Compartir
Publicidad
Cómo conseguir fotografiar con exactitud el color estamos viendo
Trucos y consejos

Cómo conseguir fotografiar con exactitud el color estamos viendo

Publicidad
Publicidad

La reproducción del color es una pesadilla para todos los fotógrafos que buscan la mayor calidad a la hora de hacer una fotografía. El color digital puede ser muchas veces un gran problema, como nos han comentado algunos lectores. Hoy vamos a señalar los pasos que hay que dar para conseguir fotografiar el color que estamos viendo.

Os voy a contar una historia personal. Es tiempo de confesiones. Una vez tuve que fotografiar cerca de 500 prendas para una marca de moda. Era la típica fotografía de producto con fondo blanco. Durante muchos días estuve fotografiando sin parar hasta que llegó una nueva remesa. Tenían un color turquesa muy intenso, de origen artesanal y sin la posibilidad de conocer su valor Pantone. Bien, ese color turquesa salía de un azul rabioso.

Gestion Del Color Iii El color en cuestión

No os podéis imaginar el problema. Esas fotografías eran para colgarlas en una tienda online. Si el color no coincidía el cliente devolvería seguramente la prenda al sentirse engañado. No os diré todo lo que hice para conseguirlo, pero para que hagáis una idea, probé con distintas fuentes de iluminación y varias cámaras de alta gama. Me costó sudor y lágrimas. Pero al final lo conseguí gracias a la ayuda inestimable de un especialista en la gestión del color.

Bastantes veces os podréis encontrar con problemas como este, sobre todo si os dedicáis a la fotografía de producto. Por eso os voy a enseñar el ABC para evitar grandes disgustos. La clave es seguirlos a rajatabla, y contar siempre con el apoyo de un profesional en caso del más mínimo problema.

Primeros pasos

Siempre hay que asumir que todo se va a complicar, así que cuanto antes los resolvamos mejor. Todos los equipos tienen que estar perfectamente calibrados y preparados, y aún así no podemos asegurar el resultado al 100%. Y puede que tengamos suerte en algunas ocasiones, que todo esté perfecto a la primera (es maravilloso cuando sucede), pero os aseguro que en esta especialidad hay que actuar siempre como si fuera la primera vez que lo hicimos bien para que quede perfecto. Repasar una y otra vez todas las cosas.

En primer lugar necesitamos un espacio adecuado para trabajar. Donde no se mezclen las luces de la calle con los flashes o los fluorescentes de una sala contigua. Para reproducir sin problemas el color las luces tienen que tener la misma temperatura de color, entre otras cosas.

Gestion Del Color ColorChecker Passport Photo

No podemos pensar en fotografiar el color con garantías si no contamos con una tarjeta de calibración de color. En el mercado hay muchas. Para situaciones normales creo que la mejor es la ColorChecker Passport Photo, por su tamaño manejable. Con ellas podemos saber de antemano por dónde va a ir el color antes de empezar la sesión. Es fundamental saber utilizar un programa para poder interpretar toda la información de la carta, como DNG Profile Editor.

Por supuesto, y es algo que la gente minusvalora o no aprecia lo suficiente, la importancia de trabajar con un buen monitor para ver exactamente los colores. Me llama la atención la gente que trabaja solo con la pantalla del portátil, o aquellos que se conforman con el monitor del supermercado de la esquina, y sin embargo compran cámaras de alta gama. Cada uno es libre de hacer lo que quiera, por supuesto, pero para trabajos finos un monitor de calidad es fundamental. Y no os olvidéis que hay que calibrarlo y perfilarlo.

La rutina de trabajo

Antes de un trabajo serio, en el que la reproducción correcta de los colores es fundamental, os recomiendo seguir la siguiente rutina de trabajo. Pero os puedo asegurar que hasta que no veáis hacerlo a un profesional del tema, no tendréis la seguridad de hacer las cosas bien al 100%.

Primero hay que colocar el producto en el estudio (o habitación de casa) en un lugar donde se pueda manipular con comodidad, y que no suponga pérdida de salud... Todavía recuerdo cuando me hice doscientos bolsos en una mesa baja cómo quedó mi espalda...

En el estudio solo debe existir la luz que vamos a utilizar para iluminar el producto. Y si estamos trabajando con dos unidades, las bombillas deben llevar más o menos las mismas horas encendidas. En algunos casos os podría sorprender la diferencia de temperatura entre dos flashes.

Y tendremos configurada la gestión de color en la cámara. Lo más sencillo de todo. Solo hay que entrar en el menú y marcar Adobe RGB (1998). Y espero que no dudéis de que hay que disparar en RAW.

Una vez colocado todo para empezar a disparar tendremos que preparar la carta de calibración para hacerle una fotografía. Si en ese momento podemos comprobar cómo está todo en el ordenador, todo será más sencillo. Por este motivo es muy útil conectar la cámara al ordenador por cable o por WiFi y comprobar resultados in situ.

Gestion Del Color Ii La de problemas que me dio

Si todo está perfecto, es tiempo de fotografiar todos los objetos que hayamos planificado para esa sesión. El tiempo que utilicemos dependerá de lo complicado que sea colocarlo.

Y ya frente al ordenador, con una iluminación adecuada en la habitación (la mayoría de las veces trabajamos con demasiada luz ambiente) empezaremos a revelar las fotografías. Por supuesto el monitor estará calibrado y el programa de revelado con toda la gestión de color activa.

Como veis son muchos pasos. Aparentemente es fácil, pero para hacerlo bien hay que estar seguro de todos y cada uno de los pasos que demos. Si fallamos en cualquiera pueden pasar dos cosas: que tengamos que repetir la sesión o que nos pasemos horas y horas delante del ordenador.

En Xataka Foto| Entiende de una vez por todas la gestión de color en tu ordenador

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio