Compartir
Publicidad
Cómo postprocesar el contraste de nuestras fotos con Lightroom
Trucos y consejos

Cómo postprocesar el contraste de nuestras fotos con Lightroom

Publicidad
Publicidad

El primer consejo que cualquier fotógrafo te da cuando empiezas a hacer fotos es disparar en RAW por la cantidad tan grande de información que guardan. El RAW nos permite postprocesar nuestras fotografías con flexibilidad sin 'clippear' luces ni sombras. Sin embargo, uno de los principales efectos indeseados es que la imagen queda apagada y desaturada, por lo que hay que saber recuperar el contraste de la fotografía.

Hoy investigaremos las tres herramientas que se emplean en Lightroom para ajustar el contraste de nuestras imágenes, para así dar una mayor profundidad visual a nuestras imágenes.

Jeremy Vandermeer
Fotografía de Jeremy VanderMeer

El contraste se define como la diferencia entre el tono negro más negro y el tono blanco más blanco de la imagen, sin que necesariamente lleguen a sus tonos puros. Cuanta mayor sea la distancia en el historigrama entre el tono blanco y el tono negro, mayor contraste tendrá la imagen hasta llegar al blanco puro y al negro puro, en cuyo caso hemos 'quemado la imagen' y ya no es posible recuperar la información de esas secciones.

Si por el contrario, encontramos que estos dos tonos se encuentran más bien centrados en el historigrama, la foto no tendrá apenas secciones oscurecidas ni iluminadas y la imagen contará con muchos tonos grises. Esta amalgama de grises la solemos clasificar en porcentajes y dotan a la imagen de los llamados 'tonos medios'.

Tras este pequeño repaso acerca de la definición de constraste, pasamos a ver las tres herramientas que encontramos en Lightroom para conseguir una imagen más profunda.

Emily Burnett
Fotografía de Emily Burnett

Contraste

El primer 'slider' del que tiraremos mano, será el de Contraste. Este slider cogerá los tonos de los extremos del historigrama y los desplazará hacia las paredes para aumentar el contraste en la zonas oscuras y claras, sin incidir demasiado en los tonos grises intermedios de la imagen.

Os aconsejo que, si ya contamos en la imagen con zonas 'clippeadas' de negro y/o blanco, no lo toquemos mucho porque provocará que este fenómeno se acentúe, resultando en una imagen sin matices en algunas zonas.

En caso de que la imagen haya sido correctamente expuesta y no contemos con zonas que presenten pérdida de información, lo ideal es aumentarlo hasta que aparezca alguna pequeña zona de 'clippeo', con la razón de tener un pequeño tono puro en la imagen que no desfavorezca la toma.

Dario79
Fotografía de Dario79!

Claridad

El slider Claridad se emplea de forma contraria a Contraste. Claridad se encarga de aumentar el microcontraste entre los grises intermedios. Como resultado, la imagen se vuelve más nítida aunque más 'granulada' gracias a este microcontraste.

Si abusamos, es posible que encontremos un buen resultado en fotografías de paisaje o arquitectura, pero hay que tener ojo cuando lo usemos en nuestros retratos. Debido a este aumento del contraste en los tonos medios, se destacará cualquier tipo de imperfección cutánea como arrugas, poros y granos. Lo ideal sería bajar este slider unos puntos o subirlo en un valor siempre inferior a 10.

Curvas

Con las dos herramientas ya mencionadas, tenemos un control más bien pobre sobre las zonas en las que actúa el filtro. Cuando queremos hilar lo más fino posible con el contraste es cuando echaremos mano de las Curvas. Este es el mejor método porque es el que mejor control nos ofrece sobre la imagen.

Lo normal es emplear las curvas dibujando una S muy elongada, aunque podemos experimentar y darle una estética 'lavada' a nuestra imagen elevando el indicador de negro hacia arriba. En Lightroom contamos en esta herramienta con los 'puntos de arrastre', un pequeño puntito con el que podemos seleccionar un punto de la imagen y arrastrar para cambiar su valor en las curvas. De esta forma, es posible ajustarlas con mayor precisión en los tonos que necesitemos editar.

Lo ideal sería aplicar diferentes curvas a las diferentes zonas de la fotografía, para posteriormente aplicar una máscara de capa a cada una y revelar cada zona por separado para que cada ajuste localizado no afecte a una región vecina. Por poner un ejemplo rápido, al disparar un retrato, podríamos ajustar el contraste del cielo y la tierra por separado para conseguir el mejor contraste.

Ralf Blumenschein
Fotografía de Ralf Blumenschein

Fotografía de portada | Richard Cawood

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio