Compartir
Publicidad

William Gedney, descubriendo a un fotógrafo documental y puro de la fotografía callejera

3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer tuvo lugar una de las charlas que se están dando cita en el auditorio de la Fundación Mapfre, que por cierto terminan hoy pero no temais porque pueden verse online, cuya temática gira en torno a fotógrafos y que en esta ocasión estuvo dedicada a la americana Diane Arbus.

A cargo del historiador Gilles Mora se hizo un repaso a sus virtudes y carencias como autora, que probablemente discutamos en otra ocasión, al igual que otros nombres que salieron a la luz durante la conferencia, aunque hoy prefiero empezar por William Gedney.

William Gedney, cuyo nombre aparece en la base de datos de nuestros posts a raíz de un libro recomendado de John Cage, fue un fotógrafo norteamericano especializado en documental y street photography, cuyo trabajo fue reconocido en mayor medida tras su muerte y cuyas mejores series son aquellas dedicadas al entorno rural de Kentucky y otras tomadas en India, San Francisco y Nueva York, ciudad esta última que no sólo fotografió la vida en sus calles sino también la arquitectura y sus barrios en la solitud de la noche.

Aunque reconocido con varios premios y habitual del entorno de Walker Evans, Diane Arbus y John Szarkowski, sólo expuso individualmente una vez en su vida. Murió enfermo de SIDA en 1989 dejando su legado a su gran amigo Lee Friedlander, conservándose actualmente en la Duke University de North Carolina.

Ni tan legendario como Diane Arbus o Robert Frank, ni habiendo conseguido imágenes tan icónicas precisamente por ese desconocimiento general de su obra, si echáis un vistazo a las fotografías que aparecen en el vídeo que os comparto en la cabecera, veréis una producción con un gran número de tomas que podrían haber pasado a la historia como grandes instantáneas.

Particularmente me quedo con su manera de retratar la juventud más rural de Kentucky, pero también su capacidad para recoger momentos en el metro o en las calles de las grandes ciudades, incluso de sus viajes por Europa, pero sobre todas las cosas, me dejo atrapar por sus imágenes nocturnas, esas llenas de silencio y soledad, vacías de ruido pero llenas de melancolía, de sueños que se pierden en la noche. Y después, y sólo después, con su India retratada en blanco y negro.

Vídeo Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio