Compartir
Publicidad

No te engañes: lo imprescindible en tu mochila

No te engañes: lo imprescindible en tu mochila
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos tenemos en algún momento nuestra mochila fotográfica repleta con todo nuestro material: cámaras, objetivos, flashes de mano, filtros, pilas, baterías, tarjetas, cargadores, disco duro portátil,... luego salimos a hacer fotos con toda la mochila en la espalda cargada, hay quien incluso lleva el trípode también.

Cuando empiezas en la fotografía como aficionado o amateur se suele hacer esto por dos motivos fundamentales, por un lado la inseguridad de poder necesitar algo y no llevarlo ese día, con la experiencia vas llevando solo lo que usas y necesitas, dejando el resto en casa. El otro motivo es el de presumir de equipo cuando vas en grupo o quedada, un motivo que pocos reconocen pero que descubres en cuanto observas que solo hablan de lo que tienen o lo que van a comprar, más preocupados por comprar mucho equipo o tener el mejor del grupo de amigos que de hacer fotos.

Hoy publico este artículo para los que empiezan, los que tienen mucha información de amigos, de conocidos y de foros con el equipo que "deben comprar si o si" y con lo que deben llevar siempre en la mochila. Os daré mi opinión tras más de una década con la mochila al hombro.

Imprescindible en tu mochila

Cámara y objetivo

Aquel que sepas seguro que vas a usar. Al final puedes llevar 5, montarlos todos si lo deseas, pero para hacer fotos en un estadio de fútbol, baloncesto,... te sobra con un 70-200 ó 100-400 o similar (si estás en primera fila te vale incluso un 24-105). En paisajes te vale un zoom angular, en moda un 70-200 si tu estudio tiene muchos metros de largo o un 24-70 si es más corto. Para retrato te vale un 85mm, para una boda te vale un 24-70 pero llevar un 85 o un 70-200 te puede ayudar para fotos con mucho desenfoque de fondo. Si te pagan por un trabajo, es recomendable llevar un segundo cuerpo de cámara por si te falla el principal.

Batería extra

Sobre todo cuando tu batería no es capaz de aguantar toda la jornada o cuando no sabes si está cargada o puede tener poca carga. Si el día antes de cada salida cargamos la bateria, podemos ahorrarnos llevar otra, aunque su poco peso hace que no importe llevar más.

Tarjetas de memoria

Hay dos vertientes, la de aquellos que llevan una sola tarjeta de 64 ó 128GB para no tener que cambiar en ningún momento, o la de los que llevan varias de 4 u 8GB por si alguna se estropea, no perder toda la sesión. La decisión final es vuestra.

Filtros de fotografía

Solo si haces paisaje natural o urbano, degradados neutro, densidad neutra, polarizador, o de efectos creativos, pero no recomiendo montar un UV o Skylight siempre sobre el objetivo aunque muchos lo recomiendan, es algo personal, durante muchos años los llevé y es un gasto inútil, con luces frontales producen luces parásitas que destrozan las fotos y aparte no evitan que se rompa el objetivo si se cae (es también algo ilógico el poner una lente de 20 ó 100 euros sobre un objetivo de 1500 euros o más que no se ha diseñado para llevar ese cristal puesto).

Trípode y bolsa de plástico

Si haces paisaje, panorámica, larga exposición o timelapse; un buen trípode y rótula que aguante el peso de tu equipo con estabilidad y una bolsa vacía de plastico (de las de un supermercado) para llenar de piedras, arena o lo que haya cerca, luego se cuelga de un gancho que todo trípode de gama media-alta lleva bajo la columna central y así lo estabilizamos más (sobre todo con mucho viento).

Perilla para soplar el sensor

Sólo si llevas varios objetivos para cambiarlos durante la jornada. Puede ensuciarse el sensor y la perilla os salvará de tener que retocar para eliminar las manchas. Aparte su peso y precio es muy bajo.

perilla

Flashes de mano

Para sesiones strobist, bodas o cuando no tendrás nada de luz o no te guste la iso (tendrás que llevar varios juegos de pilas para aguantar toda la jornada). Soy partidario de la luz ambiente, pero algunos estilos fotográficos requieren flashes, aparte de momentos en los que no hay luz y de cámaras que se llevan mal con el iso alto.

Conclusión

A pesar de estas indicaciones, siempre se acaba llevando lo que cada uno quiere, haces muy bien, el camino debes andarlo tu mismo y ser quien decida con el tiempo las cosas que deben quedarse en casa para beneficio de tu espalda. Personalmente, que me dedico a moda y publicidad, solo suelo llevar un 24-70 o un 70-200 dependiendo de la sesión que vaya a hacer (exteriores o estudio) y del estilo que quiera darle (ya que la focal influye en la cantidad de fondo que consigues tras el modelo, aparte de si deseo más o menos desenfoque del mismo fondo). Llevo una batería extra, solo una tarjeta de 64gb, la perilla de soplar y un disparador de radio-frecuencia sin voy al estudio, si voy a exteriores suelo llevar un reflector 5 en 1 grande plegado por si quiero modificar un poco la luz que haya.

Foto inicio | Steve Jurvetson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio