patas cuentan con una goma antideslizante que puede no parecer muy fiable, pero que cumple correctamente su función en los terrenos que hemos probado (cemento, tierra, hierba…). Quizás en terrenos menos firmes se eche en falta puntas metálicas para obtener mayor fijación, pero en todos los modelos de esta serie vienen incluidos, junto con la bolsa de transporte y llave allen (menos en el modelo 204, que no incluye estas patas).

La rótula es compacta pero resistente y efectiva. Capaz de soportar y accionarse cómodamente con una cámara ligera, que es para lo que está pensado (soporta hasta 4 kg), pero creemos que también podría desempeñar perfectamente su función con cámaras algo más pesadas, ya que su construcción y acabado es de calidad.

Vanguard VEO GO 2 235CB

Posee tres controles independientes, uno para bloquear la rótula, otro para el “paneo” y el último es el de control de fricción que nos da seguridad adicional para evitar sustos si tenemos los otros no bien apretados. No es el sistema más cómodo ni resistente, pero para un trípode de estas características es más que suficiente.

Cuenta con una correcta relación entre peso y estabilidad

Cuenta con una correcta relación entre peso y estabilidad y, a primera vista puede parecer excesivamente ligero y provocar algún susto, pero es estable a pesar de su delgadez en este sentido, para gran parte de situaciones. Eso sí, no hemos tenido escenarios de viento fuerte donde intuimos necesitar un refuerzo de peso para aumentar estabilidad (el eje principal cuenta con un gancho retráctil para ello si lo necesitamos).

Conclusión

Vanguard VEO GO 2 235CB

Se trata de un trípode donde prima, por encima de todo, su ligereza y tamaño compacto. Es decir, está especialmente y casi únicamente pensado para quien busca un trípode para viajar, para llevar siempre encima. Como segundo trípode para los que no pueden echarlo en falta nunca pero no siempre necesitan uno más completo o grande. Para aquellos que no gustan de cargar con trípode, este modelo rompe el esquema porque no resulta engorroso. Es muy compacto, se puede guardar fácilmente y luego cumple correctamente para un uso no demasiado exigente.

Es completo y estable, aunque hay otras opciones mucho más confiables y seguras en este sentido, pero también más pesadas y robustas. Con todo, los materiales y el acabado es de gran calidad, se nota un trípode duradero, fácil de limpiar y aún más de guardar y transportar (que es lo que justifica su precio oficial de 179,90 euros).

Eso sí, recordemos que es un trípode para cámaras pequeñas, y que en este sentido cumple perfectamente. Ideal para fotógrafos viajeros, no muy exigentes con la robustez y que valoren principalmente llevar un trípode tan liviano que permita llevarlo siempre encima sin molestias.

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de Vanguard España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio