De la corrección al estilo: los pasos esenciales de la edición fotográfica
Trucos y consejos

De la corrección al estilo: los pasos esenciales de la edición fotográfica

HOY SE HABLA DE

Durante nuestro desarrollo como fotógrafos, es importante aprender a optimizar nuestro trabajo y tiempo con un flujo de trabajo definido. Si bien cada persona debe encontrar sus puntos fuertes y débiles para encontrar un proceso cómodo y efectivo, hay elementos que son necesarios en todo tipo de imágenes. Aquí os mostramos cuáles son.

Desarrollando nuestro flujo

A la hora de abordar nuestras imágenes se nos enseña que éstas pasan por tres pasos principales: revelado, edición y retoque. Esta división usualmente se enseña así por el acercamiento tradicional de la fotografía donde primero se procesa la foto de manera natural durante el revelado, luego se hacen modificaciones leves en la edición y se finalizan los cambios grandes en el retoque.

Sin embargo, una forma más intuitiva de acercarse a todos estos procesos es pensar el flujo desde los distintos propósitos de los ajustes:

  • Balancear
  • Hacer ajustes locales
  • Eliminar distracciones
  • Definir el estilo de color

Al pensar la imagen en este sentido entendemos que trabajar la imagen no es una cuestión de ir del paso más purista al menos purista, sino que toda imagen necesita unos pasos de trabajo que nos permitan obtener el resultado que queremos. Este acercamiento, al estar pensando en preguntarnos constantemente “qué le hace falta a nuestra imagen”, nos permite entender por qué pasamos de un proceso a otro.

Ahora veamos cada uno de esos propósitos en detalle.

El balance

Para mostrar el pensamiento de trabajo, vamos a utilizar la imagen de abajo como ejemplo.

Edit 001

Cuando estamos seleccionando nuestras imágenes la primera pregunta que usualmente nos hacemos es ¿cuál es mejor? ¿cuál se acerca a lo que buscamos publicar? Sin embargo, la imagen que estamos utilizando es una imagen que no estaría cerca de esa selección. Así que por qué no mejor preguntarnos ¿cuál imagen tiene mayor potencial? ¿cuál se acerca a lo que buscaba al capturar la escena?

Ese acercamiento es lo más importante. En su mayoría de veces, las imágenes que capturamos afuera o en el estudio deben estar bien expuestas, con el balance de color y expuestas de manera correcta para lo que buscamos hacia el final. Algunas veces, puede que tengamos una que otra captura como la de arriba, que parecen una mala captura, pero que tienen potencial tras trabajar en ellas un poco.

Si la imagen está bien, balancear la imagen va a ser un proceso sencillo, pues solo será terminar de ajustar levemente los ajustes de revelado para conseguir una base de trabajo ideal. En este caso, hay que ajustar mucho la exposición, hay que corregir el balance de blanco y hay que ajustar los tonos para que se acerquen a una base neutra sobre la que vamos a trabajar. Al arreglar estos problemas y buscar neutralidad llegamos a algo como esto:

Edit 002

Esto resuelve el primer paso del acercamiento a nuestras imágenes: conseguir una base sólida sobre la que podemos trabajar.

Ajustes secundarios

Una vez tenemos ajustada nuestra base, en el revelado o directamente en el paso de edición podemos comenzar a trabajar en la siguiente pregunta: ahora que tengo una base, ¿qué puedo hacer para completar esa base?

Esto usualmente es nuestro paso de crear ajustes de contrastes locales o los primeros arreglos de la escena. Podemos utilizar algunos ajustes como máscaras, degradados o brochas de ajuste para buscar corregir zonas específicas tanto en iluminación o en color.

En el caso de nuestra imagen, podemos ayudar a ajustar la luminancia de la escena para rescatar más del celular. Así mismo podemos usar una técnica similar a la que os mostramos de filtros radiales para ayudar a generar parches de luz y darle más volumen a ciertas áreas.

Edit 003

En general, lo que estamos buscando con ello es terminar de acentuar esa base para seguir con limpiar y terminar nuestra pieza.

Quitar lo que distrae

El siguiente paso de toda imagen es enfocar la retención de nuestro espectador en los sujetos más importantes de la imagen. La pregunta que nos haremos en este paso es: ¿a dónde miran mis ojos cuando veo mi imagen?

Acá nos encargamos de esos puntos más brillantes, esos puntos de contraste que llaman la atención y aquellos elementos que se pueden limpiar para una lectura simple de la imagen. En un proceso de revelado podemos realizar esto con ajustes locales o usando la herramienta de clonado de nuestros reveladores. Sin embargo, en algunas especialidades esto es un proceso más delicado. Lo importante es que nuestras imágenes deben centrarse en nuestro sujeto y todo lo que le quite atención debe ser eliminado u opacado.

En fotografía de moda, retrato o comercial podemos pasar muchas horas en el ordenador ajustando cada poro, cada brillo y cada punto incómodo que ensucie la piel o el producto. Algunas especialidades necesitarán menos trabajo, como eliminar algunas personas, darle menos protagonismo al fondo o limpiar alguna textura. Entre más sencillo sea la necesidad más sencilla será la herramienta. No siempre necesitamos llevar todo a retoque en un editor como Photoshop, si los procesos son sencillos podemos hacer todo sin salir del revelador.

Edit 004

Nuestra fotografía de ejemplo es un ejemplo de elementos sencillos, donde solo hay que limpiar áreas para que se vean menos ocupadas y de esa manera tener una lectura más limpia alrededor de la imagen.

Definir el estilo

Una vez tenemos nuestra base y sabemos que la atención se enfoca en nuestros elementos principales, lo único que queda es darle ese cierre de estilo que marca nuestras imágenes.

En el pasado hemos hablado sobre cómo podemos hacer ejercicios para pulir nuestro estilo, la importancia de tener referentes y contar con una buena cultura fotográfica. También tenemos muchos tutoriales que nos ayudan a conseguir looks visuales llamativos de los cuales podemos aprender a extraer elementos para nuestro trabajo.

Esta última fase debe responder solo una pregunta: ¿cómo hago esta foto mia?

La única respuesta y el único camino es experimentar, aprender a usar las herramientas y, en especial, aprender cómo aprovechar su poder para reforzar nuestras fotografías.

Edit 005

Así que, salgamos de procesos y comencemos a pensar en propósitos.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio