Compartir
Publicidad
Publicidad

El fotógrafo que defendía su marca como un hincha de un equipo de fútbol

El fotógrafo que defendía su marca como un hincha de un equipo de fútbol
Guardar
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchos de los aficionados a la fotografía han dejado de ser "usuarios" de una marca para convertirse en "hinchas" de esa marca, fervientes seguidores que la defenderán frente a las demás. ¿Es que son accionistas? No, pero parece que se han tomado demasiado a pecho eso de ser canonistas, nikonistas, pentaxeros, olympuseros, etc.

Se enorgullecen de pertenecer a esa marca, y de ver que otros la usan. Y si tuvieran un himno, lo cantarían al ver en televisión grupos de fotógrafos profesionales con equipos de su misma marca. Seguro que a alguno hasta se le escapa una lagrimilla a veces...

Todos conocemos la típica estampa del niño al que desde pequeño en su familia le ponen su bufanda del Real Madrid, o le compran la equipación del Barcelona. En el mundo de la fotografía, es similar. Cuando algún incauto pregunta en algún foro qué cámara debe comprarse, hay quien le informa de manera objetiva de las diferentes posibilidades, pero el 95% de la gente le responde recomendándole la cámara que él mismo tiene, o al menos una de la misma marca. ¿Recomendación subjetiva o captación de adeptos?

Nos preocupa que el equipo adversario haga un fichaje estrella de un delantero justo antes de comenzar la liga, mientras nuestro equipo sólo ficha humildemente un portero suplente. En fotografía ocurre lo mismo, o incluso peor. Aunque usemos cámaras de gama baja, los hinchas desean que cada 6 meses su marca lance un último modelo de gama alta que cueste varios miles de euros. Y si esto no ocurre, hasta hay quien se siente decepcionado. Yo lo puedo entender en cuanto a los profesionales que usarán esas cámaras pero... ¿a qué viene esa decepción en fotógrafos aficionados que usan un kit de gama baja?

Y de la decepción se pasa al enfado si en lugar de ese modelo, su marca se centra en sacar un modelo de 400€. Algunos se sienten insultados. "¿No se dan cuenta de que los de tal otra marca ya han sacado el modelo tal? ¿Cuando van a contraatacar?". Lo paradójico de esto es que luego se quejarán de que renueven muy rápido las cámaras, porque la cámara que compró hace un año y medio ya está anticuada.

Cuando comentamos "Mi marca ha sacado este último modelo que es la repera. Los de la marca adversaria deben estar tirándose de los pelos" no nos referimos a los fabricantes, sino a sus hordas de hinchas. Hinchas contra hinchas. Fabuloso.

Ha llegado un momento en que no nos importa en realidad las prestaciones que tenga la cámara. En absoluto. Lo que realmente valoramos es que esas prestaciones, sean las que sean, superen a las del modelo de la competencia, para poder decir con la cabeza bien alta que yo uso la marca de los que han lanzado ese modelo. Y obviamente, poder recordárselo de vez en cuando a mi vecino, que es hincha del contrario.

Nos hemos convertido en los principales agentes de marketing de la marca que usamos. A ver cuando nos damos cuenta: somos clientes, no accionistas. Las marcas de fotografía deberían estar a nuestro servicio, y no al revés. ¡Dejemos a sus responsables de marketing hacer su trabajo, que también tienen que comer!

Fotografías | Paco de Alcaudete

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos