Compartir
Publicidad
Alex Webb, el fotógrafo obsesionado con la realidad
Fotógrafos

Alex Webb, el fotógrafo obsesionado con la realidad

Publicidad
Publicidad

Nacido en San Francisco (EEUU) en 1952 es considerado uno de los fotógrafos documentalistas más influyentes de las últimas décadas. Alex Webb ha logrado un enorme prestigio con su dominio de la luz y el color, documentando distintos rincones del mundo con imágenes complejas, llenas de vida, donde se palpa la tensión, superpuesta en diferentes capas. Capaz de capturar una realidad compleja, con escenas llenas de elementos pero siempre alejada del caos, con una armonía única.

Webb es también uno de los grandes estandartes de la fotografía documental a color, con un estilo propio muy marcado. Influyente como pocos, imitado por muchos y admirado, especialmente por documentalistas y fotógrafos de calle. Es precisamente la calle su escenario habitual, donde ha llevado a cabo su carrera fulgurante que comenzara en la adolescencia y que, brillantemente, le llevó gracias a su talento, a formar parte de la Agencia Magnum y documentar algunos rincones del mundo como nadie lo había hecho.

Los comienzos

Nyc13544 Mexico, Juarez. Chihuahua. 1975.

Webb tuvo su primer contacto con la fotografía apenas siendo un escolar, gracias a su padre, escritor que realizaba fotografías callejeras y retratos informales como método para despejarse de la literatura o, simplemente, como actividad creativa para recuperar la inspiración. Aunque ya fue en el bachillerato cuando Webb empezó a tomar mayor interés y, posteriormente, mientras estudiaba Historia y Literatura en la Universidad de Harvard, conoció a un fotógrafo que le marcaría: Charles Harbutt. Este gran fotógrafo fue quien le llevó de la mano, viendo su extraordinario talento visual, a convertirse en fotógrafo y, al poco tiempo entrar a formar parte de la prestigiosa Agencia Magnum.

A partir de ahí, Alex Webb empezó a despuntar en reportajes durante mediados de los setenta en pequeñas localidades del sur de EEUU y realizando sus primeros viajes a un destino que sería clave en su obra: el Caribe, México y, sobre todo, Haití. En aquel entonces Alex trabajaba en blanco y negro pero ya mostraba su interés en capturar momentos decisivos que ocurrían en la calle y en la que, con paciencia y habilidad, sabía atrapar en escenas aparentemente complejas pero llenas de vida.

Haití y el paso a la fotografía a color

Alex Webb 02 Port-au-Prince. 1979

Precisamente en Haití fue donde Alex Webb, en un segundo viaje documental, tomó consciencia de que necesitaba el color para reflejar mejor lo que veía en un escenario con una luz y un color tan especial. Estaba tan obsesionado con la realidad que necesitó del color para capturarla. Él mismo lo ha explicado:

El triste, vibrante, trágico y encantador país de Haití ha sido la clave de mi fotografía. Después de leer Los comediantes de Graham Greene (que transcurre en Haití, que al mismo tiempo me aterraba y fascinaba) hice mi primer viaje en 1975. Fotografié en blanco y negro y pronto me di cuenta de que faltaba algo: no estaba capturando la sensación abrasadora de la luz y el calor –físico y quizás también metafísico- de este país, tan diferente a la gris desconfianza de Nueva Inglaterra, donde crecí.
Par112337 Grenada. Gouyave. Bar. 1979

Posteriormente Alex Webb llevaría a cabo un trabajo clave que lo empezó a colocar entre los documentalistas más destacados. Fue en la frontera entre México y EEUU, donde también encontraba una luz especial que tan bien supo reflejar en historias. Una luz y un color que formaban parte de su particular atmósfera visual para retratar las duras y complejas historias de inmigración clandestina. Aunque Webb también mostraba especial interés por las mezclas de culturas, ritos y situaciones tan particulares de una zona de tránsito, fronteriza, un verdadero “tercer país”, como él mismo lo ha definido.

Alex Webb: destacadísima bibliografía

Webb Suffering Of Light Grande

Entre sus publicaciones, podemos destacar colaboraciones con las principales revistas y periódicos internacionales, incluyendo un reportaje precisamente sobre Tijuana para El País Semanal. Por supuesto, cuenta con varios libros que son considerados de “cabecera” para muchos grandes fotógrafos y verdaderas joyas bibliográficas para fotógrafos urbanos, como ‘The Suffering of Light’, una potente retrospectiva de tres décadas de su trabajo.

También hay que destacar 'Hot Light/Half-Made Worlds: Photographs from the Tropics' (1986), 'Under a Grudging Sun: Photographs from Haiti Libéré' (1989), 'From the Sunshine State: Photographs of Florida' (1996), 'From the Floodplains to the Clouds' (1997), ‘Crossings' (2003), ‘Istanbul. City of a Hundred Names' (2007) o 'Violet Isla' (2009). Muchos cuentan con imágenes de sus reportajes por el mundo realizados para Maghum, así como también para National Geographic.

Y podemos concluir su bibliografía citando su más reciente obra junto a su mujer Rebecca Norris Webb (poetisa, artista y fotógrafa): ‘Memory City’, un trabajo sobre Rochester, una ciudad que fue sede de la gran compañía Kodak y que busca reflejar la realidad actual en pleno declive tras 125 años de influyente (y floreciente) vida gracias al imperio fotográfico de Kodak.

Precisamente este trabajo está realizado con película a modo de homenaje. Y es que Alex Webb ha sido uno de sus más ejemplares fotógrafos gracias a realizar su trabajo con Kodachrome, aunque ya desde hace unos años se pasó a la fotografía digital. Eso sí, siempre con una cámara pequeña, una Leica M, que le permite aproximarse y mirar con curiosidad y discreción. De ahí que él mismo se haya autodefinido como un auténtico street photographer.

Alexwebb3 Turkey, Istanbul. 2001

Por supuesto, su prestigio también se ha fundamentado gracias a premios, como el Premio de Fotografía a Color Leopold Godwsky en 1988, la Medalla Leica a la excelencia en 2000 y el Guggenheim Fellowship en 2007. O en nuestro país, el Premio Internacional de Fotografía Ciudad de Alcobendas en 2009. Y sus imágenes se han mostrado en muchas e importantes exposiciones alrededor del mundo y en lugares tan destacados como el MOMA y el Museo Guggenheim de Nueva York entre otros.

Alex Webb: un estilo único



La fotografía de Webb es fácil definirla: un extraordinario uso de la luz y el color, con fuertes contrastes en escenas complejas, llenas de elementos en diferentes planos que se yuxtaponen y se convierten en fotografías, aparentemente complejas, pero en las que se aprecia su maestría en la composición, su genialidad para darle un orden armónico a ese aparente caos.

Esta superposición de elementos conforme su personal lenguaje narrativo, donde cada imagen cuenta una historia, a menudo repleta de de rostros y personajes que forman un mosaico que describe el lugar. Porque, no podemos olvidar que en su fotografía busca reflejar su carácter humanista (marcado en sus estudios universitarios), interesado especialmente en la desigualdad.

Par112428 Mexico. Oaxaca state. Tehuantepec. 1985

Captura imágenes llenas de vida, de fuerza, incluso de tensión que atrapan la mirada del espectador requiriendo una visualización reposada y que quedan rápidamente retenidas en la memoria. Por eso, y por ser un fotógrafo tan influyente, es un fotógrafo tan imitado y cuyo estilo ha sentado escuela para múltiples documentalistas y no digamos ya, para miles de fotógrafos urbanos contemporáneos. Webb también destaca como docente, imparte muchos talleres y workshops por todo el mundo (incluido el International Center of Photography de Nueva York) de aunque podemos resumir, en sus propias palabras, las claves de esto de la fotografía en la que es un gran maestro:

Haz fotos porque te encante hacerlas, porque simplemente necesites hacerlas, porque tu recompensa principal sea el proceso de hacerlas. Otras recompensas -como el reconocimiento o la remuneración económica- son escasas y efímeras. Y si de algún modo llegas a tener éxito, será inevitable que haya rachas en las que seas ignorado o en las que tengas pocos ingresos y muchos casos ambas. Está claro que hay muchas formas más fáciles de ganarte la vida en esta sociedad. Hacer fotografías es una pasión, no una carrera.

Foto inicio | USA. San Ysidro, California. 1979

Web oficial | webbnorriswebb

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio