Compartir
Publicidad
Olympus PEN-F, primera toma de contacto
Cámaras digitales

Olympus PEN-F, primera toma de contacto

Publicidad
Publicidad

Ayer se presentó en el cine Phenomena de Barcelona la nueva Olympus PEN-F, la primera PEN de Olympus que pretende ponerse a la altura de las OM-D con un equipo interesantísimo especialmente si tenemos en cuenta el completísimo software que integra. En Xataka Foto tuvimos la ocasión de tener el equipo en las manos y a falta de un análisis en profundidad, la nueva Olympus PEN-F promete dar mucha guerra durante los próximos meses.

Diseño retro para una cámara exquisita

Olympus demostró durante la presentación de esta nueva cámara que es la niña de sus ojos. Es un equipo mimadísimo y eso se nota nada más verla. El diseño es una de las bazas que la firma destaca y es difícil negar que la cámara es bonita si te gusta el diseño de las cámaras clásicas.

Está disponible en dos colores: negro y plata/negro con la empuñadura hecha en plástico rugoso con un tacto de tipo plástico muy interesante. A pesar de que el chasis está construído en aleación de magnesio, desafortunadamente la cámara no está sellada al polvo.

Olympus Pen F Cuatro Tercios Sin Espejo Csc 4

Aunque la ergonomía mejoraría con un grip, Olympus sacrifica este detalle para mantener la línea de diseño que nos ofrece la cámara. A cambio, sí que se recomienda fervientemente el uso de correas para sujetar la cámara.

En cuanto a la disposición de los controles, dos diales y un tercero para la compensación de la exposición hace que lo tengamos todo bajo control. Creo que habría sido todo un acierto hacer que la cruceta fuera también un dial pero

2 millones de puntos a la altura del ojo

El visor electrónico es sencillamente impresionante. Todo está pensado al detalle para esta cámara, y teniendo en cuenta que está hecha especialmente para fotografiar la calle, posicionarlo en el lateral es un acierto.

Se suele insistir en que cuando se fotografía la calle, hay que mantener los dos ojos abiertos: uno en el visor y otro con el que ver lo que pasa más allá del visor. Esto no es posible con un visor central y de hecho es la razón por la que otros modelos como la Fujifilm X-Pro 2 disponen el visor en el lateral. Por este detalle, desde Olympus insistían en que el visor era de 'estilo telemétrico'.

La definición es extremadamente buena, no podría ser menos con 2,36 millones de píxeles en un panel OLED con un 100% de cobertura, por lo que la imagen se ve con la calidad que se le exige. La pantalla, táctil y completamente articulada también se mueve en la misma dirección, con una buenísima resolución y tasa de refresco.

Un sensor 4/3 a la altura de las expectativas

Un diseño cuidado no puede ir acompañado de un hardware mediocre. Olympus incorpora un sensor Live MOS 4/3 (17,8x10mm) acompañado de un procesador TruePic VII ofreciendo una resolución de 20 megapíxeles que en el modo Hi Res. Shot es capaz de hacer un 'stackeo' de fotografías equivalente a 50 megapíxeles.

Olympus Pen F Cuatro Tercios Sin Espejo Csc 3

La nueva Olympus PEN-F incorpora un estabilizador de 5 ejes que aseguran que es capaz de recuperar hasta cinco pasos para evitar a toda costa la trepidación. Esto quiere decir que con un objetivo equivalente a 50mm en full frame podríamos disparar a 1/4 de segundo sin trepidación, suponiendo que 1/125 es la velocidad mínima recomendada para disparar con un objetivo así.

Los mejores filtros creativos del mercado

Es difícil asumir que en una cámara de estas características vengan incluídos los manidísimos 'filtros creativos'. Ojo, no estamos hablando de los filtros que incorporan las cámaras de 50 euros para hacer el moñas con un palo de selfie. En este caso, Olympus ha incorporado cuatro modos de disparo (CRT, ART, COL, MON) entre los que encontramos un modo monocromo. Son filtros creativos completamente personalizables que incorporan curvas, un editor de color, viñeteo o grano.

Es difícil asumir que haya algún tipo de 'filtro creativo' en alguna cámara en el mercado que pueda llegar a resultar útil para alguien que está acostumbrado a realizar trabajos de calidad y quiere tener el control del resultado final editando en Lightroom, Capture One o Photoshop. Sin embargo, dentro de la Olympus PEN-F tenemos muchísimas opciones para configurar la cámara como nosotros queramos.

Olympus Pen F Cuatro Tercios Sin Espejo Csc 5

Para empezar, en cualquiera de los modos creativos, podemos editar las dominantes con una rueda de color moviendo tono y saturación pudiendo realizar estos ajustes incluso en el modo monocromo para jugar con el contraste según el color. Tras eso, disponemos de unas sencillas curvas con las que podemos controlar el contraste además de otras opciones como las ya mencionadas viñetas o el grano.

Puede que no sea gran cosa, pero ninguna otra cámara que yo conozca dispone de este tipo de controles integrados y estos detalles son los que hacen que te enamores de un equipo.

Conclusiones

La única conclusión que puede sacar uno tras tener una cámara así en las manos es que es una auténtica delicia de equipo. Es preciosa, tiene unas prestaciones técnicas muy interesantes y un software dirigido a que juegues con todos los ajustes de la cámara para configurarla de forma muy personal, de forma que no hayan dos Olympus en el mundo que disparen con los mismos ajustes.

La única pega que tiene este equipo es el precio de 1200 euros sólo cuerpo, pero estamos seguros que el tiempo hará bajar el precio de este modelo para que todo el mundo pueda disfrutar de lo muchísimo que tiene que ofrecer la nueva Olympus PEN-F.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos