Compartir
Publicidad
7 pasos para filtrar los consejos recibidos por otros fotógrafos y hacer autocrítica
Trucos y consejos

7 pasos para filtrar los consejos recibidos por otros fotógrafos y hacer autocrítica

Publicidad
Publicidad

Todos recibimos consejos. Tranquilo, ya sé que te quedan ganas muchas veces de mandarlo todo a cierto sitio cuando recibimos algún consejo. Todos pasamos por ello. Todos damos consejos, también. Y si, además, somos fotógrafos, comentar nuestras fotografías con nuestros amigos, nuestra familia y recibir su feedback puede estar a la orden del día. Tal vez piensen que somos unos pesados, también. Pero, seguramente, en un alto porcentaje no se atrevan a decir realmente lo que piensan en el caso de que nuestras fotografías tengan una baja calidad. También debemos ser un poco más modestos, ciertamente.

En el extremo contrario podemos encontrar quienes realmente disfrutan "trolleando" y "machacando" con comentarios irónicos y mordaces las fotografías de los demás. Críticas feroces - dignas de estar en el top 10 de los comentarios que podemos leer en la prensa online - y que a más de uno, sobre todo cuando empiezas, han podido dejarle hecho polvo. Por eso en el artículo de hoy vamos a daros algunas claves para madurar, filtrar y crecer con los consejos y críticas de otros.

#1. Ten en cuenta quién te lo dice

Si recibimos un consejo de Joe McNally o Sebastiao Salgado, James Natchwey o Pierre Gonnord, grandes fotógrafos todos ellos, es más que probable que ese consejo valga su peso en oro pues se trata de auténticos maestros de la fotografía.

Piensa quién te lo dice, si viene de alguien muy experimentado es posible que tenga gran valor

'Quién te lo dice' es el aspecto más importante de todos, en mi humilde opinión. Si me encontrara con alguno de esos grandes maestros (u otros), y me dieran una opinión sincera de mi fotografía seguro que sería algo que valoraría toda la vida. ¿tú no?

#2. Piensa en cómo te lo dicen

Aunque recibamos el consejo de alguien respetado, conocido, con gran experiencia, es posible que que las formas utilizadas no sean las más adecuadas. Realmente no es tu problema. Si alguien enfurece por una fotografía tuya y comienza a lanzar comentarios a diestro y siniestro, es su problema, por muy respetado que sea. Ya decimos aquello de "le pierden las formas". Si alguien te da un consejo pero lo hace agresivamente, seguramente perderá gran parte de valor dicho consejo.

Si es de alguien que ni siquiera es conocido ni se dedica a esto de la fotografía, no vale la pena perder un minuto.

#3. Ten en cuenta qué te dicen

Supongamos que alguien te dice algo de buenas formas y tiene amplia experiencia. Ahora cabe pensar en qué te está diciendo. Analiza si es un verdadero consejo, una verdadera opinión, si está hablando de lo que le hace sentir esa fotografía tuya o por el contrario son expresiones de 'cortesía' como las que podemos recibir. A todos nos gusta recibir halagos, pero cuidado si somos demasiado halagados.

#4. La crítica constructiva

Cumplidos los 3 pasos de buenas formas en solo 1, llegaríamos a la crítica constructiva. Tira de ese amigo o ese profesional que conoces que siempre es sincero con sus críticas. De ése que siempre, de buenas formas, te cuenta lo que siente al ver una fotografía tuya, que te da su opinión sobre qué falla y qué supone un acierto. De aquel que siempre hace un análisis objetivo o, al menos, lo intenta; puesto que arte y objetividad es difícil que vayan juntos.

#5. Autocrítica

En su justa medida. Tengo un buen amigo que nunca está conforme con lo que hace hasta el extremo de que piensa que las fotos que hace son auténtica basura cuando no lo son. Es bueno forzar los límites pero sin romper la máquina. forzar como el piloto que busca arañar esa décima de segundo o milésima, incluso, para conseguir la pole position en la última vuelta. Pero hay que tener cuidado con ello, no hay que caer en la negatividad. Para eso también tenemos los ánimos que seguro recibimos de los demás.

#6. Pregunta, pero haz las preguntas correctas

Pregunta a quién sabe de esto, cómo conseguir una cierta narrativa visual, un cierto lenguaje, cómo transmitir sensaciones más que preocuparte por tener la mejor cámara, dominar la técnica u obtener la calidad de imagen mayor que puedas. Importa sí, pero no es nada si la fotografía no cuenta nada, es vacía o existen miles igual a la tuya. Por eso, pregunta, comparte, discute y solo de esa manera podrás enriquecerte y enriquecer a los demás. Sé concreto, se específico con tus preguntas.

#7. Haz lo que tengas que hacer y no tengas miedo del fracaso

Haz lo que tengas que hacer ni más ni menos. Por mucho que la mayoría decida hacer cierto estilo de fotografía con el que no estás de acuerdo o te gusta, ve con tus ideas por delante. Por último, no tengas miedo al fracaso. El éxito no está en 99 veces que caerás sino en levantarse y permanecer de pie 100 veces. Vale, son 6 consejos si contamos esté último. Y sobre todo, ahí va mi consejo, disfruta haciendo fotografías. Piensa en la fotografía como un estilo de vida; algunos deciden hacerse vegetarianos otros decidimos hacernos fotógrafos.

En resumen

Por eso, cuando recibas una crítica recíbela bien y sé respetuoso aunque el consejo venga de malas formas. Pero también defiende tus principios, defiende tu estilo y pide aclaraciones a cualquier sobre cualquier consejo o crítica si no ves claro el objeto de la misma. No hagas como nuestro personaje de portada, aunque te queden ganas muchas veces. Ah, recuerda, los fotógrafos hacen fotografías, las cámaras no.

En Xataka Foto | "Los fotógrafos hacen fotografías, las cámaras no": Harold Davis nos habla de su relación con el mundillo fotográfico

Fotografía de portada | Petras Gagilas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio