Compartir
Publicidad

Siete Conceptos básicos para la realización de fotografía macro

Siete Conceptos básicos para la realización de fotografía macro
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una especialidad con muchos seguidores, que fascina por sus resultados, por la espectacularidad de las imágenes. No es un estilo de fotografía de los fáciles, ya que se enfoca desde muy cerca, tenemos muy poca profundidad de campo debido a ese acercamiento, hay que controlar de iluminación tanto con luz ambiente como si llevas flashes o montar un estudio de producto en casa.

No hablaremos del objetivo perfecto porque lo hicimos aquí hace poco, pero si de otros muchos detalles que influirán en los resultados de vuestras fotografías, relativos a la iluminación, accesorios a llevar, composición, enfoque,...

1. Imágenes estables

Necesitamos la máxima nitidez y enfoque, así que usa una velocidad por encima de la distancia focal (si tienes un objetivo de 100mm, intenta disparar sobre 1/100s aunque tengas estabilizador óptico o montes un trípode). Si hacemos fotografías a un insecto o una flor, el movimiento natural del insecto y el viento que les mueva hacen que un estabilizador óptico (diseñado para reducir TU movimiento) o un trípode no evitan esos movimientos aunque ayudan en ocasiones.

calidad

Para producto podemos seleccionar velocidades lentas si usamos un trípode, ya que las condiciones en que se realizan son muy controladas. Y se fotografían objetos que no se mueven durante la sesión.

2. Calidad de imagen

No es necesario que uses siempre el valor ISO más pequeño de tu cámara, pero si es importante conocer hasta donde puedes aumentar ese valor en tu cámara sin que aparezca ruido digital o pierdas nitidez. En muchas ocasiones podemos evitar una foto trepidada si la realizamos a iso400 en lugar de iso100.

Todos los objetivos dan más calidad en unas aperturas que en otras, aunque las lentes macro dan una calidad muy estable en casi todo su rango. Al final es mejor elegir la apertura que nos de la profundidad de campo que deseamos.

3. Imagina que es un retrato

Todo lo que fotografías puede mejorarse con una mejor composición o encuadre, para ello puedes seguir reglas de tercios o cuando haces un insecto o una flor, dejar aire en la dirección de la mirada o en la dirección (que parece tener la orientación de la flor). Tenéis la posibilidad de reencuadrar en casa buscando que la imagen tenga más fuerza, pero perdéis resolución y os volvéis perezosos, es mejor obtener la imagen directamente desde la cámara, no depender tanto del post procesado.

direccion mirada

4. Iluminación extra

Incluso en los días de sol podéis tener dificultades para exponer correctamente, si estás a la sombra, si usas un macro 180-200mm que obliga a usar velocidades muy rápidas, aparte de aperturas de f16 o más cerrado para tener buena profundidad de campo. Lo más seguro es que necesitéis un flash, podéis adquirir uno convencional y dispararlo directamente desde la cámara, o separado con un disparador o usar un flash anular especial para este tipo de fotografía.

flash
Foto | Neal Fowler

Si solo queréis un pequeño aporte de luz o modificar la actual, podéis llevar tamizadores pequeños para hacer sombra si la flor está bajo el sol y queréis una luz más suave o podéis llevar reflectores para dirigir la luz existente o rellenar sombras.

5. Atrezzo

No solo puedes crear un escenario en un miniestudio para producto, muchos fotógrafos de flora llevan cartulinas de colores y otro atrezzo para crear un fondo desenfocado del color que desees en lugar del que tiene de forma natural y que no os gusta, o para rodear la flor de texturas como arena, grava, alguna piedra de pizarra, ...

6. Dale más vida a tus fotos

Cuando inmortalizas una flor, un insecto o una lata de refresco en tu miniestudio, podemos aportarle más fuerza a la imagen con un poco de creatividad u observando el trabajo de otros amantes del macro con más trayectoria. Un simple spray de agua para pulverizar sobre lo que fotografiamos puede cambiar todo el resultado.

gotas
Foto | Harry Thomas

7. Espera al momento adecuado

Una flor puede resultar más bella con la luz del atardecer o en un día nublado mejor que en un día soleado, si puedes elegir el momento de hacer las fotos, estudia el lugar antes, programa tu sesión y los resultados mejorarán mucho.

Los insectos tienen una zona de seguridad, si te acercas demasiado, se marchan o se vuelven agresivos para defenderse. En el amanecer están más tranquilos, te permiten acercarte más e insistir con más disparos.

Conclusión

Como en toda especialidad, debemos ser creativos, debemos practicar y debemos esforzarnos si deseamos destacar o si queremos conseguir imágenes al nivel de aquellos fotógrafos que hoy son una referencia para nosotros. Planifica al detalle las sesiones, desde el momento adecuado, pasando por el equipo a usar, complementos y accesorios, invierte tiempo en componer y repite las veces que te lo puedas permitir.

Foto | Neal Fawler

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio