Antonio Graell, fotógrafo del erotismo y el fetichismo

Antonio Graell, fotógrafo del erotismo y el fetichismo
21 comentarios

En fotografía hay una línea muy delgada entre lo erótico y lo vulgar. Muchos son quienes traspasan los límites llevándonos a imágenes que quedan despobladas de alma porque no consiguen adentrarse en lo que verdaderamente importa del erotismo, del fetichismo y de todos esos componentes que nos llevan a despertar la imaginación, a alimentarla.

Antonio Graell, sin embargo, ha conseguido a través de sus trabajos, ambientar ese mundo oscuro del deseo desde una perspectiva fotográfica en algunos casos explícita pero al mismo tiempo subrayada por sombras. Cuidada respecto a una luz que nos deja en tinieblas, como cuando traspasamos el umbral de lo prohibido y nos ciega la oscuridad.

La obra de Antonio Graell se divide en varias series que han ido conformando su particular mirada hacia la plasticidad de los cuerpos, hacia las prácticas fetichistas y los elementos que nos atraen como espectadores de un mundo para muchos por descubrir. Uno de sus primeros trabajos fue "En la frontera", el cual fue incluido en la programación de PHotoEspaña 99. Gracias a este primer trabajo de caracter personal dio el salto al circuito artístico, lo cual le permitió seguir en una línea que fue consolidando, haciendo que su fotografía fuese reconocible.

B 48 En La Frontera 1998
En la frontera

Y es que lo bueno que tiene Graell, que como siempre decimos es lo que define a los autores frente a los fotógrafos comerciales, es ese gusto por una temática y una forma de presentarnos las composiciones que hacen que su trabajo sea inmediatamente reconocido por el espectador. Con "La Halurización del Pixel – Deconstruyendo la Fotografía Digital", siguió trabajando también con unos similares cánones visuales pero esta vez reflexionando en torno al cambio que supuso la entrada de la era digital en la fotografía. Como él mismo nos cuenta:

...las fotografías expuestas son el resultado de copiar la imagen mostrada en el monitor, una imagen que ha sido previamente manipulada hasta conseguir crear un “auténtico” negativo digital -sustituto de aquellas placas de cristal que se usaban en los albores de la fotografía- que sirva de original del que positivar las copias. Se trata de un archivo compuesto por pixels que al ser traspasados al papel, sufren una inversión de sus valores lumínicos. De este modo, los pixels –portadores de una gran información que no suele ser visible para la mayoría de nosotros-son “halurizados” y “deconstruidos” sobre el argéntico papel fotográfico.
C Halurizacion 2009 Silvia
Halurización del pixel

Para "Crucifixión S. XXI" Antonio Graell utilizó las salas del espacio de Tabacalera en Madrid, con el propósito de realizar fotografías durante una performance en la cual se realizaba el acto de crucifixión. Una vez más buscando la erótica y la luz a través de un trabajo valiente realizado bajo la mirada del público que asistió al acto performativo.

Actualmente esta muestra puede visitarse en Los placeres de Lola, a través de un montaje donde el mismo autor ha seguido reflexionando en torno al material fotográfico, ya que nos presenta las fotografías manipuladas para conseguir un efecto desgastado por el tiempo. Así mismo se complementan con textos de personas que quisieron participar contando lo que esas imágenes les provocaban, les inspiraban.

E 069 Crucifixion Siglo Xxi 2010
Crucifixión S. XXI

Muy interesante también es su serie "Light Fire", fundamentalmente por su carácter teatral creando imágenes que únicamente están iluminadas por fuego. Es una forma de hacer una regresión a lo primigenio y al fuego como elemento fotográfico más allá de su utilización para iluminar, aquí es protagonista junto con los personajes retratados, su luz se proyecta en los cuerpos pero también aparece en escena. Graell nos hace más reflexiones en torno a este proyecto, las cuales os invito a leer en su web.

En resumen

Un autor que alimenta nuestra curiosidad desde la luz y sus sombras hacia un mundo fotográfico basado en la erótica y los símbolos fetichistas. Un autor que ha sabido reflexionar en torno a las cuestiones que nos afectan como fotógrafos que pasamos de lo analógico a lo digital. Que ha sabido dotar a sus imágenes de un sello propio que lo hace reconocible. Que experimenta, que crea performances, que es valiente en sus propuestas.

Un fotógrafo que ha expuesto en PHotoEspaña, FICEB o la Semana de Cine Fantástico de San Sebastián. Cuyas obras os invito a conocer a través de su web así como los textos que las acompañan. Y cuyo trabajo, si os gusta esta temática que maneja, os animo a no perder de vista.

Fotógrafo Antonio Graell Fotografía de portada de su serie "Light Fire"

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Compartir