Publicidad

'Amigo circo', la certera visión del mundo circense del fotógrafo Florencio Sánchez
Libros de fotografía

'Amigo circo', la certera visión del mundo circense del fotógrafo Florencio Sánchez

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

En las redes sociales podemos encontrar mil cosas interesantes. Por ejemplo, los trabajos de muchos fotógrafos apasionados con una mirada profesional. Este es el caso de Florencio Sánchez, con muchos años con la cámara al hombro y que ha dedicado los últimos cuatro a sacar adelante su proyecto 'Amigo circo'. Es un ejemplo perfecto de la dedicación y esfuerzo que exige la buena fotografía.

En los últimos años siempre se exige mucha rapidez para publicar un proyecto. En las escuelas llegan a pedirlo dentro del año lectivo como prueba final. Si no lo entregas no habrás logrado los objetivos iniciales. Nos hacen creer que hay que hacerlo enseguida porque viene otro alumno detrás y te quita el puesto que deberías haber conseguido tú. Esa es la presión. No importa nada que quién lo haya conseguido luego no vuelva a hacer nada interesante. Solo importa el ahora.

Afortunadamente no todos se dejan llevar por esta tensión. La fotografía tiene mucho de paciencia y dedicación. Las prisas, salvo que seas fotógrafo deportivo o de prensa, no son buenas consejeras. Hay que generar las ideas, reposarlas y trabajar sin desaliento para conseguir nuestro objetivo.

La fotografía tiene mucho de paciencia y tiempo

Y esto es lo que ha hecho Florencio Sánchez, fotógrafo y trabajador incansable, para sacar a la luz su proyecto 'Amigo circo'. Nos reunimos con él en una terraza para que nos contara toda la historia de la gestación de su libro, de principio a fin. Lo que ha conseguido es magnífico. Pero ante todo nos ayuda a recordar que el camino creativo pocas veces está regado de días de vino y rosas.

Florenciovi Portada del libro

No es un fotógrafo profesional, exactamente igual que algunos de los fotógrafos más reconocidos de generaciones pasadas. En sus comienzos solo podía dedicarse a su afición en los ratos libres. Pero aprovechaba el tiempo apuntándose a talleres y cursos. Hasta que dio el paso de inscribirse en un conocido máster de fotografía. Allí conoció a Cristina García Rodero, Isabel Muñoz, Chema Madoz, Carlos de Andrés, Miguel Oriola... y encontró la base para su trabajo personal. Además de entablar amistad con gente que, al igual que él, disfruta de la luz.

El secreto para avanzar, como muchas veces decimos, es trabajar y darse cuenta de que la fotografía es un lenguaje. Y que no sirve de nada esbozar palabras sueltas sino que hay que trabajar por proyectos, para centrar nuestra mirada. Llegó a la conclusión de que le gustaba fotografiar a las personas, investigar en sus miradas y sus vidas. Ese sería su campo. Y ha volcado todo su esfuerzo en conseguirlo.

El tema de 'Amigo circo'

A raíz de un curso con Chema Conesa y Castro Prieto reconoció la necesidad de trabajar con proyectos. Y gracias a que, en la actualidad dispone del suficiente tiempo libre, encontró el tema con el que veía que podía contar una historia: el circo.

¿Por qué? Le llevaba directamente al mundo de su niñez y los recuerdos de aquella época feliz. También ayudó que en su barrio, al lado de su casa, montara la carpa un circo todos los años. Y encontró la riqueza de la vida circense, con sus virtudes y sus miserias. La gente que se encontró le ayudó a llegar a buen puerto. Como dice Enrique de la Peña en la introducción:

Florenciov Florencio Sánchez

El circo es, de entre todas las evocaciones, la que más nos acerca a la infancia. Llega a nuestra imaginación con su desfile de carrozas por el mismo centro de la ciudad de nuestro pasado. Viene la caravana precedida de un calíope pintado de vivísimos colores y tirado por dos blancos caballos de largas crines, haciendo sonar por sus tubos una melodía venida de nuestra evocación infantil: siempre feliz, siempre brillante.

Ya tenía experiencia fotografiando a alumnos en alguna escuela de circo, pero quería profundizar en la vida de los trabajadores circenses: domadores, trapecistas, payasos y todas las personas cuyo trabajo es entretener y divertir a los demás temporada tras temporada. Así que se lanzó sin red, alentado por la idea de Carlos de Andrés, que siempre anima a fotografiar lo que tenemos en la puerta de nuestro hogar.

Lo más difícil a la hora de hacer un libro

Hay que hacer muchas cosas para terminar con un libro creado por nosotros entre las manos. Invertir mucho tiempo, conocer la técnica fotográfica sin fisuras, saber seleccionar... Pero lo que más le costó a Florencio fue encontrar el concepto del libro. Tener bien estructurado lo que quería contar. Es algo en lo que coinciden muchos autores cuando hablan de un trabajo semejante.

Florencioiv El autor fotografiado por Joan Manuel Baliellas

Tenemos que saber si alguien más ha contado algo sobre nuestra idea, si lo ha tratado de la misma forma... Él lo tuvo claro cuando se dio cuenta de que el mundo del circo hacía tiempo que parecía olvidado por los fotógrafos. Este fue el acicate que le llevó a contar su historia. Así pudo empezar a disparar con decisión día tras día, año tras año.

Así conoció a los integrantes y las familias del Circo Gottani, Quirós, Holiday, Mundial, Alpha Circus, Circo de Mouse, al Festival de Circo de Ávila... Llamadas, visitas, contactos y sobre todo ajustar los tiempos con ellos para lograr plasmar lo que estaba latente en su cabeza.

Florencio Sánchez es de los fotógrafos que tienen claro cuáles son las imágenes que llegarán al final. Otro tema es el orden y el lenguaje visual, la narrativa que explique el porqué una foto va junto a otra o tiene que separarse de las demás.

La selección de las fotografías cayó por sí sola cuando se dio cuenta de que, con todo el material disponible, podía contar su forma de ver este mundo a veces idealizado, otras demonizado por la nueva forma de ver las cosas. Elegir un archivo u otro es cuestión de decisión. Florencio Sánchez es de los fotógrafos que tienen claro cuáles son las imágenes que llegarán al final. Otro tema es el orden y el lenguaje visual, la narrativa que explique el porqué una foto va junto a otra o tiene que separarse de las demás.

Florencioii Florencio Sánchez

Es un proceso complicado, pero gracias a la ayuda de sus amigos editores pudo romper con su idea preconcebida -texto, pie de foto, esquema cerrado- y apostar por la imagen a sangre sobre el papel, olvidarse de textos explicativos y demás... Una estructura moderna que se nota cada vez que pasas las páginas. Porque no es lo mismo hacer un libro fine art que un reportaje puro como el que tenemos entre las manos.

La creación de la fotografía

Siempre es interesante averiguar dónde se hace la fotografía: dentro de cada uno, en el laboratorio o en la cámara. Para Florencio, como nos contó, la imagen se crea en algún lugar comprendido entre la memoria y el sentimiento, la cabeza y el corazón. Así se activa un acto reflejo que le permite disparar en el instante decisivo. No necesita ni las ráfagas ni nada parecido.

El instinto del fotógrafo es su clave. Cuando consigues tener sentimientos hacia lo que fotografías todo es más sencillo. Por este motivo es importante tenerlo todo claro. Esa es una delas razones de su proyecto fotográfico.

Hacer un libro de fotografía

En España es muy difícil hacer un libro de fotografía. Es una misión imposible que nos lleva derechos a la autopublicación. Y tenemos que contar que estamos ante el primer libro del autor. Ha sido muy complicado pero ha conseguido a cambio la libertad de hacer exactamente lo que él quería y no depender de ideas de terceros.

Hoy en día incluso a los grandes fotógrafos les cuesta conseguir financiación. Para ahorrar costes podemos acudir a la impresión digital y hacer pequeñas tiradas para dar forma física a nuestro libro.

Florenciovii Florencio Sánchez

Hay que buscar una buena imprenta, elegir un buen papel -gardapat, de alto gramaje, de blanco ahuesado que permite tonos cálidos-, con cuántas tintas quieres trabajar -cuatro tintas a pesar de ser blanco y negro-... Y lidiar con todos los posibles problemas que puedan surgir en todo este proceso.

Nuestro trabajo, si queremos un buen resultado, no acaba cuando entregamos el material. Hay que estar siempre ahí, al pie del cañón. Hasta conseguir, a costa de visitas a la imprenta y pruebas, que las fotografías sean lo más parecido a lo que soñaste. Hay ciento de incidencias pero el fotógrafo tiene que lograr salir adelante. No hay fórmulas mágicas, salvo tiempo, dinero y trabajo, mucho trabajo.

Los consejos para hacer un libro de fotografía

Florencio Sánchez lleva muchos años dentro de la fotografía. La formación con los mejores ha sido uno de los pilares de su trabajo. Y solo cuando vio que iba a tener tiempo suficiente para hacer su libro se lanzó a la piscina. Pero no de una forma alocada. Ese sería el primer consejo que deberíamos tener todos en cuenta. Ha tardado cerca de cuatro años- que podrían haber sido más- en lograr su objetivo. Y cada minuto invertido ha sido fundamental.

No se puede hacer sin un buen proyecto pensado y estudiado. Y desde luego no se podrá hacer bien si no dominamos la técnica fotográfica y el revelado digital. Sobre todo si lo queremos hacer nosotros, sin el apoyo de una editorial. No podemos olvidar que un libro queda para siempre.

Florencioiii Florencio Sánchez

Y lo más importante. Si queremos hacerlo nosotros solos, nos debemos armar de paciencia para lograrlo. No podemos desanimarnos porque las cosas vayan mal y no pensar nunca que nos vamos a hacer millonarios. Aquí estamos por la pasión, no por el dinero.

Hacer un libro es maravilloso. No tiene nada que ver con la imagen en la pantalla. Es una sensación distinta. Es, al fin y al cabo, el mejor destino que podemos encontrar para ellas.

Seguro que en alguna librería encontraréis este libro o escribiendo un correo al autor. Y es un ejemplo a seguir. Habla del circo, de las personas que lo hacen. Huele a palomitas, a arena, a sudor... es el recuerdo que muchos tenemos de nuestra infancia, cuando el payaso nos hacia reír al lado de nuestros padres y nos agarrábamos a ellos cuando el trapecista hacía un doble mortal en el aire. Y todo eso está en las fotografías de Florencio. No podemos olvidar que la vida siempre será un circo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir