Compartir
Publicidad

Tampoco nos hemos alejado mucho de la fotografía de los 80' ¿o sí?

Tampoco nos hemos alejado mucho de la fotografía de los 80' ¿o sí?
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer por la tarde, aprovechando la exposición de Miguel Trillo en Tabacalera que ya comentamos en su momento, se hizo una mesa redonda con varios representantes de la cultura que vivieron y trabajaron (lo siguen haciendo) en esos años 80 regados por esa nueva oleada de libertades tras dejar atrás los días oscuros del Franquismo, donde entre las anécdotas de esas batallitas contadas, se escondían maneras de entender esta disciplina que, por otro lado, no parece alejarse mucho de lo que hoy vivimos. O tal vez sí.

Sí es cierto que fueron unos años donde esa juventud experimentaba y podía tocar varios palos artísticos, además de expresar un compañerismo donde compartían, no sólo espacios de trabajo (y vivienda), sino ideas y consejos en torno a la fotografía. Donde se juntaban en los bares o buscaban la movida de esa noche. Y no es sólo el reflejo de un anuncio reciente de cerveza. Era realmente una época donde músicos, ilustradores, artistas plásticos, fotógrafos, interrelacionaban y ponían en marcha proyectos en común.

Hay cosas que han cambiado, otras me sigue pareciendo que en estos tiempos hemos retrocedido. Nos contaba Miguel Trillo cómo por aquellos primeros años las editoriales no pagaban por publicar fotografías, de ahí que cuando la revista Madriz a través del ilustrador Javier de Juan sí otorgase remuneración por los trabajos, la sorpresa fuese mayúscula. Actualmente parece ser que hemos vuelto a esa no retribución por parte de algunas editoriales. Por tanto estaríamos de nuevo en ese punto de partida, y no sólo en el sector de la información, sino que otros muchos que se están aprovechando de un trabajo gratuito a cambio de una falsa o insignificante publicidad.

El valor de la fotografía en los años 80

En este sentido podría decirse que la fotografía jugaba un papel secundario en el mundo del arte, incluso galeristas llegaban a decir que en sus espacios esta disciplina no tenía cabida y no podía compartir pared con obras plásticas o escultóricas. Actualmente, muchos de esos galeristas están incluyendo fotografía en su programación y estamos viendo que sí se goza de una mayor salud al respecto. En cuanto a si el Premio Nacional de Fotografía debería mantenerse o por el contrario ser incluidos los fotógrafos dentro del arte en general, surgen las dudas, lo dejo como reflexión.

Algo que también llamaba la atención en aquella época era que el blanco y negro se consideraba más artístico, frente al color que quedaba relegado para las bodas y la publicidad. En este sentido sí creo que hemos avanzado, pero me llama mucho la atención cómo los críticos, como nos contó Ciuco Gutiérrez, consideraban mal fotógrafo a Miguel Trillo porque sus personajes miraban a cámara, cuando lo cool (o lo guay como término que ya incluso les parecía casposo en ese momento) era retratar sin que las miradas se cruzasen. Un hecho que actualmente no dista tanto de esa opinión que tenemos sobre los posados frontales. Algo hemos evolucionado aunque la mecha no se haya apagado del todo.

La inocencia de los artistas en aquella época

Contaba Ouka Leele, en otro orden de cosas, que por aquel entonces los fotógrafos de Madrid revelaban en las bañeras de sus casas, en contraposición a Barcelona que sí contaba con estudios más preparados. La capital catalana siempre llevó ventaja en cuestiones tecnológicas, pero como apunte curioso para todos aquellos que no han trabajo en lo analógico, no deja de ser sorprendente. Como tampoco esa inocencia de la que nos hablaba, que les llevaba a hacer viajes en seiscientos recorriendo Europa y con bajo presupuesto, dejando atrás esa idea que se puede tener de ellos pensando que eran unos privilegiados (económicamente se supone).

Cuestiones todas ellas que se barajaron ayer desde el prisma de la nostalgia, tal vez, del recuerdo de una adolescencia que aportó mucha creatividad al arte en todas sus vertientes y que quedó cómo una época única e irrepetible. A todos los niveles. Dicen que ahora algo está volviendo a resurgir, pero no lo tengo tan claro, ¿vosotros qué opináis?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio