Yul Brynner, el mítico actor de 'Los diez mandamientos' o 'Los siete magníficos', era también un genial fotógrafo
Historia de la fotografía

Yul Brynner, el mítico actor de 'Los diez mandamientos' o 'Los siete magníficos', era también un genial fotógrafo

HOY SE HABLA DE

Si te gusta el cine, si eres cinéfilo y empiezas a peinar canas o notas la ausencia de pelo, recordarás a Yul Brynner como el malvado Ramses II en 'Los diez mandamientos' o el líder de 'Los siete magníficos', ese remake de 'Los siete samuráis' de Kurosawa. Este mítico actor tenía como afición la fotografía y resulta que era algo más que un mero aficionado.

Hacer fotografías es una de las experiencias más relajantes del mundo si no es tu profesión. Es una de las mejores maneras que existen para evadirte y olvidarte por un rato de tu vida, como todas las aficiones. Yul Brynner era uno de los mejores actores que vivió su época dorada a finales de los años cincuenta, cuando rodó sus películas más famosas.

Un actor como él tenía acceso a un mundo al que los demás solo podemos soñar. Era el mundo de las estrellas, del lujo y el glamour. Además del entorno familiar al que le sacó también mucho provecho desde este punto de vista.

Su vida es tan impresionante que merece ser novelada o convertirla en una película inolvidable. Por supuesto en algún que otro capítulo y en muchos planos estaría acompañado de una cámara, afición que empezó a principios de los años cincuenta, cuando era una estrella teatral en Broadway y llegaba a todos los hogares estadounidenses a través de la televisión.

Yul Brynner y la fotografía

Yul Brynner nació en Vladivostok, Rusia el 11 de julio de 1920. Su padre era ingeniero de minas y su madre venía de una familia intelectual. Por este motivo su formación cultural fue muy profunda, aprendió ruso, inglés, francés, chino, coreano, checo y japonés.

Después del divorcio de sus padres se quedó con su madre que decidió irse a París, donde el joven Yul Brynner aprendió a tocar la guitarra de tal modo que terminó trabajando con 16 años en los clubes parisinos donde conoció a Cocteau o a Picasso. Y como anécdota, dejó el ambiente musical para hacerse trapecista.

Esos años locos terminaron cuando entró en una compañía rusa en la que se especializó en los textos de Shakespeare. Así entró en el mundo de Broadway, protagonizó el musical 'El rey de Siam' en más de 5000 ocasiones y llegó a Hollywood donde se convirtió en estrella.

Yul Brynner fotógrafo
Con sus Leica al cuello

Murió en 1985 después de una larga enfermedad y de compaginar su vida de actor con el de asesor especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Y en medio de esta vida estuvo la fotografía como válvula de escape o simplemente como puro divertimento. La prueba es que cuando murió su hija Victoria, fotógrafa para más señas, encontró todo el material abandonado en el ático de su casa. Y decidió publicarlo.

Ahí están los grandes mitos del cine. Y lo que vemos es totalmente distinto al glamour que estamos acostumbrados. No son fotografías perfectas, tienen toda la vida de las instantáneas familiares que se pusieron de moda a finales del siglo pasado de la mano de Martin Parr, por poner un ejemplo.

El valor de su fotografía

Son recuerdos de tiempos pasados, de momentos felices en los descansos de los rodajes, en las fiestas familiares. El valor de las imágenes sube por lo que cuentan. Puede que no tenga ninguna fotografía mítica, pero todas las que hemos visto tienen el poder de contar cosas, y eso es lo importante.

Cuando la hija descubrió el material fotográfico de su padre decidió publicar una pequeña selección. Pero mucha gente seguía recordándole al cabo de los años. Y gracias al diseñador Karl Lagerfeld publicaron en cuatro volúmenes con 600 fotografías de las 8000 que existen en el archivo.

Yul Brynner: A Photographic Journey

Yul Brynner: A Photographic Journey

Era un fotógrafo eminentemente de Leica, pero también se le puede ver con alguna Nikon y Fuji entre las manos. Esos cuatro volúmenes tocan todos los aspectos de su trabajo: Estilo de vida, La vida en los rodajes, 1956 y Un hombre con estilo.

Yul Brynner fotógrafo
Algunas de sus fotografías en Instagram

En el primero descubrimos sus retratos de la vida real de sus amigos, las estrellas de Hollywood y la gente de la cultura. En el segundo están todos los disparos que hizo durante los rodajes.

En el tercero el mismo Martin Scorsese analiza, junto con las fotografías, el año en el que rodó 'Los diez mandamientos', 'El rey y yo' y 'Anastasia'. En el último volumen encontramos la vida íntima y familiar, los experimentos fotográficos y su pasión por la vida.

Yul Brynner estará siempre en el corazón de los amantes del cine. Y si también les apasiona el mundo de la fotografía tendrán otro motivo para volver a ver sus películas o encontrar sus libros en una librería de viejo o en una oferta de Wallapop, quién sabe...

Temas
Inicio