Compartir
Publicidad

Visitamos la exposición de Chris Killip en el Museo Reina Sofía

Visitamos la exposición de Chris Killip en el Museo Reina Sofía
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta mañana se ha presentado a los medios la que viene a ser la apuesta de esta primera parte de temporada fotográfica en el Museo Reina Sofía de Madrid. Y lo hacen con la figura y el trabajo de Chris Killip ocupando varias salas de la tercera planta del edificio Sabatini. Estuvimos allí para visitar las estancias aún sin afluencia de público y para escucharle, en lo que ha venido a denominar como una larga rueda de prensa en comparación con la que se llevó a cabo en su anterior muestra en el Museum Folkwang de Essen, Alemania.

Este fotografo, nacido en la Isla de Man, que comenzó su carrera en este medio trabajando en publicidad para Adrian Flowers en Londres, dio un giro tras asistir a una exposición en el MOMA de Nueva York y replantearse que ya no quería seguir haciendo fotografía comercial sino investigar los límites de la documental desde una inspiración que le venía de la tradición de Paul Strand o August Sander mezclado con el caracter rompedor de Robert Frank.

killip 2

De este modo, volvió a su isla natal y comenzó a fotografiar algunas de las imágenes que desde mañana podrán disfrutarse en el Museo madrileño. Retratos de su gente más inmediata, vecinos, conocidos, clientes del pub de su padre y amigos de sus abuelos. Hecho que se contrapone de algún modo a lo que nos ha contado, ya que es mucho más fácil para él fotografiar a personas que no conoce, porque no sabe lo que hay detrás de su rostro, no hay una intimidad ni una afectividad previa que le pueda condicionar.

Volví para hacer fotos, mientras trabajaba por las noches de camarero en el pub de mi padre. Las personas que fotografiaba eran mis parientes o amigos de mis padres, aunque lo más corriente es que fueran conocidos de mis abuelos. Así que tenían la impresión de que me conocían a mí.

Vivió ese momento en el cual la fotografía documental en Gran Bretaña gozaba de ayudas económicas, justo en esos años (los 70 y más aún en los 80) con la desindustrialización en el norte del país. Muchos de sus trabajos se centran en ese tipo de escenas de cambios sociales debido a la desmantelación de fábricas y son básicamente por lo que se le conoce a este fotógrafo.

killip 3

Una de sus series más interesantes, "Skinningrove", viene a capturar la esencia de una población por la cual se interesó a espaldas de los comentarios sobre ella de que allí habitaban personas rudas, para acercarnos a unos rostros encalados en la pesca y en el mar, de personas que trabajaban en la metalurgia pero además hacían pesca de langosta para incrementar los ingresos. Sobre esta serie, existe un corto que puede verse en la exposición, el cual participó en el festival de Sundance.

También sobre la serie "Costa" reflexiona, esta vez en torno al comportamiento de las personas cuando no están trabajando sino relajados en vacaciones:

Lo que más me interesa es cómo la gente cambia cuando busca relajarse, y se convierte en algo que no es cuando está trabajando o en su casa. Esto tiene que ver con mi infancia en el pub de un pequeño pueblo de pescadores, cuando, de niño, solía ver al carnicero y al panadero y a otros dueños de pubs reunirse los sábados por la noche en la “sala de cantar”. Allí, cuando cada uno cantaba su canción, se transformaba ante mis ojos, y me hacía comprender que detrás había mucho más de lo que yo había comprendido hasta entonces.

Si hacemos memoria de sus fotografías, nos vienen imágenes de la vida cotidiana de las clases obreras. Y es que precisamente esas escenas reales son las que le interesaban y siguen interesando a Killip. Y digo interesando, porque a día de hoy, las fotografías que realiza están ubicadas en su entorno doméstico, tomando instántaneas a su mujer y familiares lejos del retrato posado que dice no entusiasmar en absoluto, quizá por esos primeros trabajos a comisión realizados en la costa de su isla donde pedía a la gente que posase.

En resumen

killip 4

Profesor de fotografía en el Department of Visual and Environmental Studies (VES) de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), su obra está repartida por varios de los más prestigiosos museos del mundo gracias a esa labor documental, a su manera, ya que no le gusta encasillarse en ese género fotográfico, para él una fotografía de DNI sí es algo documental, lo que él fotografía no. Es la captación de lo cotidiano, en su caso, el reflejo de una sociedad que vivió una de las épocas más difíciles en Reino Unido y de las cuales dejó constancia gracias a su sensacional obra.

No hemos hablado del resultado impecable de sus fotografías en blanco y negro y del caracter cinematográfico que para mí tienen y creo no se ha comentado. Sus encuadres nos hacen obviar partes del todo para con ello imaginar un fotograma en pausa de una película donde pasan cosas. Así es como me he sentido al observar sus imágenes, aparte también por el aura y la luz que las envuelve.

En definitiva, una exposición para conocer más sobre la sociedad obrera inglesa de los 70 y 80, para conocer el trabajo de este genial fotógrafo y pensador y sobre todo para inspirarnos con sus miradas de la cotidianidad de un mundo real alejado de imposturas.

Fotógrafo Chris Killip Más información Museo Reina Sofía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio