Compartir
Publicidad

Guía básica para aprender a enfocar mejor (y III)

Guía básica para aprender a enfocar mejor (y III)
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los dos capítulos anteriores hemos visto ya varios consejos aplicables a distintas situaciones y momentos para lograr un mejor enfoque a la hora de realizar nuestras fotografías. En esta última parte nos vamos a centrar en algunos aspectos técnicos relativos a nuestras cámaras y objetivos.

De esta forma, veremos cómo ajustar el sistema de microenfoque que algunas cámaras proporcionan, el uso del enfoque automático frente al manual y hablaremos del focus peaking (algo que ya comentamos en su día), así como de los puntos de enfoque.

Ajusta el microenfoque o ajuste de precisión del autofocus

Sí un objetivo nuevo, venido de fábrica directamente no tiene porqué estar desajustado, pero ocurre. Con el paso del tiempo y el uso es normal que ocurran ligeros desajustes en el enfoque. Por esa razón, muchas de las cámaras de gama alta y algunas que no lo son, llevan incorporando desde hace algunos años la posibilidad de ajustar el enfoque.

Esta opción se denomina habitualmente microenfoque y suele permitir ajustar el enfoque en 20mm hacia delante y 20mm hacia atrás con pasos de un milímetro. De esta forma, podemos corregir el backfocus y el frontfocus de nuestros objetivos de focal fija en la mayoría de los casos - este ajuste está pensado principalmente para este tipo de objetivos.

¿Cuándo se nota más este problema? Cuando utilizamos aperturas grandes (por ejemplo, a partir de f/2.8) pero dependerá también de la distancia, ya que este es un factor relacionado con la profundidad de campo. Lo notamos si estamos enfocando a los ojos del sujeto y el enfoque se va a las orejas (aquí sería backfocus) o si se va a la nariz (aquí sería frontfocus).

Para ajustar esto, podemos dejar la cámara en una posición estable (un trípode o simplemente apoyada) y colocar tres pilas en diagonal (buscando en internet puedes encontrar multitud de vídeos)

Lens Align

Un método mucho más exacto consiste en utilizar una carta de enfoque (os la podéis imprimir vosotros buscando un poco por internet). Para ello, debemos seguir una serie de indicaciones y hacerlo lo más preciso posible. Colocamos la carta de enfoque sobre una superficie lisa y la fijamos para que no se mueva. Colocamos nuestra cámara sobre un trípode y colocamos la cámara en ángulo de 45º con respecto a la carta. La prueba la realizamos con todos los objetivos que tengamos. Pues el microajuste lo realizaremos con cada objetivo.

Es obligatorio, colocar el objetivo a su máxima apertura (la que sea f/1.4, f/2.8 o f/4) de esta forma minimizaremos la profundidad de campo y la zona de enfoque será la más pequeña posible. Esto nos permitirá "descubrir" mejor si existe un problema de backfocus o frontfocus. También es recomendable que uséis la menor distancia posible a la carta, por lo que si la distancia de enfoque del objetivo es de 1 metro, colocaros a un metro de distancia.

Focus Peaking

El focus peaking Una tecnología que ha tenido un auge inesperado con la popularización de las CSC y que consiste en una representación gráfica en tiempo real de las zonas enfocadas, que aparecen señaladas en rojo o amarillo sobre la imagen real.

Juntando este sistema con la ya conocida ayuda al enfoque que proporcionan este tipo de cámaras (ampliando una zona concreta de la imagen) tenemos un sistema completo y potente para lograr, sobre una pantalla LCD, una precisión que a nivel óptico requiere un visor de gran tamaño y luminosidad.

Puntos de enfoque

En general, un mayor número de puntos de enfoque ofrece a la cámara determinar un enfoque más correcto y preciso. Además podemos distinguir:

  • Sensores Verticales / Horizontales: Permiten determinar el punto de enfoque analizando únicamente información en una de las dos dimensiones.
  • Tipo Cruz ( o Cross-type): Utilizan información de las dos dimensiones para tratar de ser más precisos a la hora de establecer el enfoque. Es habitual que solo los puntos centrales de enfoque sean de este tipo.
Guía básica para aprender a enfocar mejor (y III)
Nikon

Dicho esto parece claro que si utilizamos el modo de enfoque limitándonos a los sensores de tipo cruz, los centrales, mejoraremos la precisión en el enfoque, lo cual lo notaréis sobre todo en aperturas grandes donde la profundidad de campo disminuye. Recordad, que si enfocáis con alguno de estos puntos en aperturas como podrían ser f/1.2 o f/1.4 y después reencuadráis deberéis ser muy, muy precisos reencuadrando.

Objetivos con motor y sin motor de enfoque

En estos casos, más que una cuestión de precisión, lo que dependerá del modelo de cámara que se use en cada momento, podemos decir, de forma general, que los objetivos con motor de enfoque suelen ser habitualmente más rápidos que aquellos que no lo poseen, siempre que la comparación la hagamos entre objetivos de focales y características similares.

Montura AF

En general, esta velocidad de enfoque, será más patente en las ocasiones donde al objetivo le cueste enfocar más como es en condiciones de poca luz. La incorporación del motor de enfoque supone un coste a mayores en el objetivo y dependerá de nosotros y nuestro tipo de fotografía el elijamos una u otra.

El enfoque automático: problemas y soluciones

En concreto para abordar este aspecto os recomiendo déis un repaso al artículo de nuestro compañero José Juan Gonzálvez en donde analiza los problemas del autofous y las soluciones para darle un buen uso en las diferentes situaciones en las que nos podemos encontrar.

Situaciones donde se puede usar solamente el enfoque manual

Dado que sabemos que la velocidad de enfoque es finita y en ocasiones el autoenfoque falla ¿Qué hacemos? Usar el enfoque manual. Como por ejemplo:

  • Con objetos o sujetos muy rápidos o hay poca luz: Si están a suficiente distancia, merece la pena preparar el enfoque a infinito o a un punto fijo por el que sepamos que el objeto o el sujeto pasará y disparar un ráfaga cuando esto suceda. Si hay poca luz y tu objetivo se vuelve loco haz lo mismo, pre-enfoca manualmente.
  • La fotografía macro es la excepción del enfoque automático. Dada la limitada profundidad de campo que existe en este tipo de tomas, todos los fotógrafos prefieren ajustar el enfoque manualmente para conseguir destacar los aspectos que desean.
  • A la hora de disparar a través de un cristal, variando el enfoque conseguiremos la composición adecuada basada en el reflejo o en lo que hay detrás del cristal.
  • En fotografía de paisajes, largas exposiciones y fotografía nocturna: Busca la hiperfocal si lo que deseas es asegurar el enfoque de la escena.

En resumen

Hemos repasado multitud de conceptos en estos tres capítulos que espero os hayan ayudado a mejorar vuestra técnica para enfocar mejor y así donde pongáis el ojo, pongáis la foto. Agradeceros a muchos de vosotros por los comentarios en los que habéis precisado detalles o habéis compartido también vuestro trucos.

Vídeo | Canon 5D Mk II Micro-focus Calibration

En Xataka Foto | Guía básica para aprender a enfocar mejor (I),(II),(y III)

Fotografía de portada | Alfonso Domínguez

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio