Compartir
Publicidad
Publicidad
El fotógrafo Sthephen Shore recomienda a los estudiantes disparar con película
Opinión

El fotógrafo Sthephen Shore recomienda a los estudiantes disparar con película

Publicidad
Publicidad

Stephen Shore es uno de los mejores fotógrafos de los últimos tiempos. Su estilo ha marcado a decenas de generaciones y fue de los primeros que apostaron por el color. Su forma de pensar, de fotografiar, es un referente. Por eso tenemos que prestar mucha atención a lo que le dice a los estudiantes: empieza disparando con película.

Seguro que esta afirmación levanta ampollas allí donde llegue, pero creo que la palabra de Stephen Shore hay que tenerla en cuenta. No deja de ser un referente dentro del mundo de la fotografía. Alguien que tuvo el valor de presentarse, con tan sólo 14 años, al jefe del departamento de fotografía del MOMA para enseñarle su trabajo. Y con 24 años consiguió su primera exposición en semejante templo. Y hoy tiene ahí una de las grandes retrospectivas del año.

Stephen Shore Ii Stephen Shore

Apostó por el color cuando nadie creía en sus posibilidades. Y cuando todo el mundo le siguió, decidió hacer fotografías en blanco y negro con su cámara de placas, como los pioneros... Él, que durante mucho tiempo disparó con su cámara Mickey Mouse de 35 mm. Como se puede leer en el magnífico catálogo que editó la fundación Mapfre con motivo de su gran retrospectiva hace un año:

La apariencia de neutralidad, la ausencia de las distinciones habituales de la expresión artística fotográfica y un tratamiento del tema aparentemente desinteresado o distante, fueron las características que, paradójicamente, permitieron a la fotografía ser plenamente aceptada como arte. La obra de Shore, deudora de la herencia de Walker Evans e influenciada por la Factory de Warhol, participa de forma significativa de este giro en la compresión de la práctica fotográfica.

Si nos interesa aprender del mejor, y nos cuesta mucho acercarnos a alguno de sus talleres, siempre podemos comprar su gran libro 'Lección de fotografía'. Ahí vuelca todo su saber que despliega sin igual en el Bard College de Nueva York. Eso sí, no esperes encontrar mil textos. Solo unas pocas frases y muchas fotos con la que tendremos que establecer una lucha visual para desenmascararlas. Pero vamos a lo interesante.

Para aprender hay que disparar con película

En la página Artsy han entrevistado a este fotógrafo y le han sacado unas declaraciones muy llamativas para los estudiantes de fotografía. Sobre todo viniendo de alguien que siempre va contracorriente pero que desde que sacaron la Nikon D3 abrazó con todas las consecuencias la imagen digital.

Stephen Shore Iii Stephen Shore

No podemos olvidar que estamos ante un fotógrafo con cuenta en Instagram y más de 100000 seguidores. Lo gracioso es que no sabe lo que pasa realmente y siempre se sorprende cuando la gente le vota (y tiene una media de 2000 por disparo). A pesar de tantos seguidores, a él solo le llama la atención 144...

No tengo ningún problema con lo digital. Es lo que utilizo ahora, pero estoy convencido de que hay ciertas cosas, muy difíciles de describir, que se aprenden en el cuarto oscuro.

A la hora de disparar en digital los fotógrafos tienen un problema bastante preocupante: no cuesta dinero. Da igual hacer diez que mil fotografías. El precio es el mismo. Así que la gente dispara sin pensar, sin cuidar los detalles, sin vigilar el encuadre. Es como un adolescente consentido que no aprecia las cosas y gasta sin mesura. Este problema acabaría volviendo a pagar por cada disparo.

Dejaríamos de hacer mil fotos del desayuno para hacer una buena en el día. Después de valorar muchas cosas decidiríamos el momento justo de activar el obturador. Y solo cuando lo viéramos realmente necesario. Esa es la mejor escuela que podemos tener. La escuela del hambre, aprender que las cosas cuestan.

Stephen Shore Stephen Shore

Y entiendo que es algo complicado de asumir, pero que lo diga Stephen Shore querrá decir algo. A mis alumnos siempre les recomiendo hacer lo siguiente. En vez de llevar en la cámara una tarjeta de 32 GB, busca en tus cajones una de 512 MB. Y ahí tienes que meter todas tus fotografías del fin de semana. Seguro que te lo piensas antes de disparar. Y empezamos a apreciar la luz, el momento y a estar seguros de lo que realmente queremos decir con un disparo.

En Xataka Foto| Últimos días para visitar la exposición de Stephen Shore en Madrid

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos