Compartir
Publicidad

Joan Vilatobá, un genio del Pictorialismo en el Museo del Romanticismo de Madrid

Joan Vilatobá, un genio del Pictorialismo en el Museo del Romanticismo de Madrid
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si algo esta consiguiendo Photoespaña en la edición de este año es mostrarnos un catálogo de autores hasta ahora desconocidos por el gran público. Es el caso de la coqueta exposición ubicada en el Museo de Romanticismo de Madrid dedicada a Joan Vilatobá, fotógrafo con producción en los primeros años del siglo XX con un gusto exquisito en cuestiones de luz y composiciones enmarcadas en el Pictorialismo.

Vilatobá fue un fotógrafo con bastante proyección en vida, cuya exposición en el Círculo de Bellas Artes en 1919 fue todo un éxito de crítica y público. No es de extrañar puesto que sus imágenes profundamente evocadoras, sugerentes y repletas de matices bañados por una luz especial siguen acaparando la mirada de quienes hoy las contemplan.

Antes de visitar la muestra ya me había enganchado a una fotografía donde aparece una joven y un viejo, tema recurrente en su obra por otro lado, cuya expresión en el rostro del anciano y la sensualidad de la mujer recostada me habían cautivado. Ya en la exposición volví a experimentar esa sensación de goce visual gracias a otras composiciones y especialmente a los paisajes, regados de misterio, de rayos de luz, que los convierten en escenarios perfectos, quedando no sólo al descubierto como fotografía de naturaleza, sino haciendo de ellos magníficos contenedores de historias.

Los tres grandes temas de la obra de Vilatobá

Podemos decir que tras abrir su taller en 1903, su producción se basó en encargos comerciales de retratos, a él acudían personalidades de la época como el músico Enrique Granados o pintores como Santiago Rusiñol, y también en su vertiente más libre y creativa donde desarrolló sus tres grandes temas que pueden verse en la exposición: figuras, composiciones y paisajes.

Sus retratos, muy entroncados con la tradición romántica, respondían al Pictorialismo sin manipulación, puesto que se basaba en la luz, los enfoques y desenfoques, las posturas de los modelos así como otros aspectos técnicos gracias a la elección de fondos y encuadres, para llegar a conseguir sus composiciones. Además dominaba la técnica del carbón, muy compleja, e imprimía sus copias a gran tamaño.

Joan Vilatobá, que siempre defendió con el Pictorialismo la fotografía como arte, escribió para la revista Lux el artículo "A los detractores de la fotografía", y fue fiel a su estilo de corte romántico y melancólico hasta 1931, sin caer en las nuevas formas de representación de las vanguardias, decidió dejar la fotografía para dedicarse a la docencia en la Escuela Industrial de Sabadell.

Afortunadamente el Archivo Histórico de Sabadell conserva las casi dos mil placas de vídrio que él supo guardar junto con las fotografías en plata, carbón y platino, lo que permite su estudio a día de hoy y que fotógrafos como Joan Fontcuberta se hayan interesado en su obra y en su difusión. Un fotógrafo sensacional de nuestra historia de la fotografía, que nos hace cubrir un hueco en el Pictorialismo y nos regala imágenes de las que muchos deberíamos aprender. Hasta el 27 de julio. Y para quienes no puedan visitar la exposición, en Flickr tenéis un catálogo completo.

Más info Museo del Romanticismo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio