Compartir
Publicidad

Recuerda, tú llevas la cámara, la cámara no te lleva a ti

Recuerda, tú llevas la cámara, la cámara no te lleva a ti
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos pocos días nos adentrábamos a hablar sobre uno de los temas que en estos años está moviendo la industria fotográfica y el mundo fotográfico en general, la tecnología por encima de la creatividad.

Enlazando un poco con esas pasadas palabras que realicé quería poner de manifiesto algo que parece terminológicamente valido, pero que bajo los hechos es más que discutible. ¿Es importante el trabajo personal para el verdadero desarrollo profesional? ¿Somos esclavos de lo que nos "dice" la cámara?

La idea de fotografiar

Fotografiar es un ejercicio de externalización. Este ejercicio suele estar asociado a muchas dotes artísticas tales como la pintura, el diseño gráfico, música... y aunque esa externalización o salida a la superficie de nosotros se produce mediante herramientas, esas herramientas no son capaces de mostrar esas dotes por si mismas sin la ayuda de nosotros mismos.

Articulo 1

Fotografía de Noelia.vj F o t o g r a f í en nuestro grupo de Flickr

¿A donde quiero ir a parar con todo esto? A algo muy simple, y es que entre los artistas o gente dedicada al mundo del arte hay más cosas en común que los unen, a cosas que los separa. De hecho, hay gente de diferentes ramas artísticas que pueden ser almas gemelas interiormente (salvando que cada uno somos diferentes), mientras que dos que se dediquen a la misma rama puedan separarlas un abismo.

Todo esto para dejar algo muy importante a flote, y es que nunca hay que dejar que tu herramienta limite o acote tus posibilidades.

¿Somos esclavos de lo que llevamos en las manos?

Siempre suelo oír que para hacer determinado tipo de foto hay que tener cierto tipo de material, o que esto se hace de esta forma porqué es "lo que hacen todos".

Es cierto que dentro del mundo de la fotografía comercial el cliente es el que manda y el que exige, pero tenemos que recordar que cuando alguien nos contrata a nosotros por encima de otro siempre debemos dar un poco de nosotros mismos; eso que hace diferenciarnos de los demás.

Articulo 2

Fotografía de Lindsay S Images en nuestro grupo de Flickr

Si cada día disponemos de mejores equipos y mejoras tecnológicas en la fotografía debemos ir más allá y sacar nuestras posibilidades, arriesgar un poco o hacerle ver al cliente que hay nuevas formas. Obviamente tenemos que estar muy seguros de nosotros mismos, y eso es así, pues sino el cliente nunca lo estará de nosotros.

Salvando el terreno comercial, el terreno personal es quizá el mejor apoyo para desarrollar todas esas nuevas posibilidades que el terreno profesional no nos da de antemano.

El trabajo personal un "entrenamiento" para conseguir despuntar

Cuando uno se adentra en el terreno profesional muchas veces pierde el norte haciendo exclusivamente lo que las modas o el cliente pide. No es menos cierto que el cliente manda, y qué uno no puede hacer lo que le gustaría. Esto hace muchas veces que nuestros pensamientos o ideas se queden en el olvido o aparcadas.

Para que todo esto no ocurra, debemos saber que la fotografía dentro del trabajo personal es casi o igual de importante que la fotografía profesional. Los trabajos personales, sacan lo mejor de nosotros mismos, ideas nuevas las cuales no tenemos porque tener ninguna supervisión de nadie y que con el tiempo pueden adaptarse a nuestro trabajo profesional.

Hay que tener claro una cosa, las modas siempre son creadas por alguien, y por tanto todo nace de un pensamiento personal (de la forma que sea). El trabajo personal, es algo definido por ti, algo que ni siquiera nos hace tener que seguir unas normas ni unos valores fijos.

Articulo 4
Fotografía de Fran Barrero profesional de la fotografía de moda y en continua cercanía a las posibilidades creativas

En definitiva, muchas personas creen que un tipo u otro de foto es posible gracias a lo que se lleva entre las manos. Creen tan ciegamente en eso, y en la no posibilidad del cambio que muchas veces acaban por no confiar en si mismos si se les saca de su zona de confort fotográfica.

No podemos estar cambiando las modas todo el rato, es cierto, y más cuando trabajamos en un mundo que necesitamos hacer las cosas para pagar nuestras facturas. Pero a pesar de todo, el terreno personal es el alma de toda esa fase de experimentación, esa fase en la que no necesitamos ni la herramienta para definirnos aún más.

Hay que tener claro una cosa, siempre somos nosotros los que llevamos la cámara y por tanto somos nosotros los que decidimos, no dejemos que ella decida por nosotros ni todo lo que representa su entorno. Al menos sino podemos hacerlo del todo, intentémoslo hacer en parte.

Fotografía de portada | Fotografía de beth retro en nuestro grupo de Flickr

En XatakaFoto | Un viaje con destino a la fotografía profesional

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio