Compartir
Publicidad
Publicidad

Series de TV que has de ver si eres fotógrafo: Breaking Bad

Series de TV que has de ver si eres fotógrafo: Breaking Bad
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Volvemos con nuestro especial sobre las series de televisión que creemos que destacan por su buena fotografía y queremos recomendaros.

Y pasamos de un asesino en serie que nos cae bien a un padre de familia muy peculiar que, tras toda una vida por el buen camino, se pierde en una espiral hacia el malo. Manufactura y distribución de metaanfetamina (meth o crystal en inglés), y todo lo que ello conlleva, en Breaking Bad.

h2. Breaking Bad

Vince Gilligan es el creador de esta trepidante y genial serie, mientras que su director de fotografía es Michael Slovis.

Breaking Bad

Al igual que en el caso de Dexter, se trata de una serie que se recrea mucho visualmente en el personaje principal, trabajando la luz sobre su rostro y expresiones.

Y también, nuevamente tiene una de mis cabeceras favoritas, aunque mucho más minimalista y sencilla en este caso. Un muy buen ejercicio de créditos pero que poco o nada tiene que ver con la fotografía.

Para mí ambas series son similares en muchos aspectos, aunque difieren en otros tantos. Podríamos decir que aquí también volvemos a tener una recurrencia en ese uso de la luz que potencia el lado malvado de los protagonistas.

h2. Desiertos, sudor, polvo y humo

Breaking Bad

Probablemente la mejor decisión que han tomado Gilligan y Slovis ha sido el ambientarlo en el estado de Nuevo México. Los parajes terrosos, desérticos y polvorientos se suceden capítulo tras capítulos, bajo el sol abrasador del sur de Estados Unidos.

Toda la serie en sus cinco temporadas emana polvo desértico, sudor y "sed" por cada uno de sus frames. Un escenario conjunto que proporciona una estética y sensaciones que se transmiten de manera poderosa al espectador.

El humo es una de las claves principales, así como las mascarillas, las gafas, el plástico y la goma (herramientas de laboratorio). La cámara se recrea en los útiles y en los procedimientos del laboratorio y vemos constantemente cómo se recurre a estos elementos para componer preciosas fotos en movimiento muy equilibradas y mimadas.

Por supuesto, y como toda serie centrada en negocios turbios, la segunda clave sería sin duda los primerísimo primer planos que se suceden a lo largo de innumerables conversaciones y negociaciones de lo más tensas e intensas. Normalmente siguiendo ese maravilloso esquema de una luz fuerte trasera y lateral combinada con una suave luz de relleno que nos permite ver detalle.

Breaking Bad

h2. El contraste como elemento de descanso visual

Todas estas situaciones tensas, incómodas o duras, están convenientemente aderezadas y contrastadas con escenas cotidianas y contemplativas en las que casi el tiempo se detiene: fuertes contraluces hogareños, rayos de sol por la ventana, ambientes recreativos familiares y pensativos por la noche a la luz de la piscina.

Estas escenas sirven de descanso y evitan que nuestro ojo se acostumbre - o acomode - demasiado a los tonos rojizos y áridos.

Otro elemento bastante recurrente a lo largo de la serie son las piscinas. Ese contraste entre el desierto y el agua azul juega un papel importante a nivel visual, además de servir para algunas de las numerosas "uniones visuales" entre escena y escena (como no soy un experto en cine, no sé qué nombre tiene ese recurso en el que una escena termina con un elemento con el que también empieza la siguiente).

Breaking Bad

En cuanto a los planos, es una serie en la que sus creadores arriesgan constantemente. Aunque con el dominio que demuestran, casi podríamos decir que de arriesgado no tiene nada, ya que les sale todo bien.

Esto se deja notar principalmente en la cantidad de picados y contrapicados que encontramos, angulares con la cámara tirada en el suelo junto a algún "sujeto", puntos de vista colocados en el interior de una lavadora industrial o dentro de una piscina ensangrentada bajo el agua - en el que probablemente sea el mejor plano que recuerdo de Breaking Bad y uno de los mejores que recuerdo en el cine y la TV - y muchas otras.

En definitiva, se trata de una serie donde la plasticidad de la imagen y la potencia de los planos son fundamentales, y son precisamente estos elementos los que le confieren la fuerza que tiene y lo que nos hace disfrutar de este manjar fotográfico.

Más información | AMC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos