Compartir
Publicidad
Publicidad

Aprende a detectar faltas y defectos en los Objetivos

Aprende a detectar faltas y defectos en los Objetivos
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchos de nosotros compramos material de segunda mano tanto en tiendas físicas como en tiendas online o en Amazon o Ebay. Lo que os traemos hoy a continuación son una serie de recomendaciones que deberías tener en cuenta a la hora de evaluar tus objetivos comprados de segunda mano.

A través de este artículo, aprenderemos a observar señales evidentes de que un objetivo esté dañado, estropeado o simplemente sean señales del uso cotidiano. También ello, nos puede ayudar, a presionar algo al vendedor a rebajar el precio si, realmente, estamos interesados en el producto.

El cristal

El cristal frontal de una lente puede tener muchos problemas. La mayoría son fáciles de detectar arañazos en aquellas partes que están más expuestas como la parte frontal y trasera. A veces, ligeros rasguños causados ​​por una mala técnica de limpieza pueden estar presentes y son más difíciles de detectar. Prueba con una luz brillante que refleje para ver esas “marcas de limpieza”. Examina la lente con la luz reflejada en diferentes ángulos. Con esta simple prueba basta para ver si hay marcas.

Manchas

Los elementos de las lentes son generalmente “multicoated” o “multicapa”, es decir, con capas de material óptico no reflexivo. Esto minimiza la reflexión de la luz y el reflejo en la lente resultante así como las luces parásitas asociadas a las superficies reflectantes. Por eso debes fijarte si existen manchas como áreas en las que el material multicapa se ha manchado o “borrado” por un golpe que puede ser debido a un defecto en su fabricación o por el uso no adecuado de productos disolventes para limpieza. Normalemente una pequeña mancha no debería afectar a la reproducción de la imagen.

Los temidos “fungus” u hongos

fungus_mini.jpg

Un objetivo que ha sido almacenado en un lugar oscuro y húmedo o almacenados después de mojarse puede presentar una floración de hongos dentro del mismo. La presencia de manchas borrosas y filamentos son muy malas noticias. El hongo puede segregar un ácido que corroe la multicapa de las lentes. Por ello, aunque se puede desmontar y limpiar la lente, el daño es permanente y es probable que en alguna medida, afecta a la nitidez de la imagen.

Examina la lente mirando a través de la misma desde el lado por el que se monta el objetivo y mira hacia una superficie brillante, pero no directamente al sol, no seas un poco burro. Abre el diafragma para asegurarse verlo todo. Si hay algo visible dentro de la lente, esto no es una buena noticia. La trayectoria de la luz dentro de la lente debe estar completamente libre de cualquier opacidad.

Polvo

dust_mini.jpg

Esto me preocupa mucho menos. Os cuento. Ocasionalmente, algunas partículas diminutas de polvo pueden verse en cuanto veas el objetivo, fíjate bien. Especialmente en los más antiguos, las teleobjetivos más grandes, esto totalmente es normal y NO afecta para nada el rendimiento de la lente. Hemos de ser quisquillosos y precavidos pero en este caso esto casi no puede considerarse ni falta. Baste decir que el polvo impedirá aproximadamente 1 por 1000 de la luz total que entra viajando a través de su lente y que el punto focal de las lente suele estar a unas 12 pulgadas (unos 30cm) y unos 6 pies de distancia (unos 180 cm) de la misma. En conclusión, el efecto neto de estas partículas diminutas es insignificante en la reproducción de la imagen. Aun así puedes iluminar con una linterna y mirar a través por si ves algo significativo.

Apertura

aperture_mini1.jpg

Al conectar un objetivo a la cámara la lente se coloca a su máxima apertura, esto nos permite ver a través del visor y componer la fotografía. Al soltar el disparador, el diafragma se detiene a su valor seleccionado para la exposición, y, al finalizar se vuelve a abrir.

Cuando el aceite está presente en las palas de diafragma, hay fricción debido al aceite y esto impide la acción de cierre rápido durante la exposición. Normalmente, uno pensaría que el aceite es bueno para la lubricación, pero en este caso, las palas secas se mueven más rápido. Es como si hubiera algo pegajoso que impide el movimiento. Esto provoca que las imágenes salgan más sobreexpuestas de lo debido. Al moverse más lento, entra más luz. Así de simple. Si los objetivos presentan aceite en las palas deberían parecerse a la siguiente imagen.

oily.jpg

Su reparación requiere desmontar el objetivo completo y someterlo a su limpieza y probablemente nos cueste un buen dinero.

La montura

mount_mini.jpg

La montura debe estar limpia. No debe presentar muchos signos de desgaste. Pequeños arañoz y/o golpes suelen indicar poco cuidado por parte de su propietario. En el caso de monturas con CPU, los contactos deben estar limpios y brillantes. Signos de desgaste en los contactos pueden indicar problemas de comunicación entre el objetivo y la cámara.

En aquellos objetivos que llevan el tornillo en la montura para el autofoco, debes comprobar que su movimiento es suave. Puedes probar con un destornillador fino, de los que usamos todos para las gafas y sin apretar. Hacer el giro completo despacio y suavemente. No debes encontrar impedimento alguno.

El anillo de foco y el de zoom

El anillo de enfoque debe girar suavemente. Lo mejor es girarlo piano piano y notar si existe algún impedimento. El sonido y el movimiento deben ser de arrastre y no como que se triture algo (como partículas de arena, ¿os ha pasado eso con las patas del trípode alguna vez?). Si lleva autofoco, su funcionamiento debe se suave también. En cuanto al anillo de zoom el funcionamiento debe ser exactamente igual. Sin embargo, ten en cuenta que en teleobjetivos antiguos que usan el método push-pull, pueden presentar cierta facilidad para moverse hacia delante o hacia atrás en posiciones muy inclinadas. Pero es totalmente normal y no se pierde calidad por ello, lo importante es que el desplazamiento sea suave.

Daños cosméticos

Normalmente tras un cierto tiempo es inevitable que existan daños cosméticos en el cuerpo. Estos daños no suelen detallarse y no tienen importancia alguna salvo que sean muy numerosos lo cual puede indicar caídas y cierto maltrato en el cuidado de la lente.

Políticas de devolución

Antes de nada, fíjate en la política de devoluciones del vendedor y lee muy bien la descripción del artículo. Ya que muchas veces podemos encontrar “supuestas gangas” pero que si leemos detenidamente la descripción del artículo en venta esconden algún tipo de defecto. Como muchas de las veces encontramos esta descripción escrita en otro idioma, os recomiendo el uso de la herramienta Google Translate que os permitirá fácilmente comprender el texto. Yo, de hecho la tengo integrada en mi navegador Firefox, por defecto. Esto te evitará bastantes quebraderos de cabeza.

Por eso es muy importante fijarse en las políticas de devolución de la compra que estés realizando ya que si notas algo, es conveniente saber si puedes devolverlo y cuál es el plazo. En próximas fechas hablaremos de algún pequeño consejos más a la hora de realizar compras de segunda mano en tiendas online. Os esperamos en Xataka Foto y recuerda, más que nunca en este caso, que el don está en la mirada del fotógrafo. Mira bien y compra bien.

[Actualización]

En Xatakafoto:

Más información | Petapixel

Imágenes gracias a: inverted real image por D.H. Parks, Lens fungus por ant217, lens dust! por Neetesh Gupta (neeteshg), Aperture blades on Canon lens por Erwin Bolwidt, EF Mount por 96dpi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos