Compartir
Publicidad
Publicidad

Elige la focal que necesitas (II)

Elige la focal que necesitas (II)
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Continuando con la segunda parte de recomendaciones de focales, hoy quería hablaros sobre el tipo de focal que se suele usar para realizar fotografía deportiva y de retratos.

Como os digo, son focales que se suelen usar, pero que para nada son de obligatorio uso para conseguir buenos resultados en este tipo de fotografías. Suele haber reglas para todo, pero también hay que saber saltárselas para buscar algo original y distinto.

También es lógico pensar que no haya una focal concreta para cada estilo, sino que suelen abarcar determinados rangos focales, ya sea mediante zoom o con una focal fija, ya sea de mayor o menor alcance.

Lo que quiero en parte evitar con esta serie de post, es el uso de todoterrenos para cualquier tipo de evento. Llamamos todoterreno al objetivo que tiene un amplio rango focal, pudiendo empezar en un gran angular para terminar en una focal de gran alcance, como por ejemplo el Tamron 18-200.

Ese tipo de objetivos están "bien" para empezar y para evitar el molesto intercambio de objetivos en situaciones un poco complicadas. Pero en contra, estaréis perdiendo mucha nitidez, en algunas focales notaréis viñeteo o aberraciones cromáticas, y la apertura del diafragma generalmente será mucho menor que en objetivos de focal fija.

Fotografía Deportiva:

En este tipo de fotografía se suelen dar dos condiciones:

1. La zona desde donde vamos a fotografiar suele estar a una distancia considerable del punto en donde se desarrolla el juego.

2. La iluminación suele ser bastante mala, ya que este tipo de acontecimientos suelen darse por la noche o en pabellones cerrados.

Visto el primer punto, llegamos a la conclusión de que una focal de gran alcance debe de ser nuestra prioridad, ya que en este tipo de fotos no buscamos sacar panorámicas del estadio, sino que buscamos inmortalizar momentos de juego entre uno o varios jugadores. Por lo tanto, una buena opción sería contar con objetivos de al menos 200mm. Aunque en este caso concreto, os recomendaría encarecidamente el uso de un zoom (de las pocas ocasiones que lo prefiero), dado que en este tipo de eventos, nuestros movimientos van a ser muy limitados.

También dependiendo del escenario en donde se desarrolle el juego, puede que sea necesario una focal aún de mayor alcance. Incluso un 400mm sería otra buena opción, como podéis ver en la siguiente foto (claro que sus precios no suelen ser aptos para todo el mundo).

Foto de Toksuede.

El segundo punto nos deja claro que necesitaremos un objetivo muy luminoso. No os podéis hacer a la idea, para el que no haya ido a un pabellón cerrado a sacar fotos, de la poca luz que capta un objetivo con el tipo de iluminación que se suele usar en esos centros. Por lo que deberemos intentar conseguir un objetivo con una apertura de al menos f/2,8 (aunque si son algo caros, siempre se puede optar por un f4. Más no.) y así evitar subir el ISO en exceso. Por supuesto, en este tipo de fotos, en las que las distancias son superiores a 9 ó 10 metros, es totalmente desaconsejable el uso del Flash.

Por lo tanto, en función de estos dos puntos podemos llegar a la conclusión de que un buen objetivo para estos casos podría ser un zoom del tipo 70-200 f/2,8.

Con este rango focal tendremos más que suficiente para seguir la acción a las distancias en las que nos solemos mover en esos eventos, y una apertura más que suficiente para conseguir toda la luz posible.

Retratos

Aquí el tipo de focal que se suele usar varía dependiendo del tipo de plano que vayamos a realizar. Para primeros planos puede venir mejor un 100mm, mientras que para fotografías de cuerpo entero puede ser mejor un 30mm ó 50mm (siempre hablando dentro del sector APS-C).

En los sistemas 35mm, era muy común usar la focal 135mm para retratos, mientras que hoy en día se opta por focales algo más cortas.

La máxima apertura en este caso puede ser fundamental para conseguir un mayor o menor desenfoque, ya que en algunos tipos de retratos se tiene la necesidad de evitar el fondo, mientras que en otros se opta por una gran profundidad de campo. Suele ir desde unos máximos de 1.2 o 1.8 en objetivos de 30mm o 50mm y de 1.8 a 2.8 en objetivos a partir de 85mm.

Foto de Herzeleyd.

En este estilo de fotografía no es fácil optar por una u otra focal, porque todas tienen su ventajas e inconvenientes. Pero si quiero dejar claro, que si buscamos hacer retratos de cuerpo entero, debemos ir a focales de 60mm como mucho (de ahí para abajo). Mientras que para retratos de medio cuerpo o más cerrados, un 100mm puede ser una elección totalmente acertada.

Otro aspecto dentro de este estilo fotográfico, es el buscar una mayor o menor nitidez. Hoy en día se busca una gran cantidad de detalle, por lo que no es mala idea hacerse con un objetivo macro, que para reducir la nitidez, ya tenemos nuestros programas de edición (es más fácil restar nitidez que darla, tenerlo en cuenta).

Y cómo os dije en la primera parte, a partir de aquí, la decisión es toda vuestra.

En Xatakafoto:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos