Compartir
Publicidad

¿Qué está pasando en World Press Photo?

¿Qué está pasando en World Press Photo?
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Y nos referimos al concurso fotográfico, claro está. Parece ya una tradición algo macabra, que se repite casi cada año, con culpables o inocentes. El tema del primer premio de fotografía contemporánea (historias) está convirtiéndose en un extraño peloteo digno de un partido de tenis de tierra batida, un ahora así, ahora no, ahora te creo, ahora no.

Algo que en tierra batida puede tener su belleza, ofrece un espectáculo ciertamente esperpéntico para una organización que debería ser referente, que quiere ser líder del fotoperiodismo, aunque asuntos como el que nos ocupa lo hacen muy cuestionable.

Poca claridad y poca información hacen muchísimo daño a una organización que este año pretendía cambiar las cosas. Al tema de los tramposos, ese 20% detectado en las dos últimas rondas y que deja un aire de sospecha se unía otro asunto diferente. Un tema que hasta ahora habíamos mirado de lejos en Xataka Foto esperando una clara resolución, una declaración firme y clara. Habíamos preferido guardar silencio antes que equivocarnos. Pero es que sabíamos que iba para largo. Y, sospechando, lo ocurrido en ocasiones anteriores decidimos esperar.

Mientras tanto, intentamos, hace varios días, ponernos en contacto tanto con el alcalde de Charleroi como con el fotógrafo Giovanni Troilo. Hasta la fecha de esta publicación, no hemos recibido contestación por parte de ninguna de las partes.

Falta de criterio, seriedad y eficiacia: Ahora sí, Ahora no

Hoy desayunaba, dispuesto, por fin, a comentar este asunto y ofrecer nuestra opinión sobre las diferentes declaraciones que han aparecido en distintos medios realizadas por el fotógrafo Giovanni Troillo cuando la cuenta de Twitter de World Press Photo anunciaba lo siguiente:

(Debido a nuevas informaciones, reabrimos la investigación sobre el primer premio de la categoría de Historias Contemporáneas)

Pero apenas un par de días antes ...

Una investigación que había durado tres días y de la cual trascendía poco.

¿Fotos preparadas o información?

Las buenas prácticas del fotoperiodismo exigen primar la información sobre lo demás. World Press Photo creo que ha pecado de exceso de contemporaneidad. No vamos a entrar a debatir el aspecto de calidad en cuanto a las imágenes de este primer premio, aún de Giovanni Troillo, hoy, de Historias Contemporáneas.

Pero a cualquiera, desde aficionados a profesionales, que vea las imágenes le entran dudas que al jurado no le entraron, al parecer. Tal vez, algunas de las imágenes son preparadas, cruzando la línea, rompiendo las reglas y no gozan de ese componente azaroso que busca el fotoperiodista que busca una noticia o persigue un reportaje. Algo que me parece sí refleja otro premio, el de Darcy Padilla, una historia realizada a largo plazo, un reportaje que ha durado 21 años.

El motivo construido por el fotógrafo ofrece una seria distorsión de la realidad que socava la reputación de la ciudad de Charleroi y sus habitantes, así como a la propia profesión de fotoperiodista, escribió el Alcalde de Charleroi, Paul Magnette.

Cuando el fotoperiodista es parte implicada de la noticia, de la foto, algo falla. Y nos remitimos a las polémicas declaraciones a TIME Magazine:

Lo que hice es bastante haciéndoles saber que había una cámara, y yo sólo tomé una foto - dice Troilo-. Ellos sabían que yo estaba allí, y ellos no hicieron nada diferente de lo que lo habrían hecho.

El fotógrafo, sin embargo, admitió que había usado una linterna debajo de la pareja para mejorar la calidad de la imagen..

A continuación en el mismo artículo de TIME, leemos al respecto de otra de las fotografías sobre una pareja que conocía el fotógrafo:

Fui allí y les pedí que hicieran lo que ellos están acostumbrados a hacer en su vida privada.

¿Y ahora qué? Que cada uno saque sus conclusiones

Todo esto denota un mal que se repite muchas veces, distorsionar la realidad a la hora de informar no solamente es cuestión de ese gran malvado Photoshop que nos permite cambiar muchas cosas, distorsionar la realidad. Perdón, el mensaje, la percepción. Realmente, no lo sé. ¿O es que desde el momento que cogemos una cámara y capturamos un instante de tiempo no estamos manipulando la realidad?

Sin embargo, parece claro que "preparar" las fotografías, crear la historia en vez de ser testigo de ella, cruza la línea de ese territorio apasionante que es el fotoperiodismo y del que World Press Photo quería portar la bandera.

ACTUALIZACIÓN

World Press Photo retira el premio a Giovanni Troillo

Sitio Oficial | World Press Photo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio