Compartir
Publicidad

Elige la tarjeta de memoria adecuada

Elige la tarjeta de memoria adecuada
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy en día en la era digital es fácil hacerse con una o varias tarjetas de una gran capacidad, pero quizás a veces lo más difícil sea saber que necesitamos.

El mercado de las memorias es bastante amplio, pudiendo encontrarlas con capacidades desde los 512 megas hasta los 16 gigas o más, de marcas más o menos conocidas y de todo tipo de velocidades. Con lo que la elección a veces se complica más de la cuenta.

Por eso voy a señalar algunos puntos que podemos tener en cuenta para que nuestra decisión en la próxima compra sea un poquito más fácil:

1. Compatibilidad.

Lo fundamental al comprar una tarjeta es que esta sea compatible con nuestra cámara. No es raro ver algunos modelos de cámara que aceptan distintos tipos de formatos de tarjetas, como en el caso de las Sony, que aceptan Compact Flash y Memori Stick. Mucho cuidado con esto.

2. ¿Cuántos gigas necesito?

Cuando voy a comprar una tarjeta, miro que esta no almacene más fotos en RAW de las que puedo tirar con la batería cargada al completo a máxima resolución. Hoy en día es más común tener varias tarjetas de memoria que una batería de recambio, y quizás por eso decidí comprar tarjetas que almacenasen un número de fotos por debajo de los disparos máximos con mi batería al completo, como una especie de premisa.

Mi cámara puede realizar unas 750 fotos hasta que se descarga la batería al completo, aunque dependiendo del uso puede quedarse en menos de 700. Asi que decidí comprar una tarjeta de 8 gb, en la que se pueden guardar hasta 520 fotos disparando a la máxima resolución.

Importante tener muy en cuenta la capacidad de las nuevas réflex digitales para grabar vídeo HD, la cantidad de espacio que consume es exageradamente alto. Si nuestra prioridad es grabar imágenes en movimiento, tendremos que vigilar bien el tiempo que querríamos grabar y calcular su peso.

3. La marca.

Con la gran competencia que hay hoy en día, es complicado decir que una marca sea mejor que otra, más que nada, porque he tenido de los dos tipos y con ninguna tuve problemas. Entonces ¿Qué me ofrece una marca conocida con respecto a otra desconocida? En principio fiabilidad según puede leerse por internet, aunque no sé hasta qué punto esto es cierto.

Yo ahora mismo dispongo de una tarjeta de marca Sony y otra de marca Apacer, y resulta que esta última tiene garantía de por vida, ya que es fabricada por la conocida marca Kingston. Mientras que Sony me da la garantía normal de dos años.

Elegir una u otra marca por mi experiencia personal, sólo varía en función del precio. Una memoria de marca con las mismas características de otra sin marca, puede llegar a costarnos el doble.

4. La velocidad.

Esta suele venir indicada en forma de múltiplos de 133x o similares. Incluso a veces simplemente por nombres, como en la marca Sandisk y sus nomenclaturas de Ultra I, II, III... aunque lo mejor para saber la velocidad de una tarjeta es leer sus datos de transferencia, los megas por segundo de escritura y de lectura.

Se podría considerar que una tarjeta es rápida cuando ofrece al menos una tasa de transferencia de 40 MB/sec, aunque las hay de hasta 375 MB/sec. Pero claro, cuanto más rápida sea la tarjeta su precio también será mayor, y tendremos que ver si realmente necesitamos una tarjeta con esas características.

Algunos de los casos en los que nos vendría bien una tarjeta con una tasa alta de transferencia sería si usamos con mucha frecuencia el disparo en modo ráfaga o, ahora con las nuevas reflex digitales, si hacemos uso de las nuevas funciones de grabación de video.

5. Otras funcionalidades.

Hay tarjetas que disponen de mecanismos a modo de pestaña para bloquear el sistema de escritura de la tarjeta, y así evitar que podamos borrar fotos por error. Al igual que otras tienen la opción de proteger nuestras fotos mediante contraseña.

Una de las últimas funcionalidad que nos pueden ofrecer las tarjetas, son la conexión WIFI y geolocalización. De lo cual ya hemos hablado en alguna ocasión.

Y, en otros casos, podrán traer algún tipo de adaptador como el de las Memory Stick o dispositivo USB para conectar la tarjeta directamente al PC.

memorias

Ahora os voy a poner un ejemplo para que compareis la diferencia de precios que puede haber entre una tarjeta, rápida y de marca, con respecto a una tarjeta de marca “blanca”, y de velocidad básica:

Los últimos modelos y más rápidos de tarjetas de memoria CF de Sandisk pueden llegar a costar unos 80 euros en la versión de 8 gb. Mientras que si buscamos una memoria de marca no tan “conocida” y de una velocidad básica, su precio puede rondar los 25 euros los 8 gigas. La diferencia como veis, es más que evidente.

Ahora mismo podría recomendar la marca Apacer como una de las más baratas del mercado y que por experiencia personal, funcionan a la perfección. En varios meses de uso, no he tenido ningún solo problema.

Por su parte la marca más comercial a nivel mundial y de sobra conocida es Sandisk, las cuales las podreis encontrar con todo tipo de características, pero con unos precios algo más altos que el resto de marcas “blancas”.

Tampoco podemos olvidar el resto de fabricantes, como pueden ser Transcend y Silicon Power. A parte de las propias de cada fabricante de cámaras, como por ejemplo Olympus.

Ya hablamos en su día más profundamente sobre los tipos de tarjetas y los sistemas de almacenamiento en el curso de fotografía.

Y a ti ¿Qué tarjeta te ha dado mejores resultados?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos