Compartir
Publicidad

La x100 alcanza las expectativas, y DxOMark lo confirma

La x100 alcanza las expectativas, y DxOMark lo confirma
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando una cámara crea una expectación como la que levantó la Fujifilm x100, es difícil que no defraude una vez que salga al mercado: esta pequeña joya del fabricante japonés nos prometía una experiencia híbrida (y esta palabra no está escogida al azar) entre la tecnología más puntera y el feeling más tradicional.

Prueba tras prueba se han ido confirmando sus bondades, y los más reciente en hacerlo han sido los chicos de DxOMark, que han puntuado su sensor como uno de los mejores del formato APS, a la altura de sensores “clásicos” como el de la Nikon D90, y sólo superado con claridad por las aún intocables Sony A580, Nikon D7000 y Pentax K5, que por otra parte juegan en una liga completamente distinta.

Con respecto al resto de cámaras pequeñas y con estilo tradicional, sector donde actualmente destacan las híbridas o EVIL, tampoco hay sorpresas: pasa por encima de todas las micro 4/3 (lógico, al tener un sensor apreciablemente mayor), pero también lo hace por aquellas con las que comparte comparte gran parte de las características, como las NEX de Sony o las NX de Samsung.

X100 Sensor

Su objetivo, con 35mm equivalentes, no se queda atrás, e igualmente se destaca en todos los análisis (como el eque enlazamos más abajo) su excelente rendimiento incluso a su máxima apertura, f/2.0. En este sentido, la arriesgada apuesta de Fuji de asociar la cámara a un objetivo fijo, para poder controlar la calidad del conjunto, parece haber sido una buena jugada. Aún así, recientes declaraciones parecen dejar la mano abierta a un futuro sistema de lentes intercambiables.

Por supuesto, no todo son luces en la cámara: su precio sigue pareciéndome demasiado alto (aunque la Leica X1, una de sus más directas competidoras, sigue estando por encima), y factores como el enfoque manual (prácticamente imposible de realizar en el modo óptico, que sólo cuenta con una escala de distancias) pueden hacer que en muchos momentos ni el modo de visor óptico ni el digital sean la mejor elección.

A día de hoy, aún así, creo que podemos considerarla sin mucho temor a equivocarnos una de las mejores cámaras de sensor grande y objetivo no intercambiable, aunque sea complicado justificar la inversión frente a kits mucho más baratos y versátiles como las mencionadas NEX3 o NX100, o muchas reflex de gama baja.

En cualquier caso, y enlazando con el tema de la fotografía “retro“, que últimamente estamos desarrollando en el blog, es el ejemplo perfecto de cómo este tipo de fotografía no tiene que asociarse ni con la fotografía química, ni con la lomografía, ni con las carísimas telemétricas digitales: la Fujifilm x100 es un mercado nuevo en sí misma, y por más que queramos no conseguiremos encajarla en ninguna etiqueta concreta.

Si estáis pensando en comprarla, difícilmente vais a encontrarla en las tiendas, por culpa en parte de los recientes terremotos en Japón, así que aún tenéis tiempo de ahorrar los mil euros que tendréis que desembolsar por ella.

Más información | Comparativa en DxOMark | Análisis en Photography Blog

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio