Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo no procesar una fotografía para venderla en agencias

Cómo no procesar una fotografía para venderla en agencias
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Veíamos hace unas semanas el procesado básico que teníamos que aplicar a nuestras fotografías para venderlas a través de las agencias. Éste era un procesado suave, por decirlo de algún modo, "poco creativo", que consiste básicamente en aplicar una serie de ajustes para corregir algunos defectos de la toma y acercar la fotografía a los estándares de las agencias.

Como sabemos, las agencias de fotografía distribuyen el contenido de sus colaboradores a un público muy amplio, por lo que están interesadas en fotografías que puedan servir al máximo número de compradores, por ese motivo algunos tipos de procesados no son admitidos en las agencias.

Según cómo procesemos nuestra imagen, puede que nuestra fotografía sea directamente rechazada para la venta, por lo que es importante conocer lo que no debemos hacerle a una fotografía si queremos que sea admitida para la venta a través de agencias.

Filtros creativos

Podemos decir que prácticamente la utlización de cualquier filtro de Photoshop nos asegurará el rechazo de nuestra fotografía. No quiere decir que no podamos usar ningún filtro, existen excepciones, como por ejemplo la utilización de la corrección de lente, reducción de ruido o añadir una máscara de enfoque, en las que no modificamos sustancialmente la apariencia de la imagen sino que simplemente aplicamos ligeras correcciones.

Al hablar de que no suelen aceptarse fotografías a las que se le han aplicado filtros, me refiero a filtros artísticos, distorsiones y filtros de este tipo, que para añadir un punto de creatividad en fotografía artística pueden ser muy útiles, pero no en fotografías para las agencias.

En caso de querer aplicar alguno de estos filtros para conseguir un efecto determinado, suele ser conveniente que lo especifiquemos en la descripción de la fotografía o en una nota al inspector.

Grandes recortes

No suele haber ningún problema en aplicar ligeros recortes para enderezar fotografías, incluso para eliminar parte de la imagen que no nos interesa y que era imposible evitar en el encuadre durante la toma.

El problema está en aplicar grandes recortes que nos dejen con menos del sesenta o setenta porciento de la imagen original. Parece que mientras se mantengan las proporciones, las agencias no deberían ni darse cuenta de que hemos recortado una imagen, pero enviar un lote con todas las fotografías con veinte megapíxeles, salvo una con doce hará que los inspectores se fijen en el modelo de cámara con que fue tomada y si es la misma que el resto de las imágenes seguro que la rechazan por haber sufrido un gran recorte.

Conversión a escala de grises

Las fotografías en blanco y negro suelen tener poca salida en las agencias de fotografía. Algunas agencias incluso no las admiten por muy bien tratado que esté el blanco y negro. Si una persona necesita una fotografía en blanco y negro, puede comprar la foto en color y convertirla después en blanco y negro como más le guste.

Suponiendo que enviaremos nuestra fotografía a una agencias que admita blanco y negro, lo que no debemos hacer es convertirla a escala de grises directamente o simplemente bajar la saturación a cero. Además de obtener blancos y negros muy pobres en tonos, perdemos toda la información de color.

Si además de transformarla en blanco y negro con alguno de estos procesos, le añadimos un elemento a color, nos aseguramos un rechazo. Podemos convertir una fotografía a blanco y negro, incluso haciéndolo selectivo dejando algunas zonas de la foto en color, pero para ello siempre será mejor utilizar capas de ajuste, canales o el método que más nos guste siempre y cuando nos ofrezca buenos resultados.

Falseados o malos procesados

En la fotografía de agencias está permitido cualquier tipo de montaje fotográfico siempre y cuando sea creíble. No vale fotografiar a dos personas sobre fondo blanco para luego situarlas sobre un precioso fondo si la iluminación de cada una de las personas y el fondo son totalmente distintas.

Igualmente tampoco será válida la eliminación de un logotipo o el desenfoque de una marca comercial para que no pueda leerse si, por ejemplo, quedan rastros del tampón de clonar o el desenfoque aparece en mitad de una superficie perfectamente enfocada.

En el especial vende más en microstock, hablábamos de que se vendían muy bien las fotografías de elementos sobre fondo blanco. Si no hemos conseguido un fondo totalmente blanco en el momento de la toma, podemos realizar los ajustes para perfectionar ese blanco, pero de nuevo no serán válidos silueteados en los que se note el postprocesado.

Obviamente tampoco serán aceptadas fotografías a las que se le añadan marcos, firmas, marcas de agua o cualquier tipo de elemento de este tipo que las haga inutilizables para los compradores.

Conclusión

Algunos tipos de procesados pueden ser admitidos aunque limiten mucho el potencial comercial de una fotografía. Como suele decirse, si se hace bien, el procesado puede ser aceptable incluso positivo para una fotografía.

No quiere decir que una fotografía con muchas horas de procesado, filtros creativos, montajes, etc. no pueda ser una gran fotografía, sino que simplemente no encaja en el mercado de las agencias.Debemos tener en cuenta que las fotografías para agencias siguen unos estándares que intentan satisfacer al mayor número de compradores, por lo que es lógico que ciertos tipos de procesados no puedan ser admitidos.

Sabiendo qué es lo que no tenemos que hacerle a una fotografía para que guste en las agencias y evitando este tipo de procesados, nos ahorraremos el disgusto de trabajar mucho durante una sesión y en la edición de las fotografías para que finalmente sean rechazadas por un mal procesado.

Fotografías | José Barceló En Xataka Foto | Agencias de fotografía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos