Publicidad

Alrededor de 480.000 imágenes eliminadas y con miles más por borrar: La importancia de optimizar nuestro archivo fotográfico
Opinión

Alrededor de 480.000 imágenes eliminadas y con miles más por borrar: La importancia de optimizar nuestro archivo fotográfico

Publicidad

Publicidad

Nuestro archivo fotográfico va creciendo con los años, cientos de imágenes se acomulan por salida o sesión y terminamos con miles de imágenes que quedan guardadas en un baúl sin saber si verán la luz de nuevo o no. Pero, al igual que muchos elementos en nuestra vida, necesitamos ordenar y depurar nuestro catálogo. Aquí os presentamos algunas razones de por qué hacerlo.

El archivo fotográfico re descubierto

Llevo alrededor de 480.000 imágenes borradas y unas 500 - 600 rescatadas de mi archivo digital desde que arranqué a hacer fotografías hace unos 10 años. El total de imágenes capturadas da que en este tiempo he capturado alrededor de 130 fotografías diarias. De las imágenes rescatadas unas 300 son imágenes del ‘álbum familiar’ de personas y momentos que son importantes para mi. Y aún así, faltan 115 carpetas por depurar y reorganizar.

En el pasado os hemos hablado sobre cómo puede ser útil revisar nuestro archivo fotográfico, el problema de guardar todo nuestro archivo fotográfico digital y algunas recomendaciones para limpiarlo. En uno de esos apartados mencionábamos que el principal problema es que, entre más fotografías llenan ese archivo, hay menos valor en las imágenes y muchas de ellas se pierden entre la multitud de fotografías.

Ort 002

Si aplicamos una limpieza a nuestro portfolio, esto puede cambiar. En principio, por el simple hecho de volver a ver esas imágenes que componen nuestro archivo, estamos una vez más seleccionando lo mejor de nuestro material, estamos revisando el potencial de imágenes que dábamos por perdidas antes o encontramos que podemos solucionar algunos defectos gracias a la evolución de los procesadores de revelado a través de los años.

Este archivo fotográfico redescubierto no solo nos permite aplicar el ejercicio de ver cómo hemos evolucionado a través de los años, sino que nos ayuda a encontrar un centro de nuestros gustos, nuestro estilo y cómo podemos limpiar a su vez nuestro portfolio de presentación.

Portfolio enfocado

¿Cuándo fue la última vez que limpiamos nuestras páginas web para mostrar un portfolio limpio y elegante? ¿Cuándo fué la última vez que limpiamos nuestro Flickr y nuestro trabajo en redes para que solo lo más importante sea lo que se muestre?

Port 001

Eliminar la basura de nuestro archivo digital es un proceso largo y tedioso, pero que nos da mucha información. En ese proceso encontramos los errores de imágenes viejas e imágenes que creemos representan nuestro trabajo, pero que, al verlas de nuevo con más experiencia y detenimiento, nos damos cuenta que hay todavía mucho en qué trabajar. El proceso de limpieza propuesto por Marie Kondo es una forma muy útil de dirigir cómo filtrar tantas imágenes.

Esta depuración nos enseña a apreciar lo mejor de nosotros y a buscar nuestros puntos fuertes y débiles. También enfocamos más nuestros gustos y entendemos cómo manejar nuestros archivos de una manera más óptima para la elaboración de nuestro portfolio.

Optimizar el almacenamiento y los flujos de trabajo

Las demás ventajas inmediatas que hay en este proceso de depuración son a un nivel más técnico. La primera es la liberación de gigas de material que está guardado sin hacer nada y que puede servirnos para más que ocupar datos.

Port 003

Como segundo elemento, al tener miles de imágenes guardadas sin hacer nada nuestras imágenes importantes y buenas se pierden entre carpetas. Por mucho que desde el día uno hayamos aprendido a catalogar y ponerle estrellas y colores a nuestras imágenes, muchas carpetas y muchas imágenes implica tener que revisar entre todas ellas para encontrar alguna imagen que recordamos es importante o útil para nuestro archivo.

Un catálogo depurado y optimizado nos permite encontrar nuestro material de manera rápida, permite más eficiencia en el flujo de trabajo y además permite segmentar las imágenes para enfocar nuestro portfolio de manera óptima.

Finalmente, esta labor de hacerlo de una buena vez nos enseña a mantener más orden y dedicación en la curaduría de nuestros trabajos. Una vez hecho, cada seis meses podemos hacer una revisión de lo último que agreguemos para mantener el orden de nuestro archivo digital.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir