Compartir
Publicidad
"Ningún partido político ha tenido la suficiente sensibilidad para defender al colectivo de fotógrafos": Tino Soriano, fotógrafo
Entrevistas

"Ningún partido político ha tenido la suficiente sensibilidad para defender al colectivo de fotógrafos": Tino Soriano, fotógrafo

Publicidad
Publicidad

Desde hace unos días estamos viendo en las redes un incremento de las quejas de fotógrafos que ven cómo sus derechos laborales caen en picado a la vez que aumentan los abusos en diferentes ámbitos.

En los últimos meses hemos asistido a la denuncia por parte de los fotógrafos de hechos que evidencian que, en España, cada vez hay menos respeto por la profesión por parte de organizadores de eventos, medios y empresas que pretenden conseguir beneficios a costa del trabajo gratuito, o mal pagado, de fotógrafos.

Una de las denuncias más sonadas fue el plante de 16 fotógrafos en la exposición "La Milla de la Paz", pero los abusos van más allá, como los sumarios juicios a fotoperiodistas "incómodos" que documentan las luchas ciudadanas en la calle.

Hugo Atman Fotógrafo: Hugo Atman

El mes pasado salió a la luz un informe del sindicato CNT titulado "Periodismo en la UVI. Las precarias condiciones de los colaboradores internacionales de medios españoles" en el que se ponen de manifiesto los problemas habituales a los que se enfrentan periodistas, fotoperiodistas y colaboradores de medios y se ofrecen propuestas para mejorar la situación. A falta de publicaciones oficiales de tarifas de los medios comunicación, este informe revela cuales son estas tarifas.

Periodismo en la UVI CNT

Otra de las más activas es la queja que hace El Sindicat de la Imatge UPIFC i CCOO de Catalunya que ha presentado un recurso contencioso administrativo contra la Agencia Catalana de Turismo (ACT) porque, según el sindicato, "tras la imagen de un concurso fotográfico lo que se pretende es conseguir un fondo de imágenes a bajo costo para poder usarla en campañas posteriores sin tener que contratar a fotógrafos".

Desde Xataka Foto hemos querido conocer la postura de la ACT sobre esto pero al cierre de este artículo no hemos recibido ninguna contestación por su parte.

Hemos contactado con Tino Soriano para que nos explique un poco esta iniciativa que ya denunció en su blog bajo el título "Cómo abusar sin pudor de los fotógrafos" y nos de su visión sobre la situación actual.

¿Qué ha pasado con el "famoso" concurso de la "Agencia Catalana de Turismo (ACT)"

Hoy en día, encargando a los propios redactores que tomen fotos, o utilizando el material gratuito que proporcionan esos mismos organismos oficiales, a menudo obtenido por los métodos de baja estofa citados, la calidad de las fotografías ha bajado en picado.

A partir de ahí (del artículo publicado en su blog) tanto el Colegio de Periodistas de Cataluña, que se posicionó en contra; como el sindicato UPIFC que hizo las gestiones pertinentes para paralizar un concurso con una cláusula que rezaba: “la participación en este concurso implica la cesión gratuita y no exclusiva de los derechos patrimoniales de la propiedad intelectual sobre las fotografías de los participantes a favor de la Agencia Catalana de Turismo para su explotación en cualquier formato o soporte, para cualquier sistema, procedimiento o modalidad existente y / o conocida en la actualidad” ejercieron su papel.

Este tipo de abusos es bastante habitual, ¿se trata de la "Marca España" o es habitual en otros países también?

Por desgracia es genuina “Marca España”. Por comentarios que he oído quizás se podrían atribuir algunas prácticas parecidas a Portugal, Grecia e Italia; pero son informaciones no contrastadas. Bastante trabajo tenemos con sobrevivir por el momento en la piel de toro. En la página de Facebook "Stop Cláusulas Abusivas a los fotógrafos" es habitual que los seguidores publiquen avisos contra concursos abusivos como, por ejemplo, este del "1er Concurso Escenarios Inéditos de Almería” o sobre condiciones vergonzosas de contratación (entradas recientes) por parte de empresas que necesitan un fotógrafo.

Por desgracia Ayuntamientos, oficinas de turismo o incluso organismos oficiales suelen ser los primeros que organizan concursos-zanahoria (aportan premios ridículos, sufragados por hoteles o restaurantes locales) y exigen la apropiación de los derechos de las fotografías presentadas al concurso. Recuerdo personalmente el caso de la agencia de turismo de Castilla la Mancha. Cuando nos quejamos nos dijeron lo de siempre, que su gabinete de abogados confirmaba que son medidas legales y aquí se acaba todo.

El problema es que ningún partido político ha tenido la suficiente sensibilidad para defender al colectivo de fotógrafos de esta apropiación de los derechos de autor; de esta artimaña para hacerse con un banco de imágenes por el morro; de un robo a mano armada que consiste en que “tú haces el trabajo y nosotros nos quedamos con los beneficios”… ¡ah! Pero si hay una demanda, el responsable es el fotógrafo. En cuatro líneas, así están las cosas. Es todo muy surrealista porque debe haber un hueco legal que permite esas prácticas.

En un artículo llamado "La edición gráfica, acosada" Pepe Baeza escribe para Report.cat un sesudo y magnífico análisis sobre la situación de fotoperiodismo y aunque es evidente que tanto las Instituciones Públicas en España como las empresas privadas y esa " ofensiva neoliberal," están degradando la profesión, pero ¿no crees que los fotógrafos tenemos mucha responsabilidad en esto?

Los fotógrafos no hemos sabido estar a la altura de las circunstancias. Me consta que estoy en algunas listas negras por haber dado la cara en determinadas ocasiones. Naturalmente cualquiera negará que existan listas negras y lo atribuirá a una paranoia; pero nunca más he vuelto a trabajar para organismos o clientes ante los que me he quejado públicamente. Debo tener fama de conflictivo.

Por ejemplo, cuando escribí el post alertando el abuso de las bases de la Oficina Catalana de Turismo, en privado muchos colegas me enviaron correos felicitándome; pero muy pocos, por no decir ninguno, expresaron eso mismo en las redes. Es un cliente demasiado bueno para que te pueda tildar de “proveedor conflictivo”. Y en general, casi siempre ha sido así. Con algunos grupos editoriales también me ha pasado algo parecido, pero como siempre, se puede aducir que no gusta mi trabajo y aquí se acaba todo. Son escasos los fotógrafos que denuncian en abierto los abusos de las instituciones que les pueden dar de comer. Por otra parte lo entiendo. Hay poco, está mal pagado y la competencia es atroz.

Hay quien piensa que debería existir un "Colegio de fotógrafos" que trate de frenar esta caída libre.

O reforzar sindicatos como UPIFC. Todos quieren que les defiendan, pero no pagan cuotas. Desde STOP, en los primeros tiempos, en una gestión que llevó personalmente Juanjo Fernández (co-fundador del grupo y todavía en activo con una implicación encomiable) planeamos una colaboración económica entre los miles de seguidores de la página para pagar abogados e incluso el sueldo de una persona que coordinara la información que se reportaba diariamente relacionada con los abusos… pero lo descartamos por inviable. En una ocasión conseguimos por derrama unos 3.000 euros para paralizar una subasta fotográfica que se había organizado con imágenes obtenidas sin permiso de sus autores. Entre ellos estaba Navia, Juantxu Rodríguez y Gervasio Sánchez. Hace años de eso… y todavía no ha salido la sentencia.

Hay fotoperiodistas que llaman directamente a la Huelga del sector, yo creo que sería un buen golpe sobre la mesa, pero tu que conoces bien el sector, ¿es realista plantear esto?

Siempre es la misma vaina. La necesidad de visibilidad induce a los que necesitan justificar un currículo a trabajar en condiciones que dañan a los demás. Hoy en día, encargando a los propios redactores que tomen fotos, o utilizando el material gratuito que proporcionan esos mismos organismos oficiales, a menudo obtenido por los métodos de baja estofa citados, la calidad de las fotografías ha bajado en picado.

Por desgracia Ayuntamientos, oficinas de turismo o incluso organismos oficiales suelen ser los primeros que organizan concursos-zanahoria

Por una parte se les niega el trabajo a los buenos fotógrafos, que tienen la mala costumbre de cobrar para dar de comer a su familia y amortizar las décadas que han invertido en su aprendizaje (y que pagan impuestos que revierten en las entidades que les boicotean) y, también deplorable, se niega la posibilidad de formarse y adquirir experiencia a jóvenes con talento que necesitan adquirir práctica.

Y por último se denigra la inteligencia de los lectores. En una época en la que todo el mundo valora el esfuerzo que supone conseguir buenas fotografías (porque quien más quien menos ya se ha atrevido a hacerlas y a la vista de los resultados admiran con razón el trabajo bien hecho); esos mismos lectores reparan con cierto estupor como han pagado por un producto ilustrado con imágenes que carecen del más mínimo mérito. Como mucho un exceso de saturación y poca cosa más. Fotos adquiridas “a peso” a cambio de una noche de hotel o un menú en un restaurante local. O cantidades económicas ridículas a cambio de cientos o miles de fotografías.

Más que una huelga, que considero poco realista, lo que veo que se hace en países donde el respeto por la labor de los fotógrafos está a prueba de pícaros, comisionistas y granujas tan típicos de la “Marca España” (Cervantes ya escribió “Rinconete y Cortadillo” en 1604), es apostar por la calidad. El público solo paga por ella. Aquí se les sirve papel higiénico a precio de información contrastada, una chapucera “Hoja Dominical” aduciendo que es el “Washington Post”; pero no cuela. No se invierte en I+D; no se invierte en trabajo bien hecho… y a la larga o toca cerrar, o asfixiar todavía más a los proveedores.

Muchas gracias por tu tiempo y por tu tesón y lucha, un abrazo y mucha suerte.

Tino Soriano | Página web

En Xataka Foto | "Algunos medios no tienen interés por la fotografía ni por abordar con profundidad ciertos temas importantes": Judith Prat)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos